¿Tienes un Kindle? Sácale partido con estos consejos

¿Tienes un Kindle? Sácale partido con estos consejos

Drita

Si tienes un lector de libros electrónicos de Amazon y quieres ponerlo a punto para devorar títulos sin parar, hoy vamos a darte algunos consejos básicos que te van a ayudar a sacarle todo el partido del mundo. Con nuestros consejos podrás ajustar las tuercas de tu dispositivo para aprovecharlo al máximo. Apunta.

Los Kindles, los reyes de la lectura digital

El Kindle es sin duda el libro electrónico por excelencia. Amazon lanzó su primer dispositivo en 2007 y desde entonces las ventas no han hecho más que subir como la espuma. De aquel primer equipo, eso sí, queda muy poco: se trataba de un dispositivo más bien grande (y pesado), con un teclado incorporado y con poca memoria de almacenamiento.

Muchas versiones después (vamos ya por la décima generación) tenemos en la actualidad tres modelos disponibles para comprar: el Kindle, el Kindle Paperwhite y el Kindle Oasis.

Según tus necesidades, gustos y, sobre todo cartera, puedes elegir entre uno u otro (entre el más básico y el más caro hay una diferencia de 160 euros, que se dice pronto), pero todos tienen algo en común: son el equipo perfecto para llevar encima muchos libros contigo, ayudan a ahorrar dinero a la larga (los ebooks son más baratos que las ediciones impresas) y ofrecen un entorno similar de manejo.

Precisamente por esta tercera cualidad es por la que hoy te damos estos consejos, que no vienen a ser más que algunas indicaciones de ajuste para hacer en tu Kindle (sea el modelo que sea) y de esa forma aprovecharlo al máximo. No habrá lectura que se te resista.

Trucos para optimizar tu Kindle

Te listamos a continuación algunos consejos tanto para sacar más provecho a tu Kindle como para hacerle una puesta a punto. Algunos de ellos ya los conocerás y otros quizás te resulten nuevos. Ponlos en práctica y disfruta mucho más de tu equipo.

· Personaliza el formato de lectura

Esto es un básico pero aún hay mucha gente que sigue sin saber que puede modificar varios aspectos del formato de lectura para ponerlo a su gusto. Desde le tipo de letra a la separación ente líneas: todo puede cambiarse a tu antojo:

  1. Entra en cualquier libro que tengas en tu Kindle y una vez dentro, toca en la parte  superior de la pantalla.
  2. Aparecerá una barra superior y en ella leerás «Aa Apariencia de la página». Toca ahí.
  3. En el desplegable podrás elegir si quieres un interlineado Compacto, Estándar o Grande.
  4. Tocando en «Configuración de fuentes y página» podrás modificar Fuente, Página, Leyendo y Temas como quieras.

En Fuente puedes elegir entre 9 distintas, si quieres más o menos negrita y el tamaño. En Página, además del interlineado, puedes modificar los márgenes, la orientación de lectura y la alineación del texto. En Leyendo la idea es que elijas qué información quieres ver sobre el libro (el número de página, el tiempo restante, ninguna de estas opciones) así como si deseas que que la hora esté visible durante la lectura o no.

Kindle - interfaz

Finalmente en Temas puedes o bien elegir uno por defecto o guardar todas estas opciones que has ajustado en un nuevo tema al que podrás ponerle incluso nombre.

Una vez modificado todo esto puedes salir tocando sobre la cruz de la esquina de la ventana abierta.

· Elige cómo ver la pantalla de visualización

Una cosa es el tamaño de letra y formato y otro el diseño de la página y su visualización. En el Kindle existen dos opciones, de hecho: Predeterminada y Grande. El primero es el que viene por defecto y emplea el tamaño de fuentes Kindle, las imágenes y los diseños estándares.

Kindle - interfaz

El Grande, por su parte, aumenta ligeramente el tamaño del texto y las imágenes clave, peor claro, muestra menos contenido en las pantallas principales del dispositivo. Es cuestión de probar y ver con cuál se sientes más cómodo.

· Repasa el vocabulario

Todo el mundo sabe que si mantienes «pulsada» una palabra mientras lees en el Kindle, este te muestra su definición. Lo que ya no tanta gente sabe es que esas palabras se guardan y puedes consultarlas cuando quieras. Estés en la pantalla que estés, siempre puedes tocar los tres puntos de la esquina superior derecha y entrar en «Repasar vocabulario«.

Kindle - interfaz

Ahí verás el listado de todas las palabras que has buscado, pudiendo leer de nuevo la definición de cada una de ellas y hasta el fragmento del libro en el que la leíste. También puedes visualizarlas en las llamadas Tarjetas memo, para consultar las palabras directamente en el contexto en el que las leíste y comprobar si ya te la has aprendido (si es así, puedes tocar en «Marcar como Aprendido» para que pasen a la sección de palabras «Aprendidas»).

· Consulta tus subrayados online

Subrayar fragmento de un libro es uno de los mayores placeres que podemos tener con los libros leídos en Kindle. Lo que poca gente sabe es que dichos fragmentos, además de tenerlos en nuestro lector electrónico, también se guardan en la nube, en una especie de ficha Kindle, asociada a nuestro nombre, que puedes consultar siempre que quieras entrando en este enlace.

· Úsalo para leer páginas online

Sí, además de leer libros, en tu Kindle puedes leer artículos que te encuentres en internet navegando y que quieras dejar para después. Para ello, eso sí, debes instalarte un extensión en tu navegador (está disponible para Chrome y para Firefox) que se encargará de enviar lo que quieras a tu dispositivo en cuestión de segundos.

Kindle - interfaz

Solo instala la extensión, sigue los sencillos pasos de configuración que se te pida y listo. Ya solo tendrás que hacer clic en el botón de «Enviar a Kindle» cuando quieras, visualizar el contenido que va a sincronizarse y confirmar. En nada aparecerá en tu Kindle, en la Biblioteca, como un documento más que poder abrir y leer (¡y hasta subrayar!).

· Gestiona mejor la batería

Aunque la batería de los Kindle es de por sí bastante buena. Siempre se puede estirar aún más con algunos trucos y consejo:

  • Apaga el Wifi si no vas a hacer uso de él
  • Gestiona el brillo/luz de la pantalla: si es de día, apágalo o tenlo al mínimo
  • Si en lugar de tocar el botón de encendido/bloqueo, cuando dejes de leer, para poner el protector de pantalla, la apagas por completo, algo más que ahorras. ¿Cómo? Dejando presionado dicho botón hasta que aparezca un pequeño menú en el que podrás elegir «Apagar pantalla«.

 

Feliz lectura.