Amazfit GTS 2 mini: grande por dentro, pequeño por fuera

El fabricante Amazfit no para de crear nuevos productos que incorpora a su catálogo. En mi caso, he podido analizar algunos como el Amazfit GTR 2e que me pareció un gran producto. Y, ahora, le toca el turno al Amazfit GTS 2 Mini. Un smartwatch aún más barato que no dejará indiferente a quien decida comprarlo.

Amazfit GTS 2 Mini, análisis en vídeo

Un diseño poco ambicioso

Al igual que pasaba con el anterior modelo que pude probar de la marca, sus principales competidores estaban directamente en casa. Con esto quiero referirme a que, acompañando a este GTS 2 Mini, encontramos el modelo GTS 2 “a secas” y el GTS 2e. Dos productos que, a nivel de características y especificaciones se parecen mucho a su hermano menor pero que, aún así, son tremendamente similares.

Comenzando por el apartado del diseño, ya que es lo primero que nos entrará por los ojos. Comparado con el resto de integrantes de esta familia, el GTS 2 Mini tiene un ligero recorte en el diseño. Incluye un único botón lateral, al igual que los otros, pero pierde el característico borde que lo recubre en los modelos superiores. Contamos con una generosa pantalla AMOLED de 1,55 pulgadas con cristal 2.5D, que se ve increíblemente bien en cualquier circunstancia.

El GTS 2 Mini mantiene el micrófono en uno de sus laterales. Pero, eso sí, lo que perdemos respecto a los otros modelos es el altavoz. Por lo tanto, si que podremos usar el reloj para interactuar con Alexa, pero no para responder llamadas o mensajes. Algo que, por otro lado, suele ocurrir con la mayor parte de productos de esta gama.

Si le damos la vuelta al smartwatch nos encontramos con los mismos sensores y sistema de carga magnético que el GTS 2 o el GTS 2e. Y lo mismo para el sistema de anclaje de las pulseras, que son las típicas de 20mm de las que encontraremos modelos de todo tipo por internet. Si quieres personalizar tu reloj, esto es algo ideal.

Sinceramente, durante los 10 días que he estado usándolo aproximadamente, me ha resultado muy cómodo llevarlo. Y, a pesar de que no tenga demasiados alardes a nivel de diseño, poco más podemos pedirle por este precio. Aunque de este tema te hablo más a delante.

Componentes y funcionalidades (casi) idénticas

Paso ahora a comentarte lo que vas a poder hacer con este reloj si decides hacerte con él. Y lo cierto es que con este modelo mini vas a tener casi lo mismo que con sus hermanos mayores que, por supuesto, tendrán un mayor precio.

La interfaz principal está claramente inspirada en las watchfaces del reloj inteligente de Apple. Con un sistema modular que podremos personalizar si dejamos apoyado el dedo sobre la pantalla. Esto nos permitirá adaptar la pantalla a nuestras necesidades, en lugar de tener que adaptarnos nosotros a lo que el fabricante decida. Así que, de un simple vistazo, podemos ver datos como los pasos diarios, la frecuencia cardíaca, el tiempo, la hora (por supuesto) y muchos más valores interesantes. Y, si pulsamos sobre cada uno de estos datos, accederemos a información más detallada de todos ellos.

Estas “carátulas” podemos cambiarlas entre diferentes modelos preestablecidos, además de poder luego personalizarlas, que ya vienen instalados en el reloj. Pero si estos se te quedan algo cortos, a través de la app de control en nuestro teléfono, podremos descargar muchísimos más.

Para seguir interactuando con el reloj, podremos hacerlo a través de gestos:

  • Deslizando de izquierda a derecha, o al contrario, llegaremos a los widgets de la actividad física diaria, la frecuencia cardíaca, el control de la música del teléfono o la saturación de oxígeno en sangre.
  • Haciendo un swipe de abajo hacia arriba llegaremos al apartado de las notificaciones pendientes. Recuerda, podremos verlas pero no contestarlas.
  • Deslizando de arriba hacia abajo tendremos el panel de accesos rápidos del reloj. Aquí, por ejemplo, veremos un resumen de la batería, podremos activar el no molestar, configurar una alarma o manejar el brillo del reloj. Que, por cierto, algo que me ha gustado mucho es que posea un sensor de ambiente para regularlo de forma automática.

Y la última forma para interactuar con el smartwatch es mediante su único botón que se encuentra en el lateral:

  • Si pulsamos una sola vez llegaremos al listado de aplicaciones del reloj. Aquí es donde se encuentra absolutamente todo lo que podremos realizar con este equipo. Todo lo comentado hasta ahora y, por ejemplo, la monitorización del sueño, invocar a Alexa, la medición del estrés, el seguimiento del ciclo (en el caso de que seas mujer) y muchos otros aspectos interesantes.
  • Entre las posibilidades que encontramos en esos ajustes están los diferentes modos deportivos que podremos registrar, que suman un total de 70 modos (a diferencia de los 90 que son capaces de registrar el GTS 2 y el GTS 2e). A este listado de actividades físicas también podremos llegar si dejamos pulsado durante unos segundos el botón y luego soltamos. Entre todos estos deportes están: andar, correr, natación, ciclismo, yoga, elíptica y un larguísimo etcétera.

Por último, antes de darte mi valoración final y decirte si creo que merece la pena o no, quería comentarte dos aspectos que me parecen muy interesantes del uso de este reloj inteligente.

En un lado está la autonomía, que me parece espectacular. El GTS 2 tenía una autonomía de 1 semana de uso, que no está nada mal. Pero claro, al perder la posibilidad de conectarse a la red WiFi, este GTS 2 Mini es capaz de llegar a las 2 semanas de uso aproximadamente (dependiendo de la caña que le des). En mi caso, en estos 10 días de uso, usándolo para recibir todas las notificaciones y saliendo a hacer deporte de forma esporádica, aún me queda un 25% de la batería. Una verdadera locura teniendo en cuenta todo lo que podemos hacer con él.

Y, al otro lado, está la app de control que se llama Zepp. Esta aplicación es la que nos permitirá vincular el reloj con nuestro teléfono, ya sea Android o iPhone, recibir actualizaciones y ajustar diferentes parámetros interesantes. Se trata de una app bastante limpia e intuitiva que, principalmente, he usando para comprobar de forma más detallada los datos recogidos por el smartwatch.

Smartwatch pequeño pero matón

Dicho todo lo anterior, puede que te estés preguntando si este modelo merece la pena o no en comparación con sus hermanos mayores.

Para ponerte en antecedente a mi respuesta, necesito que sepas que este reloj inteligente de Amazfit está disponible a través de Amazon ahora mismo por un precio que ronda los 89 euros.

Así que sí, creo que merece mucho la pena. Teniendo en cuenta que las diferencias entre los 3 modelos no son demasiado grandes, si quieres un equipo económico y solvente, creo que esta es la mejor alternativa de los tres. Eso sí, si valoras la posibilidad de responder llamadas, a una menor autonomía eso sí, puede que debieras optar por el GTS 2 “a secas”.

El enlace que puedes ver en este artículo forma parte de nuestro acuerdo con el Programa de Afiliados de Amazon y podría reportarnos una pequeña comisión con sus ventas (sin que influya nunca en el precio que tú pagas). La decisión de publicarlos se ha tomado libremente bajo criterio editorial, sin atender a sugerencias o peticiones por parte de las marcas implicadas.