Calibra tu monitor y sácale el máximo partido

Calibra tu monitor y sácale el máximo partido

Pedro Santamaría

Ya sea para ocio o para tareas profesionales como la edición de vídeo, fotografías o diseño gráfico, el calibrado de pantalla es fundamental. Esto te permite disfrutar de la máxima calidad de imagen que es capaz de ofrecer tu pantalla. Pero cómo se hace, eso es lo que vamos a ver. Cómo calibrar tu monitor con y sin necesidad de hardware específico.

Qué es la calibración de pantalla

La calibración de pantalla es el proceso que permite ajustar los valores de brillo, contraste y color a niveles óptimos. Gracias a esto te aseguras de sacarle el máximo partido tu monitor sin importar qué actividad vayas a realizar: ver series y películas, jugar a vídeojuegos y trabajar profesionalmente en temas de fotografía, vídeo o diseño.

Este proceso, aunque no es imprescindible debido a que todos los fabricantes ya realizan una calibración previa, sí que resulta muy recomendable. Porque aún partiendo de una calibración de serie adecuada, con el paso del tiempo o por las condiciones lumínicas de tu entorno de ocio o trabajo se puede ver afectada.

Así que, si te interesa saber cómo hacer esta calibración de pantalla, tanto con hardware específico como sin él, sigue leyendo. Porque te vamos a explicar de forma sencilla en qué consiste todo el proceso.

Calibración con colorímetros

Un colirímetro o calibrador de pantalla es una herramienta capaz de identificar el color y matiz capaz de ofrecer una pantalla, además de los niveles de brillo. Gracias a eso y un software específico, son capaz de establecer cuál es o sería el mejor valor de cada uno de estos apartados relacionados con el brillo, color y contraste para que tu pantalla ofrezca su mayor rendimiento.

En el mercado hay una amplia variedad de calibradores de pantalla y si te dedicas profesionalmente son la mejor opción. En primer lugar porque su precisión y resultados no están sujetos a la percepción del usuario. Y en segundo, porque al ser un proceso que tendrás que repetir para cierto tiempo, es mejor hacerlo con uno de estos dispositivos.

Aunque hay muchas opciones, si lo que buscas son opciones fiables y con un buen precio, entonces estas dos que te mostramos a continuación son las más interesantes. Una es de X-Rite y la otra de Datacolor. Ambas son compañías que llevan mucho tiempo en esto de la calibración de imagen, por lo que tiene experiencia y ofrecen grandes resultados.

X-Rite i1Display Studio

X-Rite es una marca especializada en temas de color desde hace años. Sus calibradores son muy populares y prácticamente hay una opción para todo tipo de usuarios. Si tu intención es tener una calibración adecuada sin invertir mucho, el i1Display Studio es una buena opción.

Su software ofrece dos modos. Por un lado está el básico para usuarios con menos conocimientos. Estos son guiados a través de un asistente. Con un software muy sencillo, que ofrece desde un modo básico para usuarios con menos conocimientos y que son guiados a través de un asistente.

SpyderX Pro

SpyderX Pro es otra de las opciones a buen precio que puedes encontrar si quieres la mejor calidad de imagen y no invertir demasiado. Esta versión es bastante fiable, su software es fácil de utilizar y en cuestión minutos tendrás tu pantalla perfectamente calibrada.

Cómo calibrar tu pantalla sin necesidad de calibrador

Usar un calibrador ya te hemos dicho que es la opción ideal. Si quieres asegurarte de sacar la máxima calidad, hazte con uno. Pero en el caso de que no puedas comprarlo o no te interese ahora mismo, te vamos a mostrar cómo hacerlo mediante el uso de algunas aplicaciones. Lógicamente tendrás que fiarte de tu ojo, pero si no es para temas profesionales puede ser más que suficiente.

Tanto Windows como Mac ofrecen sus propias herramientas para la calibración de imagen. En el caso del primero, en Windows 10, usa el buscador y escribe Calibración de color o ver a Panel de control > Pantalla > Apariencia y personalización. Una vez ahí, sigue las indicaciones de su asistente y podrás calibrar de forma más precisa tu monitor.

En macOS tienes que ir a Preferencias del sistema > Pantalla y luego le das a la opción de Color. Si te fijas, cuando le des al botón Calibrar ya comenzará todo el proceso guiado para ajustar la imagen de forma correcta.

Estas dos herramientas están bien aunque son básicas. Si quieres algo más avanzado y preciso, hay otras aplicaciones que ayudan a tener una mejor representación:

  • Calibrize 2.0 es una aplicación para la gestión y calibración de color. Esta es sólo válida para ordenadores Windows, pero es una muy buena opción si no quieres recurrir a un calibrador
  • Display Tuner es otra opción, también gratuita para uso no comercial, con la que podrás calibrar tu pantalla. Sólo para ordenadores Windows
  • DisplayCal es una utilidad que sí podrás ejecutar en macOS además de Linux y Windows. Podríamos decir que es nuestra primera recomendación
  • SuperCal es exclusiva para macOS y funciona también muy bien

Con cualquiera de estas aplicaciones y sin necesidad de una hardware específico podrás mejorar la calidad de imagen de tu monitor. Eso sí, ten en cuenta estas recomendaciones:

  • Asegurarte de tener los últimos controladores de la tarjeta gráfica de tu equipo
  • Enciende la pantalla unos 15 o 30 minutos antes de empezar
  • Coloca la iluminación de la habitación como normalmente suele estar
  • Evita posibles reflejos o fuentes de luces que puedan afectar al proceso

Listo, aunque será una calibración muy personal, si sigues las indicaciones que estas aplicaciones ofrecen verás cómo cambia y mejora la experiencia de uso en todo tipo de aplicaciones e incluso videojuegos.