Prueba la experiencia de un Chromebook en tu Raspberry Pi

Si te planteas comprar un Chromebook como equipo portátil ligero para llevar contigo en tu día a día, esto te interesa. Especialmente si aún no has tenido un contacto cercano con el sistema operativo de Google. Te mostramos cómo instalar Chrome OS en una Raspberry Pi para que puedas valorar si es o no una opción válida para ti.

¿Qué son Chrome OS y Chromium OS?

Chrome OS es el nombre del sistema operativo de Google, una propuesta pensada para ordenadores portátiles coya principal atractivo es que resulta muy ligero y por tanto no requiere un hardware extremadamente potente. Además, la mayoría de las aplicaciones de Chrome OS no son más que aplicaciones web que se conectan a servicios como Gmail, la suite ofimática de Google, etc.

Con todo esto, la mayoría de usuarios no necesitará mucho más de lo que van a encontrar con Chrome OS. Porque si observamos el uso que la mayoría hace de su portátil u ordenador de sobremesa, veremos que el 90% del tiempo lo que estamos haciendo es usar el navegador.

Eso sí, hay que tener en cuenta ese otro tipo de usos o casos en los que necesitarías un sistema operativo convencional como puede ser Windows, macOS o alguna de las distribuciones clásicas de Linux. Y es aquí cuando entra en escena Chromium OS.

Chromium OS es una versión de código abierto de Chrome OS y al contrario de Chrome OS, no está limitada a ningún tipo de hardware específico. Así que puedes instalarlo allá donde quieras, incluso en una Raspberry Pi.

Esto último es muy interesante, porque gracias a lo económico que resulta adquirir una Rasbperry Pi 3 o 4 (los dos modelos compatibles actualmente) puedes probar cómo es la experiencia de uso real en el día a día y ver si te convence o no. A partir de ahí, o bien adquieres un Chromebook o te montas un ordenador con este sistema operativo para realizar consultas y una serie de tareas menos exigentes en casa. Lo cual puede ser interesante para los más pequeños, para que puedan tener un equipo con el que trabajar y seguir con sus tareas de clase.

FydeOS

Para disfrutar de la experiencia de Chrome OS en una Raspberry Pi sólo tienes que descargar FydeOS (antes conocido como FlintOS), que es el nombre que recibe esta versión de Chromium OS para estas placas de desarrollo.

No obstante no te lies, porque FydeOS se llama así por el grupo de desarrolladores encargados de su avance, corrección de errores, etc. No hay nada más allá de una serie de cambios que mejora y facilitan la instalación del sistema en las Raspberry Pi.

Cómo instalar Chrome OS en una Raspberry Pi

Vale, ahora que ya conoces todo esto, es hora de ver cómo es el proceso de instalar Chrome OS en una Raspberry Pi. Así que lo primero que necesitas es descargar la imagen del sistema operativo adaptado a la Raspberry Pi 3 y 4. Recuerda que debes contar con uno de estos modelos, en versiones anteriores no funcionará.

Una vez lo tengas, estos son los pasos a seguir:

  1. Identifica qué modelo de Raspberry Pi tienes
  2. Descargar la imagen de Chromium OS para Raspberry Pi desde la web oficial del proyecto en GitHub para tu Raspberry Pi
  3. Descarga e instala Etcher, una herramienta que permite instalar imágenes de diferentes sistemas operativos en una tarjeta SD
  4. Sigue los paso de dicha utilidad para seleccionar la imagen, tarjeta SD (mínimo de 8 GB) y comenzar el proceso de instalación
  5. Una vez acabado, inserta la tarjeta SD en la Raspberry Pi e inicia por primera vez
  6. Nada más arrancar el sistema verás una pantalla de bienvenido con un asistente que te ayudará en toda la configuración inicial
  7. Una vez acabado el proceso, ya estarás listo para ejecutar una versión de Chrome OS adaptada a las Raspberry Pi

Chrome OS y la experiencia de usuario

El uso de Chrome OS puede resultar un poco extraño de primeras, porque no es un sistema operativo al uso. Aquí realmente la idea es aprovechar internet y la nube para todo aquellos que solemos hacer de forma habitual en otros sistemas de escritorio.

Así que, aunque de primeras pueda parecer un problema y desventaja frente a sistemas clásicos como Windows o macOS, también puede ser todo lo contrario si te adaptas. Porque requiere menos hardware y básicamente tendrás todos tus datos allá donde vayas. Ideal, por ejemplo, para poder acceder a ellos de un modo similar desde móviles, tablet u otros ordenadores con sistemas operativos distintos.

Y si sumas el precio que, por ejemplo, tienen las Raspberry Pi 4 o la recuente Raspberry Pi 400 que ya integra ese mismo hardware en un teclado listo para conectar a una pantalla y usar, puedes tener un ordenador para muchos tipos de usos por muy poco coste.

El producto que te mostramos en este artículo lleva enlace de afiliado a Amazon y podría reportarnos una pequeña comisión pro su compra (sin que influya en el precio que tú pagas). La decisión de publicarla, no obstante, se ha tomado voluntariamente, no atendiendo nunca a peticiones o sugerencias de ningún tipo por las marcas implicadas.