Usa tu router cómo unidad de almacenamiento en red

La mayoría de routers actuales ofrecen una opción que no todos los usuarios conocen y podría resultarles especialmente útil. Tanto que algunos podrían incluso dejar de plantearse la idea de adquirir un NAS. Porque estos dispositivos dan opción de crear tu propio sistema de almacenamiento en red y servidor multimedia. Y sí, es algo mucho más sencillo de lo que puedas imaginar. Así que te vamos a contar cómo hacerlo.

Para qué sirve ese puerto USB del router

Al router de casa no se le suele prestar mucha atención. Y es cierto que los modelos que ofrecen la mayoría de operadores no son nada del otro mundo, pero la mayoría de ellos ya ofrecen algo tan básico como incluir el cable de red en la caja. Nos referimos a la integración de uno o varios puertos USB. Estos de inicio se suelen usar para conectar dispositivos como impresoras, para poder usarlas en red si necesidad de conectar a ningún en equipo en particular o en aquel desde el cual queremos imprimir.

No obstante, no es el único uso que se le puede dar, la mayoría de los sistemas que integran dan opción para crear una unidad de almacenamiento en red e incluso servidor multimedia. De ese modo, desde un ordenador o reproductores normalmente compatibles con la tecnología DLNA se puede acceder a dicho contenido para reproducirlo de forma remota.

Así que, sin saberlo en casa ya tienes un dispositivo capaz de almacenar y compartir contenidos como series y películas a otros dispositivos con sólo tener la aplicación adecuada. Y eso es muy útil, tanto que te puede incluso ahorrar dinero al no tener ya la necesidad de adquirir un NAS para estas mismas funciones

Cómo crear un servidor multimedia con tu router

Para crear un servidor multimedia o unidad de alamcenamiento con tu router sólo debes asegurarte de que tienes dichas opciones disponibles desde su propio software. Una vez hecho el siguiente requisito será conectar una unidad de almacenamiento externo USB. Aquí lo ideal es un disco duro, pero puede servirte un simple pendrive si lo único que necesitas es compartir algo puntual.

Este proceso de activación y configuración de estos servicios es muy sencillo, aunque dependerá del software de cada modelo el dar con la ubicación exacta de cada opción. Aún así, para que te sirva de ejemplo, aquí lo hacemos con uno de los routers de AVM, los Fritz!Box.

Lo primero que necesitas es acceder a la interfaz web, puede que tengas aplicación propia también, pero siempre es más sencillo recurrir a tu navegador e introducir la dirección IP asignada al router. Esta suele ser del tipo 192.168.178.1 o 192.168.1.1. De todos modos, si usas Windows o Mac es tan fácil como hacer lo siguiente:

  • En Windows, entra al símbolo del sistema (busca CMD y pulsa ultra) y ejecuta el comando ipconfig. Cuando le des a intro verás un mensaje con Puerta de enlace predeterminada. Los números que ves a continuación es la IP de router.

  • En macOS simplemente ve a las preferencias del sistema > Red y sobre el adaptador (WiFi o Ethernet) verás la IP de Router.

Ahora que ya tienes la IP, escríbela en tu navegador y pulsa enter. Verás que carga la interfaz del router y tienes dos campos en los que debes introducir el usuario y la contraseña. Si nunca lo has hecho es probable que por defecto tengas las que el fabricante asignó. Si no tienes las instrucciones, simplemente haz una búsqueda con el modelo de tu router y los términos usuario y contraseña por defecto. Verás que aparecen varios resultados o paginas donde indican cuáles son. Lo más habitual admin/admin admin/root…

Una vez dentro de tu router deberás buscar el apartado que hace referencia a dicho puerto USB o a la opción de conectar dispositivos USB, servidor de medios, etc. Esto, nuevamente, dependen de la interfaz de usuario del propio router, pero no es para nada complicado.

Una vez dentro de dicho apartado, lo único que tendrás que hacer es activar la opción. Previamente habrá de conectar la unidad USB que quieras utilizar. Nuestra recomendación es que, aunque puede ser un simple pendrive, lo ideal es que sea un disco duro con suficiente capacidad y si no requiere adaptador de corriente mejor, por el hecho de ahorrarte conectar un cable extra.

Respecto al formato, tienes que tener en cuenta que debe poder ser leído por el software del router, así que lo ideal para evitar problemas de almacenamiento con archivos grandes es usar ExFat. Además, este formato te permite conectarlo tanto a equipos Windows como macOS y Linux y copiar nuevos archivos o eliminarlos en el disco duro. Por si quieres hacerlo así en lugar de forma remota. Es más, podrías usar ese disco incluso conectándolo directamente a un Smart TV o reproductor multimedia. Para darle formato ExFat tanto en Windows como en Mac podrás hacerlo fácilmente.

Ahora conecta el disco al router y el siguiente paso es buscarlo en las ubicaciones en red de las diferentes aplicaciones y dispositivos que puedas usar para ello. Por ejemplo, en los Smart TV los reproductores multimedia detectan todo dispositivo conectado y con soporte DLNA, en teléfonos móviles más o menos igual y en ordenadores en el apartado de dispositivos en red debería aparecer. Esto último es así porque lo normal es usar el protocolo SMB, uno de los más compatibles con cualquier sistema.

Disco duros para usar con tu router

Los discos duros que vas a poder usar con tu router son prácticamente todos, con tal de que no necesiten ningún extra de potencia, la que le suministrará el propio puerto USB será suficiente. Aún así, los de 2,5″ son los más idóneos por tamaño y también por esa misma cuestión de necesidades a nivel de corriente.

Sí te diríamos que intentes que la capacidad no sea excesiva. A fin de cuentas no es un NAS y el acceso a la información se puede demorar con respecto a otras soluciones. De modo que capacidades de 1 o 2 TB suelen ser más que recomendables para poder tener diversos contenidos multimedia como series y películas.

Una alternativa al NAS

Los NAS son dispositivos muy versátiles y con multitud de opciones que van más allá de almacenar datos a los que se pueden acceder de forma remota. En ellos puedes configurar copias de seguridad, crear un servidor web, bases de datos, sistemas de almacenamiento fotográfico como Google Fotos, servidor multimedia, servidor de podcasts, etc.

El único problema es que requieren conocimientos y una inversión que a veces resulta demasiado para mucho usuarios que sólo quieren almacenar y compartir dentro de una red local contenidos multimedia. Por tanto, conocer esta opción de los routers actuales es interesante. Y como has podido ver, no es para nada compleja de configurar. Así que ya sabes, acércate a tu router y mira si tiene puerto USB. Si es así, accede a su configuración y empieza a disfrutar un poco más de sus posibilidades.