Realme Watch 2 Pro: un smartwatch (casi) perfecto a precio ajustado

El fabricante realme sigue apostando por nuevos productos fuera de su catálogo de teléfonos móviles. En este caso lo demuestra con el que, hasta ahora, es su mejor smartwatch: el realme Watch 2 Pro. He estado probando este reloj inteligente durante los últimos días y hoy te quiero contar todo lo que necesitas saber sobre él y mi experiencia de uso.

Realme Watch 2 Pro: análisis en vídeo

Diseño para las grandes esferas

Como siempre te comento en los nuevos análisis, déjame que te muestre en primer lugar los principales detalles del diseño de este dispositivo. Y es que, como su propio apellido nos adelante, este Watch 2 Pro es un equipo de grandes características.

Lo que llama más la atención en este apartado es un gran pantalla de 1,75”. Una pantalla a color por supuesto, con un brillo máximo de 600 nits que nos dará la posibilidad de verla perfectamente incluso cuando la luz incida directamente sobre ella. Eso sí, si no eres de llevar relojes de gran tamaño, ya te adelantamos que quizás este no sea la mejor opción para ti.

A través de este panel es donde veremos todos los datos que el reloj puede aportarnos y, como vemos en otros productos de la competencia, podremos personalizarla a nuestro gusto con esferas. Esto es algo que muchos modelos heredaron del Apple Watch y que, al final, se traduce en una ventaja para el usuario. Si dejamos pulsado podremos elegir entre un montón de watchfaces disponibles y, si queremos más, podremos encontrarlas desde su app en nuestro smartphone.

Otros detalles a nivel estético es que tiene un botón en su lateral que nos servirá únicamente para bloquear, desbloquear o apagar el reloj.

Y, si le damos la vuelta nos encontramos con la trasera de este dispositivo, donde se ubican los sensores, el puerto de carga y los enganches para poder cambiar la correa. Respecto al sistema de carga, este está imantado, por lo que será muy sencillo acoplarlo y desacoplarlo de su base.

Por otro lado, hablando de las correas, cuenta con una de silicona con el eslogan “Dare to Leap” del fabricante. Pero, si queremos cambiarla por otra, posee el típico enganche fácil de remover y cambiar. Además, esta pulsera incluye un tope para que el exceso no se salga de la hebilla. Algo simple pero que me ha gustado a nivel de detalle y experiencia.

Experiencia correcta, pero no perfecta

Ahora quiero pasar a hablarte de la experiencia de uso con este reloj inteligente de realme. Y es que para el precio que tiene, que te adelanto que son menos de 100 euros, está en la media de lo que solemos encontrar en el mercado. Aunque eso sí, tiene ciertos detallitos a nivel de software que espero que cambien en futuras actualizaciones.

Manejar este reloj es muy similar al uso que tenemos con otras alternativas. Todo tendremos que realizarlo a través de gestos sobre su pantalla:

  • Si deslizamos desde arriba hacia abajo accedemos al panel de notificaciones. Aquí podremos recibir alertas de WhatsApp, correos electrónicos o, incluso, hasta llamadas. Pero eso sí, sólo podremos ver estas notificaciones, no podremos responderlas porque este reloj no cuenta con micrófono.
  • Haciendo un swipe de izquierda a derecha llegamos al panel de accesos rápidos. Aquí tenemos varias funciones como el modo no molestar, el nivel de brillo, la linterna o el levantar para encender la pantalla. Pulsando directamente sobre estos accesos alteraremos dicho parámetro rápidamente y sin entrar a los ajustes del smartwatch. Que, por cierto, también cuenta con un acceso rápido en este apartado.
  • Por el contrario, deslizando de derecha a izquierda llegaremos a las diferentes pantalla de Widgets o funciones del reloj. Aquí podremos ver nuestra actividad física diaria, ver el registro de nuestro sueño, conocer nuestra frecuencia cardíaca, el tiempo en nuestra zona o manejar la música del teléfono. El orden de estas pantallas podremos alterarlo a través de la app para nuestro smartphone.
  • Por último, si deseas acceder a todas las aplicaciones o funcionalidades del realme Watch 2 Pro, sólo tendrás que hacer un swipe desde la parte inferior de la pantalla. Aquí llegamos a detalles como la medición de la saturación de oxígeno en sangre, control de la cámara del teléfono, la función de encontrar mi móvil o los modos deportivos. Que, por cierto, son más de 90 modos los que tenemos disponibles y donde encontraremos pues deportes de todo tipo.

Me parece que este realme Watch 2 Pro es un smartwatch súper completo, incluyendo las posibilidades de cualquier otro modelo incluso de un precio superior. Podemos seguir nuestra actividad física al detalle porque, además, dispone de GPS integrado y protección IP68 para que podamos mojarlo sin problemas.

La batería es otro de sus puntos fuertes. Según el fabricante, este modelo posee una autonomía de 14 días como máximo. Yo no he podido probarlo durante todo ese tiempo pero, en esta semana de uso que llevo con él, la batería se ha comportado increíblemente bien. No tengo duda que, dependiendo de cómo lo uses eso sí, puede llegar a esos 14 días sin muchos problemas.

También tendremos la posibilidad de recibir notificaciones de la mayor parte de apps del teléfono, aunque eso sí, no podremos responderlas como ya te dije antes. Y todo esto por un precio bastante ajustado de menos de 100 euros.

Pero claro, como cualquier otro dispositivo del mercado, no todo ha sido perfecto en mi experiencia. En este caso, por suerte, creo que todos los detallitos son cosas que se pueden corregir a través de una actualización de Software.

A la hora de navegar a través de la interfaz, a veces noto cierto lag que, sin ser preocupante, está ahí. Mientras he estado usándolo me llegó una actualización que mejoró en cierta parte esto pero, aún así, sigo notando fallitos en la respuesta táctil de vez en cuando.

Por cierto, todas estas actualizaciones llegan a través de la app que usamos para vincular el reloj a nuestro teléfono, ya sea un Android o un iPhone. Aquí tendremos acceso a los datos en profundidad que el reloj es capaz de medir en el día a día, ciertas configuraciones del mismo, el cambio de las esferas como te decía antes y las actualizaciones. Pero claro, esta app tiene ciertos aspectos que mejorar tanto a nivel de estética como, sobre todo, el detalle de que ciertas partes no estén del todo traducidas aunque establezca el español como idioma.

Y lo mismo, aunque bastante más ligero, sucede con ciertos ajustes del reloj. Por ejemplo, si accedemos al apartado de la saturación de oxígeno en sangre para medir el parámetro, la traducción es SaO2 (Sa de saturación) cuando el nombre correcto sería SpO2 aunque lo usemos en español.

O, por ejemplo, aún teniendo activo el levantar para activar configurado (el cuál funciona perfectamente), si toco la pantalla del reloj cuando esta está apagada este no reacciona y estamos obligados a pulsar el botón del lateral o a hacer el propio gesto de muñeca para que se encienda.

Como te decía, son pequeños detallitos para nada demasiado importantes que seguro el fabricante corregirá con futuras actualizaciones del reloj a través de software.

Por lo tanto, si quieres un smartwatch que pueda seguirte el ritmo del día a día sin gastar demasiado, creo que este realme Watch 2 Pro es una buena apuesta que te puede resultar muy interesante. Eso sí, como otros modelos económicos, tiene sus pequeñas limitaciones.

El enlace que puedes ver en este artículo forma parte de nuestro acuerdo con el Programa de Afiliados de Amazon y podría reportarnos una pequeña comisión con sus ventas (sin que influya nunca en el precio que tú pagas). Por supuesto, la decisión de publicarlo se ha tomado libremente bajo criterio editorial de El Output, sin atender a sugerencias o peticiones por parte de las marcas implicadas.