Kobold VR300: La Thermomix de las aspiradoras inteligentes

Kobold VR300: La Thermomix de las aspiradoras inteligentes

Daniel Espla

Si nombro la marca de Thermomix seguramente te suene de algo pero, y si te menciono a Kobold. Puede que esta empresa no te suene demasiado, o al menos no tanto como la anterior, pero ambas pertenecen a la misma familia de Vorwerk pero se dedican a cosas diferentes: una hace robots de cocina mientras que la otra fabrica aspiradoras. Y precisamente hoy te quiero hablar de uno de estos gadgets. He estado probando el robot aspirador Kobold VR300 y hoy te cuento mi experiencia con él.

Kobold VR300 análisis en vídeo

Robot aspirador: específico vs polivalente

Desde que se puso de moda el uso de los robots inteligentes en casa, he tenido la suerte de probar diferentes tipos de estos equipos. Desde aquellos cuyo funcionamiento se basaba en andar hacia delante hasta chocarse con algo y rectificar, otros algo más inteligentes donde ya se incluían ciertos sensores o, incluso, robots con una tarea exclusiva como aspirar o fregar y otros más polivalentes que hacían ambas tareas.

Y este es justo el caso del VR300, ya que se trata de un robot centrado únicamente en la tarea de barrer y aspirar. ¿Es mejor este tipo de equipos o debería optar por algo más polivalente? Eso es justo lo que me pregunto cada vez que pasa por mis manos un robot con estas características y lo que en este análisis te quiero responder. Pero no adelantemos acontecimientos y veamos primero todo lo que ofrece el Kobold VR300.

En la limpieza también importa el diseño

Uno de los aspectos importantes de este tipo de equipos es su diseño y los accesorios que lo acompañan. En función de su forma y altura podrá acceder a los diferentes puntos de tu casa para limpiarlos con mayor o menor facilidad. El VR300 tiene forma de «D», lo que le facilitará el acceso a las esquinas comparado con otros modelos con forma totalmente circular. Además, la altura también juega a su favor con sus 9 centímetros desde el suelo.

En cuanto a los componentes, en su caja le acompañan:

  • Cepillo principal: este es el encargado de recoger la mayor parte de la suciedad con sus 1.800 revoluciones por minuto a pleno funcionamiento.
  • Cepillo lateral: aunque también recoge todo lo que se encuentre por su camino y facilita e trabajo al principal, este cepillo es fundamental para la limpieza de rincones y lugares de difícil acceso.
  • Depósito de suciedad: donde se almacena todo el polvo, pelos y, en definitiva, toda la suciedad que el robot vaya capturando a su paso. Este dispone de una capacidad de 0,53 litros.
  • Filtro del depósito
  • Base de carga

A todo esto lo acompañan sus más de 15 sensores que le permiten navegar de forma precisa e inteligente. Sensores ultrasónicos e infrarrojos con los que podrá esquivar obstáculos como puertas, muebles o incluso escaleras sin ningún tipo de problemas y seguir con su tarea de limpieza.

Pocas pegas, por no decir ninguna, puedo ponerle en este aspecto al VR300 durante mis pruebas. Mi casa es una vivienda estándar con una decoración estándar, con puntos de más fácil acceso y otros más complejos. Este robot ha pasado sin problema por todos ellos, limpiando bajo la mesa y rincones dejando todo bastante limpio. En mi caso no dispongo de escaleras, pero si que he podido comprobar que detecta una gran parte de los obstáculos sin problemas y los esquiva fácilmente. Eso sí, como al resto de este tipo de equipos, se le siguen resistiendo aquellos de menor tamaño como los cables o las patas de un tendedero portátil por ejemplo.

Creación de mapas y modos de limpieza

Otro aspecto fundamental de estos equipos hoy en día es la posibilidad de manejarlos desde nuestro propio smartphone. En esta ocasión, Vorwerk tiene una app bastante sencilla e intuitiva en la que podremos crear los mapas, cambiar entre los distintos modos de limpieza, crear límites y otras cosas interesantes.

Lo primero que debemos hacer es sincronizar nuestro robot con la app, algo muy sencillo si seguimos los pasos que esta misma nos irá indicando. Una vez dentro, deberemos crear al primer mapa de nuestro hogar. Pero no será el único que este aspirador podrá memorizar, ya que, si disponemos de una casa con varios pisos desde la aplicación podremos hacer que este memorice todos ellos pulsando sobre «añadir mapa».

Ahora sí, tendremos a nuestra disposición todas las posibilidades de la que nos brinda esta app. En ella podremos:

  • Dividir nuestra casa por habitaciones o grupos de estancias: Gracias a esta funcionalidad podremos decirle al VR300 que limpie de forma puntual una habitación o grupo de habitaciones, sin necesidad de completar todo el mapa de nuestra casa. En mi caso, he creado un grupo de 2 habitaciones incluyendo el salón y la cocina con el nombre «Diario» para que sean las que el robot pase cada día. Todo esto podremos hacerlo desde el menú «Zona de limpieza».
  • Limitar el acceso virtualmente: en este mismo menú donde podremos crear las diferentes estancias es donde tendremos la posibilidad de agregar límites virtuales por los que el robot no pueda pasar. De esta forma, si tienes un lugar de tu casa con cables siempre sueltos o pequeños objetos, este límite hará que la limpieza del robot no sea una odisea diariamente.

  • Programar limpiezas: esto no es algo innovador dentro del mercado de estos gadgets para el hogar. Podremos crear horarios para que la aspiradora se accione y limpie nuestra casa. Pero, lo mejor de este modelo es que podremos seleccionar diferentes zonas de limpieza en función de los programas que creemos. Un ejemplo de todo esto podría ser crear una programación para que de lunes a viernes limpie ese grupo de «Diario» y luego, el fin de semana, establecer otro programa para que haga una limpieza completa de la casa.
  • Cambiar entre diferentes mapas guardados.

  • Realizar una limpieza puntual: si necesitas que el aspirador de Kobold pase solamente por un lugar puntual o requieres una limpieza más profunda, puedes usar esta funcionalidad. Desde el menú correspondiente puedes elegir entre las diferentes opciones que nos da (como el modo ECO para un trabajo más silencioso, la limpieza con doble potencia o una zona puntual de 4 x 4 metros) y accionarla pulsando en «Empezar». Eso sí, esto deberías combinarlo con la opción de limpieza manual o usar el asa de transporte para llevarla a la zona en la que necesitas que trabaje puntualmente.

  • Consultar el estado de la batería y alertas: desde esta aplicación podremos ver el nivel de batería que tiene nuestro robot. Además, recibiremos una notificación si necesita que le vaciemos el depósito, si se ha atascado o cada vez que termine su trabajo y vuelva a la base.

De vuelta a casa para cargar pilas

Y ahora que mencionaba la base de carga, hablemos de un punto vital de los robot aspiradores: su autonomía. El Kobold VR300 tiene una autonomía que, según Vorwerk, es capaz de aguantar a pleno rendimiento durante 60 minutos. Y, si seleccionamos el modo ECO, llegaría hasta los 90 minutos limpiando una superficie de hasta 120 m².

¿Cumple esto en el día a día? Pues la verdad es que de forma casi milimétrica. Mi casa tiene unos 37 m² de superficie hábil quitando el espacio que ocupan los muebles, espacio que este aspirador tarda en limpiar unos 50 – 60 minutos sin tener que pasar por la base de carga y a máxima potencia (sin contar la limpieza doble del modo puntual). Por lo tanto, puedo afirmar que cumple lo que promete en términos de autonomía.

Por otro lado, algo que me gustaría destacar respecto a la base de carga es su sistema de «conexión» con el robot. Hasta ahora, todos los modelos que había probado contaban un un sistema de pines o pequeñas placas tanto en el aspirador como en la base, lo que en ocasiones hacía que este equipo fallara al volver a ella.

Sin embargo, el VR300 tiene dos amplias tiras en la base y otras dos en el propio cuerpo, lo que facilita muchísimo esa «vuelta a la base» del robot. Además, creo que el método de acercamiento a ella es útil y gracioso a partes iguales, ya que, el aspirador empieza a «culear» marcha atrás hasta que detecta que se ha conectado a la base. Esto puedes verlo en más detalle en nuestra review en vídeo que te dejé al comienzo del artículo.

Una gran opción a un alto precio

Por todo esto, y tras mis pruebas durante las últimas semanas, creo que el robot Kobold VR300 es una opción increíblemente buena si lo que buscas es la máxima calidad en la limpieza de tu hogar. Además, es capaz de sortear obstáculos gracias a su sistema de sensores a trabajar correctamente sobre superficies como madera, losas o incluso por alfombras de pelo corto y largo (existe un límite que puedes consultar en el manual de usuario).

Pero claro, ya sabemos lo que sucede cuando encontramos algo específico y que realiza su trabajo al máximo nivel, que el precio aumenta. Este modelo tiene un valor de 899 euros si lo adquieres en la web del fabricante y de 799 euros en Amazon a través del siguiente enlace:

¿Merece la pena pagar este precio? Si buscas la mejor experiencia de limpieza y te lo puedes permitir, es una compra recomendada en mi más sincera opinión. Pero, si lo que buscas es una opción más polivalente que barra y friege penalizando ciertos detalles, quizás esta no sea el modelo más adecuado para ti.