GoPro Max, análisis: una de las mejores y más divertidas cámaras 360

GoPro Max, análisis: una de las mejores y más divertidas cámaras 360

Pedro Santamaría

La GoPro Fusion supuso el primer acercamiento de la marca al terreno de las cámaras 360 y, aunque tenía aspectos a mejorar, fue un buen producto. Ahora, con la GoPro Max han dado un par de pasos al frente y colocan en el mercado una cámara muy interesante y, sobre todo, divertida. Durante unos días la he podido probar y esto es lo que me ha parecido.

GoPro Hero Max, ahora más pequeña

Las cámaras 360 no han llegado a despuntar como muchos fabricantes hubiesen querido, de ahí que prácticamente GoPro e Insta360 hayan sido los únicos que han seguido ofreciendo soluciones a las que cualquier usuario podría optar. Porque no son sistemas realmente caros y sus opciones son muchas, pero vayamos con el diseño primero.

Lo primero que llama la atención de la GoPro Max es que es más pequeña que la anterior GoPro Fusion. Para ser exactos, un 20% más reducida en tamaño y, por tanto, un 33% más ligera. Esto se nota y se agradece, sobre todo cuando la vas a usar colocada en un casco u otros sitios distintos a un trípode o soporte de mano.

Fabricada con materiales de gran calidad, con ese tacto algo gomoso ya característico de la marca y con una serie de detalles enfocados a mejorar el diseño y usabilidad, los aspectos más destacados son:

  • La tapa lateral sigue dando acceso a la batería y puerto USB C, pero ahora vemos que sólo hay una única ranura para tarjeta microSD.
  • El enganche para colocar los soportes de GoPro está integrado en el propio cuerpo de la cámara, evitando así el uso de jaula.
  • Sigue siendo resistente al polvo y al agua.
  • Se ha integrado una pantalla táctil panorámica muy útil para facilitar la configuración y previsualización de lo que se va a capturar o ha capturado.

Por lo demás, en estos días de uso la sensación con todo lo relacionado con su diseño, construcción y resistencia me ha parecido muy positivo. Es más, comparándola con otras opciones, la GoPro Max me parece la más robusta. Por lo que, si buscas una cámara que aguante bien todo tipo de usos y situaciones (siempre con límites), apuesta por ella. Además, incluye un par de protectores para las lentes, para esas ocasiones donde podrían sufrir más.

Experiencia de uso mejorada

Dejemos a un lado los temas de diseño, fácilmente apreciable en las imágenes, y hablemos de la experiencia de uso. Mi gran queja con respecto a la Fusion fue el tiempo que requería el proceso de «cosido» y creación de los vídeos 360. Si no tenías un equipo potente, el flujo se hacía lento y muy pesado. Además, cada lente capturaba en una tarjeta micro SD independiente, lo que sumaba inconvenientes.

En esta GoPro Max todo eso ha cambiado. Al tener una única micro SD el material queda grabado en una sola tarjeta. Además, la propia cámara ahora es capaz de realizar el proceso de «cosido», liberando al teléfono o PC de dicha tarea. Por lo que compartir el material en redes es mucho más rápido y directo. 

Hablando de las aplicaciones, tanto la de dispositivos móviles como la de sistemas de escritorio, estas ofrecen opciones muy completas y el único inconveniente es que tendrás que dedicar un rato hasta entender cómo funciona el sistema de keyframes.

Estos se usan cuando aprovechas la grabación 360 para crear un vídeo convencional y quieres elegir cualquiera de los ángulos que se captura. Algo que, por ejemplo, da opción a tener una especie de multi cámara a pesar de haber grabado con una única cámara.

Junto a todo eso más las distintas opciones a la hora de exportar el material, pudiendo elegir resolución de salida, relación de aspecto, etc., la GoPro Max me ha resultado una cámara muy divertida y con la que se pueden lograr resultados creativos muy llamativos.

Y no sólo gracias al material 360, también al resto de modos que acompañan a la cámara como TimeWarp o PowerPano (panorámicas de 270º) y esa super estabilización Max Hypersmooth. En líneas generales, la GoPro Max es una cámara mucho más cómoda en todos los sentidos y con una experiencia de uso mejorada.

Calidad de imagen y sonido

Por procesador y mejoras propias de los sensores, la calidad del vídeo de la GoPro Max mejora respecto a la Fusión. Aún así, hay que tener en cuenta algunas limitaciones y cómo afecta el uso de los lentes super gran angulares.

Aunque la GoPro Max graba vídeo 360 a resolución 5.7K debes saber que es la total, la del vídeo esférico. Cuando se reproduce, el visor no muestra dicha resolución sino que baja. Por eso, junto a la distorsión de la lente, se pierde un poco de calidad. Aunque comparado con otras soluciones similares en precio me da la impresión de estar algo por delante.

Si usas la función de cámara de acción o la opción de elegir un ángulo concreto del vídeo 360 has de saber que: en el primer modo la resolución máxima será de 1080p en formato 16:9 o 1440p en formato 4:3; y en el segundo, la selección de ángulo genera de forma nativa un vídeo a resolución 1080p, aunque se puede exportar a un 4K (convertido). ¿Recomendable? Pues deberás probar, aunque no hará magia.

Respecto a temas como exposición y color, aquí tienes opción de elegir un perfil de color de GoPro o plano, para poder editar y tener algo más de opciones. En líneas generales me gusta y maneja bien la mayoría de situaciones.

Por último, la captura de sonido 360 o estéreo es buena, pero según las opciones activadas puede que notes que hay ciertos ajustes cuando hay viento y que afectan a los niveles de grabación. Para grabar el audio ambiente o una reunión puede resultar interesante, aunque no para un trabajo donde se requiera y busque la mayor calidad posible.

GoPro Hero Max, una cámara que merece la pena

La GoPro Hero Max va a seguir siendo una cámara para un público muy particular. Pero eso no quita que piense que se trata de una de las cámaras más divertidas que puedes encontrar en el mercado. Muy similar a lo que ofrecen propuestas como la Insta360 One X o la reciente Insta360 One R que pudimos analizar también. Los puntos fuertes del modelo de GoPro para mi son:

  • Trabajar con el material, tanto en la app del móvil como la versión escritorio, es mucho más fácil. También con aplicaciones como Final Cut Pro X.
  • La opción de seleccionar ángulos es lo mejor junto al sistema de estabilización.
  • Calidad de vídeo alta.
  • Resistencia al agua.
  • Uso de una única tarjeta SD.

El siguiente paso debería ser mejorar la autonomía de uso. No está mal, pero sí es cierto que el grabar con dos sensores consume más y se nota. Pero, dejando eso a un lado, me parece una cámara muy recomendable si estás buscando una solución capaz de grabar vídeo en 360 grados.