¿Cuáles son las mejores pilas para tus gadgets?

Mucho antes de que se inventara la ansiedad que genera pensar si llegas o no con tu Tesla al supercargador a tiempo, algunos ya padecíamos esta enfermedad cuando estábamos al final de la liga Pokémon y se nos encendía el pilotito rojo de la Game Boy avisándonos de que nos estábamos quedando sin pilas. Las pilas llevan años entre nosotros y han sido el motor de muchos de nuestros juguetes y consolas favoritas. Pero… ¿conocemos bien las pilas? ¿son todas iguales o hay modelos mejores que otros? ¿merece la pena comprar las recargables? Hoy trataremos de dar respuesta a todas estas preguntas para que nunca más tengas dudas a la hora de comprar pilas para tus dispositivos.

¿Qué tipos de pilas existen y para qué sirven exactamente?

Todos sabemos que existen varios tipos de pilas, pero no necesariamente hemos investigado para qué sirve cada uno de estos tipos. En ocasiones, cuando estamos delante del lineal del supermercado elegimos las más baratas, no teniendo en cuenta que el precio va a repercutir directamente en la vida útil de la pila.

Principalmente, podemos diferenciar entre pilas desechables y recargables. El término correcto para este segundo tipo sería ‘baterías’, pero solemos llamarlas pilas porque mantienen el mismo formato y voltaje. Por otro lado, las pilas desechables se dividen en salinas y alcalinas. Y sí, hay bastante diferencias entre estos dos tipos.

Pilas salinas

Si ves un pack de cuatro pilas por un euro, no hace falta que lo compruebes; son salinas. Estas pilas son las más baratas y también las que menos duran de todas. Funcionan mediante la oxidación del cloruro de zinc. Deberías utilizarlas en dispositivos que no demanden mucha energía, pero poco más. Si las utilizas en un producto electrónico exigente, se agotarán en tiempo récord. Normalmente, los embalajes de este tipo de pilas no suelen indicar que son salinas.

Pilas alcalinas

pilas alcalinas

El electrolito que se utiliza para fabricar las pilas alcalinas el el hidróxido de potasio. A igualdad de condiciones con las salinas, las alcalinas concentran una mayor densidad energética, lo que se traduce en una mayor vida útil del producto. Son menos económicas que las salinas, pero suelen compensar su precio teniendo en cuenta su durabilidad.

Las alcalinas, junto a las recargables que veremos ahora, son las pilas más adecuadas para dispositivos que demanden una cantidad de energía considerable o si simplemente buscas no tener que estar cambiando las pilas constantemente a un aparato.

Pilas recargables

pilas recargables panasonic

Hay varios tipos de pilas recargables. Tienen el mismo formato que las pilas salinas o alcalinas, conservan el mismo voltaje, pero permiten ser recargadas cientos o miles de veces. Dependiendo de la tecnología de la que dispongan estas pilas, nos costarán más o menos dinero. Aún así, son sustancialmente más caras que las alcalinas. En función del modelo que compremos, nos interesará recargarlas con un cargador genérico o con uno específico que nos permita controlar la intensidad de carga o testearlas para evitar el efecto memoria de las baterías.

Otra gran ventaja de este tipo de pilas es que tienen un menor impacto ambiental, puesto que tienen una vida útil muchísimo más larga que las pilas desechables. Estos son los tipos que existen:

  • Níquel-Cadmio (NiCd): todavía puedes encontrar pilas recargables con esta fórmula, pero están comenzando a desaparecer en favor de las NiMH. Estas pilas suelen tener una vida media de 1000-1500 ciclos de carga. Como contrapartida, el cadmio es un compuesto bastante contaminante. Además, estas pilas suelen padecer el famoso efecto memoria con gran facilidad, por lo que cada uso suele suponer una ligera disminución de la capacidad total de carga. Aún así, el efecto es reversible si utilizamos el cargador adecuado.
  • Níquel-Metalhdruro (Ni-MH): sin lugar a duda, la mejor pila recargable que puedes comprar en relación calidad-duración-ecologismo-precio. Al retirar el cadmio de la ecuación, estas pilas rebajaron notablemente su coste, mejorando también su reciclaje. También el impacto del efecto memoria es menor en estos modelos, aunque también se autodescargan con mayor facilidad (un 30% mensual, tenlo siempre en cuenta). Suelen durar hasta 2000 ciclos. Dentro de este grupo surgieron también las baterías LSD-NiMH, que tienen menor tasa de autodescarga.
  • Ion Litio (Li-Ion): utilizan la misma tecnología que la batería de tu teléfono móvil. No tienen efecto memoria, no sufren del fenómeno de la autodescarga, pero son mucho más caras que las pilas Ni-MH. También son muy sensibles al calor, así que no son adecuadas en caso de que vayan a trabajar en un dispositivo que se ponga caliente o en un aparato que fuerce constantemente el reciclado de la pila.

cargadores pilas

Para recargar una de estas pilas, necesitarás un cargador específico. Muchos kits de pilas vienen ya con su propio cargador básico. No obstante, si vas a pasarte a las pilas recargables y vas a hacer una inversión, lo mejor es que compres un cargador avanzado con display. Lo normal es que compres un buen puñado de pilas Ni-MH —las de litio son exageradamente caras a día de hoy—. Estos cargadores permiten testear, descargar, cargar y eliminar el efecto memoria de las pilas de forma automática. Además, disponen de distintos programas para cargar a mayor o menor velocidad, siendo esto muy útil para alargar la vida útil de las pilas, puesto que una carga a 200-500 mAh hará que tu pila se degrade menos que si la cargas siempre a 2000 mAh, por poner un ejemplo.

¿Qué hay que comprobar antes de comprar una pila?

tipos pilas

  • Formato: la mayoría de las pilas suelen ser de 1,5 voltios. Sin embargo. existen dispositivos que piden pilas AA, AAA, C o D —estas últimas son las típicas que se usan en los juguetes—. El voltaje en estos casos es idéntico, lo que varía es la capacidad de la pila.
  • Composición química: salina o alcalina en el caso de las de usar y tirar o la tecnología correspondiente en el caso de que optemos por las recargables. Debemos tener en cuenta sus virtudes y sus inconvenientes. Volviendo al tema de los juguetes, lo más correcto es usar una alcalina en caso de que optes por pilas desechables —a menos que vayan a ir dentro del típico juguete ruidoso, claro—.
  • Ciclos de carga: las pilas recargables suelen indicar más o menos la vida útil total del producto expresado en ciclos de carga. Se considera un ciclo al acto de descargar y cargar la pila.
  • Capacidad: las desechables rara vez te van a dar este dato, pero en las recargables, es bastante habitual que te expresen este dato en miliamperios hora. Si no es el caso, con un buen cargador de pilas podrás ver la capacidad total de una unidad en concreto.

¿Cuál es la mejor pila del mercado?

Test pilas casero

Si a estas alturas de la vida no confías en lo que te dicen los anuncios, haces bien. Ningún fabricante te va a decir jamás que sus pilas rinden peor que las de la competencia. Entonces, ¿existe alguna forma de medir si una pila es mejor que otra?

Pues sí, y es lo que hizo el youtuber Mr.Michal con un ejemplo muy sencillo. Utilizó únicamente tres modelos, pero el experimento sirve para entender qué características destacan de cada una de las marcas.

Mr.Michal utilizó marcas bastante conocidas del mercado. Como podrás ver, el experimento se basa en la utilización de una espiral de hilo de cobre en forma de gusano, dos imanes de neodimio y las pilas en cuestión. Los imanes deberán de ser ligeramente más grandes en diámetro que el grosor de la pila, y tal y como podrás comprobar, deben de entrar perfectamente por la espiral de cobre.

La colocación de los dos imanes en la pila provoca la generación de un campo eléctrico que, unido a la conductividad del cobre da vida a un motor homopolar muy simple. Teniendo en cuenta este fenómeno, podemos utilizar las reacciones para comparar el rendimiento de cada pila en igualdad de condiciones, justo lo que ha demostrado Mr.Michal en su vídeo.

En las pruebas ha utilizado pilas de Energizer, Varta y Duracell. Los tests realizados consistían en un circuito cerrado que consumiera la totalidad de la batería en un tiempo cronometrado, una «pista de velocidad» para medir la potencia de salida y una pista con resistencia para ver qué pila resiste mejor una fuerza negativa.

¿Qué resultados dio la prueba?

Los resultados obtenidos son bastante interesantes, ya que podemos ver como la pila de Duracell demostró ser la batería que mayor autonomía ofreció en el circuito cerrado, alcanzando 37 minutos y 24 segundos frente a los 27 y 26 minutos de Varta y Energizer respectivamente.

Por otro lado, en lo que a potencia se refiere, el modelo de Varta completó el circuito en recta de manera más rápida gracias a un empujón inicial de mayor potencia, dejando a la de Duracell y Energizer en segundo y tercer puesto respectivamente.

El experimento podría repetirse con cualquier marca que imaginemos y permitiría clasificarlas en autonomía y potencia inicial. La autonomía sería interesante para un mando a distancia o una consola, por ejemplo. Sin embargo, las pilas con mayor tirón serían más adecuadas para dispositivos que tengan un consumo pico muy elevado, como puede ser un flash de mano, aunque en estos casos, lo mejor es hacerse con una pila recargable que también destaque en este aspecto.

¡Sé el primero en comentar!