Asustor Drivestor AS3302T: un NAS para el gran público

Asustor sigue apostando por ampliar su catálogo de soluciones NAS y con la nueva gama Drivestor 2 no solo ofrece uno de los modelos más económicos, también uno de los más capaces para todos aquellos que requieren una solución sólida de almacenamiento online sin tener que ir a un modelo de alta gama y mayor precio. Durante un tiempo he probado el Asustor Drivestor 2 Pro AS3302T para ver hasta qué punto cumple o no. Así que te cuento mi experiencia.

Drivestor 2 Pro AS3302T, análisis en vídeo

Diseño elegante y construcción sólida

Los dispositivos de almacenamiento en línea o NAS no suelen ser productos que andemos moviendo de un lado ni que tengamos necesidad de andar mostrando, de ahí que se puedan permitir ciertas concesiones en temas de diseño, aún así, si cumplen y ofrece un acabar atractivo pues mejor que mejor.

En este caso Asustor mantiene un buen equilibrio pues no sacrifica el diseño, pero tampoco le da más protagonismo del que debería y podría implicar un aumento de precio por determinados materiales o acabados que podría usar. Así que lo que ofrece bajo mi punto de vista es un producto que físicamente lo puedes tener a la vista en cualquier lugar que no desentona más allá de que en lugar de una caja negra hubieses preferido otro color. Por ejemplo, el color blando que otros NAS o discos de red sí ofrecen. Pero si te parece, echa un vistazo a las imágenes y te voy contando detalles.

Físicamente es parecido a soluciones anteriores que ya hemos podido probar aquí. Con un frontal y laterales que no son planos sino que juegan con una formas un tanto llamativas y que le dan cierto toque atractivo al diseño global. Lógicamente será cuestión de gustos, pero lo cierto es que no desentona y aporta algo más que una simple caja rectangular.

Eso sí, a pesar de que la parte frontal gana atractivo por el acabado brillante, al ser de plástico es fácil que si está en una zona donde pueda tener mucho roce acabe arañada. No obstante, esta tapa que sirve para cubrir el acceso a las dos bahías se puede quitar y sigue quedando un producto estético. Además, al ser magnético el sistema de sujeción no hay orificios u otro tipo de sistema para sujetarla.

Por lo demás, los materiales en líneas generales son sólidos y transmiten calidad. Puede que no esté al novel de la gama alta de Asustor como es lógico, pero tampoco está lejos de otras propuestas de diferentes marcas y precios similares o en ocasiones algo más alto. Así que muy bien y al ser un modelo de dos bahía resulta bastante compacto y fácil de ubicar en cualquier lugar de casa. Mientras tengas una toma ethernet cerca o posibilidad de llevar un cable directo desde el router sin molestar no habrá problemas. Aunque también se le puede conectar un adaptar WiFi por USB, pero no sería la opción recomendada.

Dos bahías y muchas posibilidades gracias a ADM

Dejando a un lado el tema estético y de materiales, el cual siempre resulta un tanto personal y está limitado por el propio precio del producto, hablemos de sus características técnicas y todo lo que puede llegar a ofrecer un modelo que se considera «básico» o de gama de entrada en todo esto de los servidores NAS.

Para empezar, lo primero que hay que conocer es que se trata de un NAS de dos bahías. Eso significa que sólo podrás usar dos discos duros, por lo que las configuraciones a las que tendrás acceso son JBOD, Single, RAID 0 y RAID 1. Siendo 36TB el máximo que soporta con dos unidades de 18TB cada una.

En mi caso las probé con dos unidades de 4TB Seagate Ironwolf, que son propuestas específicas para su uso en NAS. Por lo que no tendrás que preocuparte de que estén activas las 24 horas del día y 7 días a la semana. Algo que no todos los usuarios saben y por donde luego vienen muchos problemas y malas experiencia en este tipo de soluciones de almacenamiento. Porque usar discos para equipos de sobremesa no es lo idóneo, ya que están pensado para otros usos y tipos de acceso.

Lógicamente, a este NAS también le puedes colocar otras unidades que no son HDD de 3,5″. Puedes usar dos unidades SSD y ganarías rendimiento. Aunque el precio se subiría un poco más si quieres tener capacidades similares. Y claro, este no es un NAS donde realmente se busque el máximo rendimiento sino la máxima flexibilidad de uso.

Además de todo esto, como ocurre con otras soluciones de la marca y gracias al uso de los diferentes puertos USB de los que luego te doy más detalles, se podría llegar a conseguir un total de hasta 252 TB de almacenamiento mediante unidades de expansión. Pero si necesitas más capacidad, posiblemente este no debería ser el NAS que tendrías que adquirir.

Las dos bahías ofrecen un acceso rápido. Sólo hay que quitar la tapa que las cubre y sacar las unidades mediante ese sistema de bandeja que incluso para el uso de unidades de 3,5 pulgadas no requiere el uso de tornillos para fijarlas. Lo cual siempre resulta interesante. Si quieres usar unidades de 2,5 pulgadas, ya sean mecánicas o SSD, sí tendrás que recurrir al uso de tornillos para que queden bien fijas.

Conocido cómo se introducen las unidades de almacenamiento, un repaso al resto de conexiones y detalles:

  • En la parte frontal encuentras un conector USB A 3.2, el botón de encendido, otro que activa la copia de seguridad de la unidad externa conectada y una serie de indicadores LED para saber estado del dispositivo (bahías usadas, estado de red, conexión USB, etc.)
  • En la trasera tenemos dos USB A 3.2 adicionales y una conexión ethernet 2,5 Gbps más un conector de seguridad K-Lock

Listo, como puedes ver es un producto que nuevamente demuestra ser mucho más sencillo que los Lockerstor que ofrecían incluso salida HDMI y algún que otro extra, pero es otra gama y es lógico que haya estos recortes. Pero para el público al que va dirigido no le faltarán estas opciones, al contrario, le sobrarían si lo que buscan es almacenamiento online y disfrutar de las ventajas principales de un NAS.

Aquí, en el tema de las posibilidades es donde entra el sistema operativo para NAS de Asustor: ADM (Asustor Data Manager). En su versión 4.0 vas a seguir teniendo acceso a un conjunto de aplicaciones muy variadas y con un rendimiento muy bueno a pesar de contar con unas características técnicas algo más limitadas para según qué cosas, pero para (nuevamente) las que se le piden a este modelo son más que suficientes.

Vídeo 4K transcodificado en tiempo real a resolución 1080p para reproducir en un iPhone SE

Con un procesador de cuatro núcleos a 1,4 Ghz, 2 GB de memoria RAM DDR4 y 8 GB de memoria flash, lo cierto es que tanto el sistema a la hora de ser configurado como al usar las apps para las copias de seguridad, almacenamiento, gestión y visualización de fotografías, transcodificación de vídeo 4K, etc., el equipo se desenvuelve francamente bien.

El acceso a los contenidos de forma remota es rápido, algo que se debe principalmente al uso de la conexión ethernet 2,5 Gbps que integra. Esto es algo que no todos los NAS similares ofrecen y lo cierto es que se nota en el uso. Es verdad que según el equipo que estés usando tendrás o no que recurrir al uso de un adaptador, pero de cara al uso futuro resulta interesante contar ya con ella.

Para controlar ADM no sólo podrás recurrir al acceso a través de un navegador web, también hay aplicaciones para dispositivos móviles. Ideales para cuando, principalmente, quieras acceder desde fuera de casa.

Por tanto, aunque hablar de ADM y todas sus posibilidades es complejo, porque son muchas las posibilidades que ofrece, esto es lo básico que debes saber y con lo que fácilmente se amortiza la inversión tanto de discos como del propio dispositivo a medio y largo plazo:

  • Nube personal y privada para tener todos tus archivos accesible desde donde quiera que estés
  • Configuración de red VPN
  • Gestor y almacenamiento de fotografías
  • Copias de seguridad automatizadas
  • Servidor multimedia y organizador de serie, películas y música
  • Servidor web y/o podcast

En el momento que empieces a usar algunas de estas opciones verás que amortizar el dispositivo es mucho más fácil y te pesará menos la inversión.

Gran rendimiento para un NAS con un buen precio

Usar un NAS no es algo obligatorio, especialmente para usuarios domésticos que no tienen grandes necesidades a la hora de acceder a su contenido desde cualquier lugar del mundo o lo que suelen hacer lo suplen bien con otras soluciones existentes. Aún así, siempre es bueno tenerlos en mente, especialmente si eres de esos usuarios a los que decisiones como el cambio a ser un servicio de pago si quieres más de 15GB de capacidad en Google Fotos no te convence.

En esas situaciones el usuario doméstico que esté buscando crear su propia nube personal va a encontrar en esta solución de Asustor una propuesta sólida que combina muy bien precio, opciones y rendimiento.

Respecto a otras gamas pierde aspectos como la posibilidad de añadir unidades NVMe M.2, con las que mejorar el desempeño, pero si requieres ese tipo de soluciones es evidente que debes apostar por otros modelos de NAS. Porque aquí la idea de Asustor es ofrecer una solución doméstica y personal, que sea fácil de gestionar y sobre todo segura, tanto por el hardware usado como por su software.

En ese sentido, aunque marcas de renombre como Synology o Qnap también intenten hacerlo de la mejor forma que saben, puede que te interese considerar esta opción. Sobre todo si estás buscando NAS de gama de entrada y más básico.

No obstente, tú tienes la última palabra. A mi por los 269 euros que cuesta me parece una muy buena opción. Hay que hacer bien los cálculos para que salga rentable e investigar en todo lo que podría ofrecerte ahora y el día de mañana, pero por lo demás no hay dudas de que es un dispositivo de los que no te sueles arrepentir de comprar. Al contrario, igual luego piensas por qué no lo has hecho antes.