RetroPie es lo mejor que puedes instalar ahora en una Raspberry Pi

RetroPie es lo mejor que puedes instalar ahora en una Raspberry Pi

Pedro Santamaría

Instalar y configurar RetroPie en la Raspberry Pi no sólo es algo muy sencillo y muy interesante si quieres tener un sistema de juegos realmente divertido. También es, ahora mismo, lo mejor que puedes hacer si tiene una Raspberry Pi en un cajón sin usar. Así que, anímate y echa un vistazo a todo el proceso.

RetroPie te permite jugar a miles de juegos retros

Suponemos que ya conocerás RetroPie, es uno de los software más populares para la Raspberry Pi y motivo por el que mucho llegan a conocer esta popular placa de desarrollo. Si por algún casual no es así, te lo explicamos rápidamente.

RetroPie es un software que permite emular distintos sistemas de ocio, desde consolas antiguas como la NES o Master System entre otras, hasta ordenadores como Amstrand CPC o algunas máquinas recreativas. Esto significa que gracias a ello vas a poder acceder a un catálogo de juegos realmente amplio. Y claro, si te gustan los juegos, poder revivir algunos títulos que marcaron la época de los 8 bits y 16 bits es bastante interesante.

Para instalar RetroPie lo único que necesitas es una de estas placas que pueden ser desde la Raspberry Pi Zero hasta uno de los modelos actuales. Es lógico que un modelo más reciente con más potencia de CPU y RAM irá más suelta, pero como ya vimos en nuestro análisis y uso de la Retroflag GPI Case, con la Zero se logra un sistema de emulación bastante interesante.

minirecreativa ital arcade

Elegida la versión de Raspberry Pi que quieras usar, lo siguiente es descargar la última versión de RetroPie. Una vez lo tengas sólo te queda instalarla en una tarjeta SD. Esto, en función del sistema operativo que tengas (Windows, Linux o Mac) tendrás que usar alguna de las aplicaciones disponibles para esta tarea: BerryBoot o Apple Pi Backer. Hay más opciones, pero si no tienes conocimientos avanzados estas herramientas son muy fáciles de usar.

A partir de ese momento, con todo instalado, sólo tienes que iniciar el sistema. Ahora conecta un teclado y ratón para poder configurar accesorios que te serán imprescindibles o muy útiles para jugar más cómodamente: un gamepad o varios si quieres jugar con alguien más. Cualquier mando con conexión USB va a funcionar sin problemas con la Raspberry Pi y RetroPie. Eso sí, según a qué sistema vayas a jugar necesitarás más o menos botones. Aunque lo norma será usar mandos más actuales que ya cuentan con una buena cantidad de botones.

Juegos para RetroPie

Retroflag GPi CASE

Si te estás preguntando dónde conseguir juegos para RetroPie, la respuesta está en Google. Con sólo buscar aquellos juegos de los sistemas soportados ya encontrarás multitud de páginas. Si quieres empezar por alguna, prueba con MAMEdev.org.

¿Fácil o complicado? Creemos que es fácil si tienes cierta soltura con todos estos procesos de formateos, instalación y accesos remotos a un dispositivos a través de una conexión FTP. Aunque a la hora de copiar los juegos en la tarjeta SD hay distintos métodos. Lo importante es que, ahora que por desgracia puede que tengas más tiempo en casa, instalar RetroPie es una gran idea.