Gigabyte Aero 15 OLED, un portátil casi perfecto para expertos

Gigabyte Aero 15 OLED, un portátil casi perfecto para expertos

Daniel Espla

Con sólo mirar al Aero 15 de Gigabyte podemos darnos cuenta de que tiene una clara vertiente gaming tanto por las líneas del diseño como por las luces RGB del teclado. Pero, como se suele decir, no «juzgues un libro por su portada» porque este portátil es mucho más que un equipo para jugones. Déjame que te cuente todo sobre este equipo y por qué creo que es un ordenador casi perfecto para creadores de contenido.

Aero 15 OLED, un portátil extremadamente completo

A pesar de esa vertiente para jugones, Aero 15 de Gigabyte es un ordenador muy elegante, relativamente ligero y fino. En mi opinión, aunque depende de los gustos de cada usuario, me atrevería a decir que a muchas personas puede parecerle un equipo muy bonito. El cuerpo es de aluminio y, a pesar de esa estética gaming de líneas muy marcada y con pocas curvas, no encontramos excentricidades a nivel de luces y «colorines» salvo por el teclado RGB y el logo de «Aero» iluminado en su parte trasera.

Este equipo está bien servido de conexiones, con puertos que van desde los USB3.0, el USB-C, el puerto de conexión a internet o, incluso, una ranura para tarjetas SD que agradecerás bastante si te dedicas a pasar archivos de tu cámara a él.

El sistema de refrigeración funciona perfectamente, pero el precio a pagar es un ruido que, si bien no es extremadamente molesto, deberías de tener en cuenta. Como curiosidad, el sistema incluye un modo de limpieza que se activa pulsando las teclas Fn+Esc. Será ahí cuando conozcas el verdadero poder (y sonido) de los ventiladores.

En cuanto al teclado, tiene un buen recorrido, las luces RGB son configurables a través de su propio software (lo cuál agradezco mucho) pero, como era de esperar, no todo iba a ser perfecto. Este teclado presenta un pad numérico en el lateral derecho, algo que a muchos usuarios puede que les sea de agrado y les facilite el trabajo. Pero, en el día a día, la inclusión de dicho pad hace que el tamaño de todas las teclas tenga que reducirse para «encajar» dentro del chasis y, por ende, tengamos un teclado más concentrado en menos espacio. Por lo tanto, escribir durante un periodo de tiempo prologando se convierte en algo incómodo.

Por otro lado, estamos hablando de un portátil, un equipo portable para poder llevar con nosotros a cualquier lugar. Por peso y por dimensiones, como te decía hace un momento, es un equipo que está más o menos en la media. Sin embargo, el transformador que lo acompaña es quizás demasiado voluminoso y no es tan cómodo de transportar. Por supuesto, podemos llevarnos el equipo sin el cargador pero, si vamos a hacer tareas pesadas, la batería bajará bastante rápido convirtiendo al cargador en algo totalmente imprescindible.

Un hardware muy completo, siempre que elijas bien

La experiencia que transmite este portátil al usarlo es buena en cualquier tarea que puedas hacer en tu día a día desde navegar por internet a reproducir contenido multimedia o redactar algún documento. Pero, ¿qué sucede con las tareas más complejas? Pues, como era de esperar, cumple de igual forma que con las tareas más habituales, pero, hasta cierto punto.

Con este portátil vas a poder usar aplicaciones de edición o fotográficas como Davinci Resolve, Photoshop o Lightroom sin problemas gracias a que posee un hardware competente en todos los aspectos. Además, Gigabyte nos ofrece distintas posibilidades a la hora de comprarlo:

  • Procesador: incluye los procesadores Intel de 9º generación, pudiendo elegir entre el i7-9750H o el i9-9980HK, si queremos mayor potencia.
  • RAM: 8GB/16GB/32GB DDR4 2666MHz.
  • Gráfica: gráficas de NVIDIA que van desde la GTX 1650 hasta la RTX 2080 Max-Q.
  • Almacenamiento: unidades SSD M.2 que parten desde los 256 GB.

Como ves, un conjunto de hardware bastante completo pero que, dependiendo del modelo que elijas, puede hacer que la experiencia sea más o menos positiva. Entiéndeme, con este Aero 15 vas a poder correr cualquiera de las aplicaciones que te comentaba o jugar sin problemas a todos los títulos actuales pero, dependiendo del modelo que elijas o, mejor dicho, de las especificaciones que tenga el modelo que elijas, podrás llevarlo más o menos al límite.

En mi caso, he estado probando uno de los modelos más básicos de este portátil y, aunque he podido jugar a cualquiera de los títulos que le he instalado como Assassins Creed Odyssey o Far Cry 4, en los casos más exigentes no he conseguido llegar a colocar los gráficos a un nivel más alto u obtener las mejores tasas de refresco para jugar.

Por lo tanto, piensa bien las tareas que quieres realizar con este equipo antes de comprar uno u otro modelo a la ligera porque, aunque estamos ante un hardware muy capaz, los números son los que son y cada tarea requiere de unas especificaciones mínimas.

Una pantalla OLED alucinante y poco común

Lo que más me ha llamado la atención al usar este Aero 15 es, sin duda, su pantalla OLED.

Este equipo de Gigabyte monta un panel que, a nivel de especificaciones, es una verdadera pasada: estamos hablando de un panel OLED de 15,6”, con resolución 4K, HDR y, además, tiene la calibración del 100% DCI-P3 y certificación Pantone X-Rite.

¿Qué quiere decir todo esto? Que la pantalla se ve increíblemente bien, que los negros son negros de verdad y que, además, los que nos dedicamos a la edición de vídeo o fotográfica tendremos un conjunto de certificaciones que nos confirman y aseguran que los colores que estamos viendo en pantalla son “reales”, gracias a los procesos de calibración a los que ha sido sometido el panel.

¿Es mejor esta pantalla que una IPS habitual? Pues dependerá de tus propios gustos pero, si prefieres una imagen que tenga colores vivos, buen contraste y de la que puedas confiar a la hora de editar contenido en ella, esta no va a defraudarte.

Después de haber estado estas semanas usando aplicaciones como DaVinci Resolve, Adobe Photoshop o Adobe Lightroom, puedo asegurarte que jamás había probado un panel con tanta calidad en un ordenador portátil con windows.

El portátil para los creadores más perfeccionistas

El Aero 15 es, sin duda, un equipo que no te dejará indiferente. Detalles como el diseño elegante, su potencia o la calidad de imagen de ese panel OLED, son detalles que sin duda disfrutarás si eres un creador de contenido, un fotógrafo, videógrafo o, incluso, un gamer que quiere escapar de esos diseños estrambóticos o de las ferias de colores en las que se convierten los portátiles gaming.

Pero claro, este equipo también tiene sus «peros» como ya te he ido comentando aunque, en mi opinión, el más delicado es el de la mala elección de componentes. Mi recomendación, teniendo en cuenta el público de creadores al que creo que va dirigido este equipo, es que no bajes de 512 GB de almacenamiento y 16 GB de memoria RAM. Y si eres gamer, tampoco escatimes en estos apartados, ya que estos componentes mejorarán tu experiencia más incluso que el aumento de gráfica.

En definitiva, el Aero 15 es un portátil bueno y bonito pero, dependiendo de cómo lo mires, puede que cumpla o no la tercera b: la de barato. El Aero 15 con pantalla OLED puede superar los 2.000 euros si sigues mi recomendación en especificaciones, o más si quieres apostar por alguna mejora en hardware. Y parte de la culpa de este aumento de precio la tiene el OLED, un tipo de panel que no suele ser habitual en ordenadores portátiles.

Así que si quieres lo mejor de lo mejor en imagen, puedes optar por esta opción o, si prefieres un equipo con características muy similares pero más económico, puedes echarle un ojo a nuestro análisis de este otro modelo que también probamos hace unos meses, el Aero 15 sin pantalla OLED.