Homebridge en una Raspberry Pi: amplia el ecosistema HomeKit

Si has decidido apostar por Siri y HomeKit, te contamos cómo hacer que muchos otros dispositivos no certificados funcionen perfectamente con el asistente de voz de Apple y su plataforma para todo el tema del hogar conectado. Y lo único que necesitarás es una Raspberry Pi.

¿Siri, Alexa o Google Assistant?

Cuando empiezas con la idea de automatizar tu casa, de convertirla en inteligente, lo primero que tienes que pensar es qué plataforma vas a usar. Es decir, quieres apostar por la solución que ofrece Amazon con Alexa, la de Google y su Google Assistant o eres más de Siri y HomeKit de Apple.

No respondas aún y piénsalo bien, porque la decisión que tomes hoy puede marcar la experiencia de uso en el futuro. Y es que si bien ninguna de ellas es perfecta, lo cierto es que algunas te «atrapan» más que otras a la hora de ser usada con determinados dispositivos que son o no compatibles.

Sí, seguro que ya lo has adivinado. Apple, con Siri y HomeKit, es la compañía que ofrece la plataforma domótica con más desventajas que ventajas para quien no es usuario exclusivo de sus productos. Si no es así, si tú y todos los que puedan vivir en casa contigo hacéis uso de productos de la compañía no hay problemas. Al contrario, en ese caso es cierto que HomeKit va a dar una serie de ventajas que son muy interesantes y por las que merece la pena invertir.

No obstante, el problema de apostar por HomeKit y Siri no es tanto que luego tengas que tener un iPhone, iPad o Mac, incluso un Apple TV para usarlo como central de accesorios o un HomePod mini para poder aprovechar el control por voz del asistente de Apple; el problema es que el número de dispositivos certificados para HomeKit no es tan amplio como los que dan soporte a Alexa o Google Assistant.

¿Por qué supone esto un problema? Pues porque la inversión para lograr lo mismo que podrías conseguir con Alexa o Assistant puede ser mayor y, sinceramente, tampoco es que haya una gran diferencia en cuestión de calidad de los dispositivos. Así que hay que buscar una solución para que puedas automatizar tu hogar con prácticamente cualquier tipo de dispositivo inteligente a pesar de no contar con la certificación de HomeKit.

Homebridge al rescate

Homebridge es un proyecto Open Source cuya finalidad no es otra que permitir la emulación de la API de HomeKit. ¿Qué significa esto? Pues básicamente y en resumidas cuentas, para no ponerse muy técnico con algo que igual tampoco es que sea importantísimo para muchos, lo que permite es poder usar otros dispositivos que no están certificados por Apple como compatibles con su plataforma.

Es decir, gracias a HomeBridge vas a poder añadir accesorios de fabricantes que no soportan la solución domótica de Apple. Y eso es interesante porque amplias el número de productos que tú podrías usar para mejorar la automatización de tu hogar con sensores de todo tipo, sistemas de iluminación, etc.

Qué es lo bueno de Homebridge, pues que puedes instalarlo en un ordenador con Windows, un Mac o incluso en una Raspberry Pi entre otros dispositivos. Así, estos serán los encargados de hacer de puente para esos otros dispositivos que luego podrás controlar a través de Siri o la aplicación Casa de tus dispositivos de Apple.

¿Interesante? A nosotros nos parece que sí, porque vas a poder ampliar tu ecosistema de dispositivos conectados tanto como quieras y a un coste menor que sólo adquiriendo los que están certificados. Y ojo, la instalación y uso de este sistema no es para nada complejo. Aunque sí has de tener en cuenta algunos aspectos previos.

Requisitos mínimos para usar Homebridge

Usar Homebridge es bastante sencillo incluso si no tienes mucha idea de todos estos temas de domótica, pero antes de continuar tienes que tener claro qué necesitas para poder usarlo. Así que aquí van los requisitos mínimos que debes cumplir:

  1. Un dispositivo de Apple con iOS 12 como versión mínima del sistema, aunque también podrás controlar los accesorios desde tu Mac con la aplicación Casa que también se incluye
  2. Un Apple TV, iPad o HomePod para usarlos de forma remota a través de una conexión a internet cuando no estés en casa. Estos dispositivos, sobre todo el iPad, deben estar en casa para controlar los dispositivos cuando estés fuera
  3. Un equipo donde instalar Homebridge. Esto puedes hacerlo en un PC, Mac, Raspberry Pi e incluso en algunos NAS como los de Synology

Por qué Homebridge en una Raspberry Pi

Si lo único que quieres es probar cómo funciona Homebridge y sus posibilidades, entonces puedes instalarlo en un PC o Mac. Puede ser en los equipos que normalmente usas en casa para tus cosas. Si te convence, nuestra recomendación es que instales esa solución en otro dispositivo distinto y uno de los más idóneos es la Raspberry Pi.

Primero porque es un producto muy económico en caso de que no tengas. Y porque va a consumir muy poco, ideal pues vas a tenerlo conectado las 24 horas del día. Así que, estas son las razones por las cuales instalar Homebridge en una Raspberry Pi es una de las mejores soluciones. La otra sería en un NAS Synology, pero igual no tienes y adquirir uno sólo para eso (aunque ofrecen muchas más opciones) no es siempre lo más interesante para tu economía.

Cómo instalar Homebridge en una Raspberry Pi

Venga, ya tenemos claro que vamos a instalar Homebridge en una Raspberry Pi. Ahora la pregunta es, ¿cómo lo hacemos? Pues el proceso ya te adelantamos que no es tan complejo como puedas imaginar, sólo tienes que seguir unos sencillos pasos. El primero de todos ellos es conseguir la imagen de Homebridge para instalar en una tarjeta SD que luego insertarás en la Raspberry Pi.

Si te parece, vamos a ir paso a paso y te damos algunas indicaciones extras. Aunque en la web de GitHub de Homebridge vas a tener todo con detalle.

  1. Descarga Homebridge para Raspberry Pi
  2. Una vez en tu disco duro, usa alguna aplicación como Etcher o similar para instalar la imagen en una tarjeta SD o micro SD según la que use tu Raspberry Pi. Idealmente una Raspberry Pi 3 o superior es lo recomendado
  3. Inserta la tarjeta SD a la Raspberry Pi y enciéndela
  4. Aunque podrías usar la conexión WiFi de la Raspberry Pi, lo ideal es que si puedes la conectes por cable ethernet al router. El cuando también podrías usar para alimentar la placa con alguna de las salidas USB que suelen tener
  5. Una vez iniciado el sistema, si usaste la conexión ethernet, no tendrás que hacer nada más. En caso de haber optado por WiFi, espera un par de minutos y luego desde el dispositivo que vayas a usar para la configuración busca en redes inalámbricas una que se llame Homebridge WiFi Setup
  6. Una vez puedas conectarte a la interfaz web de Homebridge, empieza el proceso de configuración. Eso sí, los datos de acceso son admin/admin para usuario y contraseña. Escribe hito://homebridge.local y accederás
  7. Si quieres conectarte desde un dispositivo iOS o Android, descarga la aplicación Fing
  8. Una vez ya estés dentro, verás que aparece un código QR en pantalla además de una numeración en la parte inferior. Esos serán los datos que te permitirá añadir las Raspberry Pi como accesorio de control de otros dispositivos conectados a HomeKit
  9. Abre la aplicación de Casa de tu dispositivo iOS o macOS y toca en el icono + para añadir nuevo accesorio
  10. Introduce o escanea el código para añadirlo
  11. Listo, ya tienes tu Raspberry Pi con Homebridge conectado a HomeKit y la app de Casa

Como puedes ver, el proceso no es nada complejo. Más allá de instalar la imagen de Homebridge en una Raspberry Pi, es todo una sucesión de pasos que cualquier puede realizar.

Instalando y configurando plugins de Homebridge

Con Homebridge ya corriendo en la Raspberry Pi y este asociado a HomeKit, el siguiente paso es comenzar a añadir todos esos accesorios que son compatibles con el sistema y no con la solución domótica de Apple. Para ello lo que tendrás que hacer es instalar el plugin adecuado como si de una skill de Alexa se tratase.

Aquí es donde puede que sí haya algo más de complejidad, pero básicamente es para quien quiere hacer cosas muy extremas o con dispositivos muy poco populares. Al ser un proyecto de código abierto, la mayoría de productos que interesan más permiten la configuración a través de una interfaz muy visual que no supone complicación alguna.

Así que ya sabes, así es como podrás empezar a usar cualquier dispositivo que aún sin ser compatible oficialmente con HomeKit podrá ser controlado a través de la App de Casa y Siri.