Baterías externas con carga inalámbrica, ¿merecen la pena?

Baterías externas con carga inalámbrica, ¿merecen la pena?

Pedro Santamaría

Las baterías externas son ya un accesorio imprescindible, especialmente para aquellos días que sabes que tardarás en volver a casa y no vas a tener fácil encontrar un enchufe para recargar tus dispositivos. De ahí que sigan siendo tan interesantes y estén en continua evolución. Vemos baterías con mayor capacidad, potencia, conexiones e incluso con base de carga inalámbrica integrada. Y es de esas últimas de las que queremos hablar, ¿merecen la pena?

Baterías externas con carga inalámbrica

Cuando pensamos en baterías externas lo normal es hacerlo en la clásica power bank, con más o menos capacidad, a la que le conectamos un cable que luego va al dispositivo que queremos cargar, normalmente un smartphone. Pero con la proliferación de los dispositivos con soporte del estándar Qi, ofrecer baterías externas con base de carga inalámbrica era el paso lógico a dar.

Así ha sido, y del mismo modo que las bases de carga inalámbrica que usas en casa, estas alternativas permiten cargar un smartphone sin recurrir a cable alguno cuando estemos fuera de casa. El único requisito es lógicamente que ambos dispositivos deben soportar el estándar Qi.

Así de primeras parece una buena idea, pero ¿realmente merece la pena pagar la diferencia que supone frente a una batería externa tradicional? Esa es la pregunta que nos hemos hecho y para responderte, para que puedas también sacar tus propias conclusiones, primero hay que saber qué hemos tenido en cuenta.

Capacidad y velocidad de carga

Más allá de cualquier otro aspecto que pueda resultar importante en la toma de decisión, la capacidad y la velocidad de carga inalámbrica son dos factores claves para baterías externas como estas.

Contar con una capacidad en mAh suficientes para nuestras necesidades es importante. Porque de nada valdría tener uno de estos dispositivos y que no sea capaz de, al menos, ofrecer uno o dos ciclos de carga completos para nuestro teléfono.

Luego está el tema de la velocidad de carga. El estándar Qi es capaz de cargar a diferentes velocidades según la potencia. Según este dato, y lo que soporte el propio dispositivo, el tiempo de carga será mayor o menor. Como vamos a cargar cuando estamos fuera de casa nos interesa que tarde el mínimo tiempo posible.

Conexiones

Tener opción de carga inalámbrica es un extra, un añadido que aporta valor, pero no puede implicar sacrificar otros aspectos como las conexiones habituales que ya ofrecen otras baterías externas. Por tanto, es importante mantener conectores USB A, USB C y que estos ofrezcan también la mejor versión del estándar para tener carga rápida a través del cable.

Diseño

El diseño de una Power Bank es algo importante. Ya no tanto por el color o forma, sino más bien por aspectos como el de sus dimensiones, materiales de construcción y robustez. Además, si va a servir como base de carga inalámbrica qué mínimo que ofrezca una experiencia adecuada cuando la usemos así, permitiendo que el contacto entre la superficie de carga de la batería y el teléfono cuadren de forma sencilla y este no se resbale.

Precio

Al igual que ocurre con cualquier otro producto, a mayor número de prestaciones más alto es su precio. Con las baterías ocurre también esto, no sólo la capacidad en mAh afectan a precio final. Puede haber baterías con mucha capacidad que cuestan menos que otras porque no incluyen conector USB C, soporte de carga rápida, etc. Así que también hay que valorarlo, si incluir esta opción es algo que compensa o no la inversión.

La experiencia de uso

Teniendo en cuenta todos estos detalles, para valorar si merecen o no la pena también hay que considerar la experiencia de uso. Cuando pensamos en cómo usamos las baterías externas todos acabamos con la misma imagen mental: batería en un bolsillo del pantalón, chaqueta, mochila o bolso conectada al teléfono mediante un cable mientras seguimos usándolo por la calle. Por eso, es importante no sacrificar conexiones físicas en favor de la carga inalámbrica. Si esto es así, entonces ya estamos preparados para valorar la experiencia de uso.

La carga inalámbrica siempre ha sido una carga por conveniencia, una opción que aporta comodidad al usuario. Cuando llegas a una cafetería o realizas una parada, puedes sacar este tipo de baterías y colocarlas justo debajo del terminal para que vaya cargando. Todo sin necesidad de conectar y desconectar el cable al llegar y al marcharte. Tampoco si, durante la estancia, necesitas mirar tu teléfono.

Por tanto, esa es la gran ventaja de este tipo de baterías, la comodidad que pueden aportar en el día a día. Sin olvidar que algunos modelos pueden usarse como base de carga tradicional en casa o la oficina.

Los únicos inconvenientes que le encontramos a estas opciones es que son, normalmente, dispositivos más voluminosos que otras opciones sin base de carga Qi. También que estas pesan un poco más, lo que puede resultar poco práctico para el día a día.

Por lo demás, valorando todo, sí que merecen la pena. Resultan ser cómodas y poder usarlas como base de carga cuando llegas a casa o la oficina aporta un extra adicional. Si por precio te convencen, son una opción a tener en cuenta y que puede completar tu mochila de gadgets imprescindibles.

Baterías externas con carga inalámbrica recomendadas

Sabiendo que las baterías externas con base de carga inalámbrica son un producto interesante para todos aquellos usuario que tengan un dispositivo compatible, estas son algunas de las mejores opciones que puedes encontrar.

Batería Poweradd Wireless

Batería externa con carga inalámbrica y conexiones USB A y dos USB C (uno sólo para cargar la batería) además de indicador de capacidad a través de cuatro LEDs. La capacidad de carga total es de 10.000 mAh. Por diseño y calidad de los materiales supone una opción recomendable y duradera.

Batería Muvit Wireless

Batería con base de carga Qi de 10.000 mAh de capacidad. La carga inalámbrica se realiza a 1A y ofrece dos conexiones USB A, micro USB, USB C y Lightning. Una opción interesante por su versatilidad y que integra un pequeño panel donde muestra información como la capacidad de carga restante y datos relacionados con la potencia de salida en voltios y amperaje.

Batería Wireless Bonai

Similar a la primera opción, esta batería con base de carga inalámbrica ofrece hasta 12.000 mAh de capacidad y tres conectores: USB A, USB C y micro USB. Diseño elegante y cuerpo metálico para una mayor durabilidad durante su usuario en el día a día.