Conector GPIO de la Raspberry Pi: para esto sirven sus pines

Conector GPIO de la Raspberry Pi: para esto sirven sus pines

Pedro Santamaría

Si te has interesado por las Raspberry Pi es probable que junto a sus múltiples usos te haya llamado la atención sus variadas conexiones. Los puertos USB o HDMI no son nada nuevo para la mayoría, pero esos pines que puedes acompañan a la placa… ¿para qué sirven realmente? Son los que forman la conexión GPIO y es de eso de lo que te vamos a hablar de forma sencilla para que lo entiendas y pierdas el miedo a usarlos.

Los pines de la Raspberry Pi

GPIO Raspberry Pi extension

La Raspberry Pi es mucho más que un mini ordenador al que poder instalarle distintos sistemas operativos para usos como, por ejemplo, emular consolas antiguas, crear un reproductor multimedia o crear un servidor NAS entre otras muchas cosas más. El verdadero y gran potencial de esta placa de desarrollo está en sus pines GPIO y todas la posibilidades que abre a quienes no tienen miedo en usarlos en proyectos de robótica, etc.

Esta conexión GPIO (General Purpose Input Output) es un conjunto de pines que varían en número según la versión de la Raspberry Pi. De todos modos, la forma de organizarlos siempre es la misma y se distribuyen en dos filas. Cada uno de estos pines tienen una función específica o son de propósito general.

Todos los detalles del hardware a nivel esquema de las Raspberry Pi

¿Qué significa esto? Pues los que son específicos sólo responden a un tipo de uso y no se pueden variar, mientas que los que son de propósito general se pueden adaptar a las necesidades de cada proyecto a través del lenguaje de programación que se decida usar, por ejemplo, Python.

Imagina que quieres llevar acabo un proyecto de robótica en el que vas a controlar distintos sensores, motores y algún que otro componente. Para todo eso tendrás que recurrir a este conjunto de pines y saber bien dónde has de conectar cada uno. Algunos pines servirán para dotar de energía a dicho componente, otros serán la conexión de tierra y el resto se podría usar para que el software sea capaz de controlar de forma precisa cada uno de estos elementos en todo momento.

Sí, hay que tener en cuenta que la Raspberry Pi se alimenta a través de un cable USB. Por tanto, la potencia de estos pines es limitada y si se requiere más energía habrá que recurrir a otros circuitos de alimentación externos.

Pero no te asustes, es cierto que, si no tienes conocimientos avanzados en temas de robótica y desarrollo, es probable que todo esto te suene a algo imposible de entender. Por suerte, la mayoría de componentes y proyectos que puedas replicar te van a dar un esquema muy claro y fácil de entender para que sepas en todo momento dónde tendrías que conectar cada uno de los cables de los distintos componentes.

Igualmente, hay accesorios (los llamados sombreros o HAT) que son placas con un conector hembra que encaja directamente sobre el GPIO de la Raspberry Pi y que se ocupa de todo lo demás. Así que, aunque esto de los conectores GPIO sea un poco más técnico que otras cosas relacionadas con la Raspberry Pi, con saber qué son y para qué se usan ya es suficiente. Cuando necesites recurrir a ellos seguro que ya lo haces sin temor.