Xiaomi Mi Band 6, más deporte y más pantalla ¿merece la pena?

Desde hace ya bastante tiempo, la pulsera de actividad de Xiaomi sigue coronando el mercado de este tipo de dispositivos. Un equipo para aquellos que quieren recibir notificaciones, controlar ciertos aspectos de su estado físico y todo esto, cómo no, sin depender de productos de gran tamaño o un precio elevado. Un año más, el fabricante chino ha renovado su catálogo con una nueva actualización que incorpora pequeñas mejoras que la hacen aún más interesante. He podido probar la nueva Xiaomi Mi Band 6 y hoy quiero contarte mi experiencia, además de comentarte si merece la pena o no comprarla o ir a por un modelo inferior.

Xiaomi Mi Band 6: análisis en vídeo

Una Mi Band con más pantalla

Lo primero de lo que quiero hablarte es, obviamente, del diseño. Como te podrás imaginar si has seguido la historia de esta pulsera de actividad, los cambios no han sido demasiado grandes respecto a la anterior. Es más, el año pasado con la Mi Band 5 ya te mencionamos que estéticamente no existían demasiadas novedades. Y, una vez más, los cambios son ligeros pero más llamativos que el año pasado.

Ahora tenemos un panel más grande, que llega hasta las 1,56″, manteniendo la tecnología AMOLED y los mismos 450 nits de brillo máximo. Puede que este valor no sea demasiado elevado para esos momentos del día de máxima luz en los que, al incidirle directamente sobre el panel, veamos la pantalla un poco menos pero tampoco es nada dramático.

Lo que sí llama mucho la atención en esta nueva Mi Band 6 es la pérdida del mítico botoncito en la parte inferior del panel. Esto hace que el panel crezca en porcentaje de aprovechamiento, teniendo ahora una pantalla mucho más llamativa y usable. Por lo tanto, ahora tendremos que usar los gestos sí o sí para retroceder a través del panel, con un swipe de izquierda a derecha para volver atrás.

Dicho esto, una duda que me surgió con este aumento del tamaño de pantalla era si seguiríamos pudiendo aprovechar las bandas del modelo anterior con esta nueva Mi Band. Hablando de dimensiones, este modelo más actual tiene 47,4 x 18,6 x 12,7 mm, mientras que su antecesora tenía 46,95 x 18,15 x 12,45 mm. Después de haber probado directamente a intercambiar sus bandas, puedo afirmar que al menos los modelos de silicona se podrán usar perfectamente a pesar de no ser exactamente iguales en tamaño.

Por último, quería mencionarte que la parte trasera de esta banda sigue siendo exactamente igual que la anterior. Es decir, aquí nos encontramos con el módulo de los sensores (que ahora están agrupados de diferente manera, eso sí), junto a los dos puntos de carga que funcionarán con el mismo sistema magnético que presentó la Mi Band 5.

Xiaomi Mi Band 6: más deportiva que nunca

Déjame que ahora te hable de lo que incorpora internamente esta pulsera, de sus funcionalidades. Lo cierto es que, una vez más, es bastante similar a el modelo anterior en este apartado. Pero, este año el fabricante chino ha querido dar un plus más a aquellos usuarios amantes del deporte.

Como te mencionaba hace unas líneas, en este caso tendremos que usar los gestos de manera exclusiva para desplazarnos a través de la interface. Al igual que ya se incorporó en la Mi Band 5, si hacemos swipes horizontalmente cambiaremos entre diferentes pantallas en las que veremos el tiempo, el control de la música o la pantalla de inicio. Y hablando de este panel, volvemos a contar con la posibilidad de personalizarlo a nuestro gusto por módulos al estilo Apple Watch.

Luego, si deslizamos de arriba hacia abajo (o al contrario) en el panel, accederemos a todas las funcionalidades que posee esta pulsera de actividad. Entre ellas contamos con:

  • Control de la frecuencia cardíaca las 24 horas.
  • Creación de alarmas y recordatorios.
  • Monitorización del estrés y la actividad física diaria.

  • Medición de la saturación de oxígeno en sangre (SpO2). Esta es precisamente una de las grandes novedades del modelo actual. Un valor que viene muy bien para aquellos apasionados del deporte pero que, además, es de vital importancia controlar en los momentos que estamos viviendo por el COVID-19.
  • Monitor del sueño. Ahora con valoraciones de la calidad de respiración, modo siesta y sueño REM.
  • Control de la cámara del teléfono remotamente.

Otro aspecto que ha sido mejorado es el de los modos deportivos. Hasta ahora contábamos con 11 diferentes, entre los que estaban actividades como: andar, correr, ciclismo o natación en piscina. Pero, en la Mi Band 6, llegamos hasta los 30 modos de actividad física con novedades como: baile, HIIT, estiramientos, baloncesto, lucha libre o patinaje. Por lo tanto, se convierte en una apuesta aún más interesante para los amantes de realizar deportes de todo tipo. Por supuesto, seguimos contando con la protección al agua a 5 ATM, por lo que podremos usarla como ya te he mencionado sin ningún problema en la piscina o para ducharnos con ella.

Toda esta implementación deportiva, sumado al aumento de su pantalla, harán que la batería se vea afectada si abusamos de todo esto. Esta nueva pulsera cuenta con los mismos 125 mAh que el modelo anterior y Xiaomi sigue prometiendo que, en condiciones normales con un uso habitual, esta seguirá durando unos 15 – 20 días.

¿Merece la pena comprar la Mi Band 6?

Llegados a este punto, y después de haberte contado todo lo que incorpora esta pulsera de actividad, esta será la pregunta que estará pasando por tu mente en estos momentos. Antes contarte mi opinión, permíteme que te cuente un último detalle clave: el precio.

Un año más, la Xiaomi Mi Band 6 sigue apostando por aportar mucho sin dejar de ser un equipo económico. Este modelo tendrá un precio oficial de 44,99 euros, y podremos adquirirla tanto en su web oficial como en Amazon España. A estos puntos de venta se le sumarán, además, establecimientos como Decathlon, El Corte Inglés, Fnac, Alcampo, Carrefour, MediaMarkt, Worten y The Phone House.

Pero claro, ¿son suficientes las novedades para decantarse por este nuevo modelo? La conclusión a la que he llegado después de probarla es que, si eres usuario de la Band 3 o 4 u anteriores, la respuesta es un rotundo sí. Ganas en especificaciones, funcionalidades y en tamaño de pantalla. Sin embargo, si tienes la Mi Band 5 y no sabes si cambiarla por esta, sólo lo haría en el caso de que seas un perfil muy deportista o, si conocer la saturación de oxígeno en sangre (SpO2) es importante para ti.

El enlace que ves en este artículo podría generarnos una pequeña comisión por su venta (sin que afecte al precio que tú pagas), ya que pertenece a nuestro acuerdo con el Programa de Afiliación de Amazon. Aún así la decisión de publicarlo se ha tomado libremente, sin atender a ningún tipo de petición por parte de las marcas mencionadas.

¡Sé el primero en comentar!