Tienes webcam y no lo sabes: cómo usar tu móvil o tu cámara con esta función

Si necesitas usar una webcam en tu ordenador y no tienes, tranquilo. Aunque la demanda de ciertos modelos ha hecho que se agoten o suban de precio, hay otras opciones para tener una cámara web. Te mostramos cómo usar tu smartphone y cámara de fotos como webcam. Atento a la segunda opción porque es la más interesante.

Alternativas a las webcam de ordenador

Los ordenadores portátiles actuales y algunos equipos all-in-one, como los iMac de Apple, ya incluyen sus cámaras web con las que realizar videoconferencias. Además, el uso de los teléfonos o tabletas ya había suplido esa función para muchos usuarios. Aún así, hay quienes usan PC de sobremesa que necesitan tenerla.

¿Qué hacer si las webcams que encuentras no cumplen con tus necesidades o su precio se ha disparado por la alta demanda? Pues muy fácil, aprovechar opciones que seguro tienes ya en casa, aunque para una sí necesitarás un extra del que te hablamos luego. Lo bueno es que con esa segunda opción tendrás más opciones y, sobre todo, mucha más calidad.

Usar el móvil como webcam

Da igual si tienes un dispositivo Android o iOS, ambos podrás usarlos como webcam para tu ordenador de una forma sencilla. Lo único que necesitarás será una aplicación que permita enviar el vídeo que captura la cámara del teléfono al ordenador.

Gracias a esto, aunque pueda parecer que la calidad no mejora mucho, lo cierto es que sí hay un salto sustancial respecto a las integradas y muchos modelos externos que se venden en el mercado. Especialmente si se trata de un teléfono de gama alta. Así que, como hay distintos casos según los sistemas operativos del móvil, vayamos uno a uno.

Cómo usar un teléfono Android como webcam

Smartphone como webcam

Si tienes un dispositivo Android y quieres usarlo como cámara web lo único que necesitas es una app instalada en el teléfono y otra en el PC para permitir la comunicación entre ambos. Ese envío de señal puede ser mediante cable USB o de forma inalámbrica, lo cual es más interesante.

Este proceso de configuración y uso es muy sencillo, sólo has de seguir estos pasos:

  1. Descarga e instala DroidCam en tu teléfono Android
  2. Cuando ejecutes la aplicación, aparecerán una serie de ventas y tras ello la principal con la dirección IP del dispositivo
  3. Ahora instala la aplicación cliente en tu PC (enlace de descarga)
  4. Ejecuta la aplicación y en Device IP introduce la IP de tu móvil
  5. Asegurate que las casillas de vídeo y audio están activas
  6. Dale a Start

Listo, ya tienes tu teléfono Android funcionando como cámara web en un PC Windows. Para usar la captura del vídeo y audio en soluciones de mensajería como Skype, Microsoft Teams, Zoom o similares, inicia la aplicación y en ajustes ve a la sección de cámara web para seleccionar la cámara que aparecerá como DroidCam. Por cierto, existe una versión de pago llamada DroidCam X, que ofrece ventajas y mejoras como una mayor resolución del vídeo con respecto a esta que es gratuita.

En el caso de querer usar el teléfono Android en un Mac como webcam, entonces tendrás que recurrir a otra aplicación llamada EpocCam y de la que te hablamos a continuación.

Usar un iPhone o iPad como webcam

Si necesitas usar tu iPhone o iPad como webcam en tu PC, la solución pasa por EpocCam. Esta aplicación permite usar estos dispositivos (también terminales Android) tanto en ordenadores Windows como Mac.

Es cierto que con los Mac resulta menos interesante porque, a excepción del Mac mini y el Mac Pro, todos los equipos que más se venden tienen su propia webcam integrada (aunque de calidad justita cumple su cometido). Pero si es tu caso, que sepas que podrás hacerlo.

Para usar EpocCam el proceso es similar al visto con la anterior opcion:

  1. Descarga EpocCam para iOS (también ha versión para Android)
  2. Descarga e instala los drivers para tu sistema operativo. Para Windows 7 o superior, y para macOS 10.12 o superior
  3. Inicia la aplicación cliente en tu ordenador y a continuación la aplicación en tu iPhone o iPad
  4. En la aplicación para PC o Mac, ve a los ajustes y selecciona EpocCam
  5. Ahora, en tu aplicación de videoconferencia tendrás que configurar esta fuente de vídeo llamada EpocCam como cámara a utilizar

EpocCam también ofrece una versión Pro con mejoras en la calidad de vídeo, hasta 1080p. Por tanto, si necesitas esas mejoras y te convence la experiencia, sólo tendrás que comprarla como cualquier otra aplicación para iOS o Android.

Cómo usar tu cámara de foto y vídeo como webcam

Las dos opciones anteriores están bien para salir del paso y si el tema calidad es importante, pero no vital. No obstante, la mejor solución, si tienes una cámara de vídeo o foto capaz de grabar, es usarla como webcam. Vas a ganar en calidad gracias a su sensor mayor y de mejor calidad, pero también en opciones de cara a otros usos.

Para poder usar estas cámaras necesitas que tengan salida de vídeo, algo habitual desde hace ya varios años, y una capturadora. Sí, esas mismas o similares que usan muchos usuarios para capturar sus gameplays. Como modelos de capturadoras hay muchas, y algunas con un perfil gaming que igual interesa menor, aquí tienes nuestra particular selección de los modelos a considerar.

Elgato CamLink 4K

Elgato lleva mucho tiempo ofreciendo hardware específico para la captura de vídeo. Uno de sus últimos modelos y de los más interesantes es Elgato CamLink 4K. Con forma de una memoria USB tradicional, permite la captura de vídeo a una resolución máxima de 4K a 30p o 1080p a 60p. El precio es de 129 euros.

AVerMedia LGP Lite

AVerMedia LGP Lite está pensada para juegos, pero que cumple también con la función de captura de vídeo a través de una cámara. Eso sí, la resolución máxima es 1080p. Como opción sencilla y algo más económica, cuesta unos 70 euros, es una solución interesante que resulta cómoda de llevar siempre encima. La conexión con el ordenador es a través de USB.

Pengo 4K

Esta pequeña caja de Pengo es una de las opciones más interesantes a nivel de calidad, permite registrar el vídeo que sale de la cámara a una calidad máxima 4K YUV 4:4:4. Con compatibilidad para Windows y Mac, si buscas un opción de calidad para usar tu cámara como webcam o realizar directos en distintas plataformas, deberías tenerla en cuenta. Su precio es de unos 130 euros.

BlackMagic Ultrastudio Mini Recorder

Si buscas la máxima calidad, para hacer algo más allá de una simple captura para vídeoconferencias, entonces la BlackMagic UltraStudio Mini Recorder es la opción a considerar. Su precio de unos 180 euros sitúa a esta captturadora por encima del resto, pero es una opción de corte profesional y donde no se aplica ningún tipo de modificación de la señal de vídeo. Eso sí, requiere un ordenador con conexión Thunderbolt 2 o usar un adaptador de TB2 a TB3 por USB C para usar en equipos Mac recientes y algunos PC de última generación.

Accesorios para mejorar la calidad de tu webcam

Como ocurre con cualquier otra actividad relacionada con el mundo del vídeo, si quieres mejorar la calidad del mismo (ya sea en un directo, video que grabes para luego editar y publicar, etc.) es importante cuidar también la iluminación.

En el caso de que uses tu teléfono móvil o una cámara con un sensor más pequeño y menos luminoso este apartado cobra más importancia si cabe. Aunque ya te advertimos que en general una buena iluminación puede llegar a ser más importante que contar con la mejor cámara del mercado.

Para lograr una iluminación suficiente a la hora de usar cualquier cámara, incluso una webcam, encontrarás multitud de soluciones. A continuación tienes una serie de propuestas que son altamente recomendables.

Pack de 2 focos LED Neewer

Este pack compuesto de dos focos led de Neewer se alimentan a través de un adaptador de corriente USB y si bien son limitados en cuanto a potencia lumínica, para directos y mejorar la calidad de tus videoconferencias, etc., son más que suficientes. Además tiene sus propios trípodes para que puedas colocarlos en la mesa cómodamente e incluso geles para que puedas cambiar el color de la luz. Solución económica que mejorará seguro la calidad de tus vídeos.

Aputure AL-MC

Este pequeño foco led de Aputure es una de las propuestas más versátiles del mercado. Su precio puede parecer alto, pero tiene tantas opciones que compensa la inversión.

Para empezar incluye un sistema de imanes que permite fijarlo a cualquier superficie metálica fácilmente. Ofrece luz cálida y fría así como RGB, tiene efectos especiales, control preciso de saturación, intensidad y tono, se puede manejar a través de una aplicación para teléfonos móviles e incluye su propia batería así como un modificador de luz para hacerla más suave.

Godox SL60W

El Godox SL60W ya es otro nivel y otro tipo de foco realmente, por dimensiones y porque para obtener el mejor resultado será necesario un modificador de luz o jugar con el rebote si se busca que sea más suave. Aún así, por precio y potencia supone una opción muy recomendable que luego podrás aprovechar para todo tipo de producciones.

Forza 60B de Nanlite

Por último, sin subirnos a precios demasiado altos, el Forza 60B es un foco bicolor que permite luz calidad y luz diurna, también incluye efectos muy llamativos para simular desde fuegos artificiales hasta fogonazos de flash, etc. Además su tamaño es muy compacto y la calidad de la luz muy alta. Así que pese a subir de precio considerablemente, es una apuesta segura y para largo recorrido.

Videollamadas, emisiones en directo y mucho más

Con estas opciones vas poder tener un sustituto para esa webcam que no logras comprar o por la que no te decides. Gracias a tu smartphone saldrás del paso si es algo temporal. Y con las capturadora de vídeo vas a tener esa y muchas otras opciones. Y aunque pueda parecer una inversión importante, que lo es, lo cierto es que si buscas una webcam que ofrezca una imagen con calidad, el precio que te va a costar será muy similar (sobre unos 100 o 150 euros).

Por tanto, si quieres tener muchas más opciones para poder realizar otro tipo de contenido en vídeo como directos, etc., es una gran idea apostar por ellas. Y no te preocupes, tanto el uso como la configuración es muy sencilla. Lo único es saber qué tipo de cable necesitas para conectar la cámara a la entrada HDMI de la capturadora y revisar las opciones que seguramente dará tu cámara para que la interfaz no aparezca en pantalla.