Guía para elegir el mejor monitor curvo para jugar

Isaac García

Si juegas a menudo, seguramente has pensado en comprar uno de esos monitores curvos tan chulos que aparecen en los anuncios que te persiguen mientras navegas. Si es así, estás de suerte, porque te traemos una guía completa de lo que debes tener en cuenta al comprarlos, además de una preselección de algunos de los mejores monitores curvos para que aciertes siempre.

¿Monitores curvos para jugar sí o no? ¿Qué debes tener en cuenta? ¿Qué significan todas esas características incomprensibles que aparecen cuando buscas uno?

Tranquilo que te vamos a responder a todas las preguntas que tienes sobre monitores curvos en esta guía completa, rápida y sencilla, además de darte varias opciones excelentes.

Vamos a ello, empezando por la pregunta más importante.

¿Merecen la pena los monitores curvos para jugar?

En general, si el monitor es de buena calidad (veremos qué hará que sea así) y si usas el ordenador para jugar principalmente, entonces sí, merece la pena y te vamos a decir por qué. Pero antes, una advertencia.

Si el uso principal de tu ordenador es otro, como programar, diseñar o escribir, y apenas lo usas para jugar en unos pocos ratos libres, entonces elige un monitor plano.

La distorsión de los ángulos y los colores que produce la curva te va a hacer imposible el diseño gráfico y rara la escritura y la programación. No te lo recomendamos en ese caso.

¿Cuáles son las ventajas?

Setup con monitor curvo

Varias, empezando por el hecho de una experiencia más inmersiva en el juego, de manera similar a las pantallas de cine con una ligera curva.

Además de eso, tu campo de visión será más estrecho, lo cual es una ventaja. Así verás mejor a ese enemigo que asoma la jeta por una esquina, sin necesidad de que tus ojos estén escaneando de un lado a otro tanta distancia de punta a punta de monitor.

Eso conecta con otra ventaja más, el cansancio visual será menor, porque no tienes que recorrer tanta extensión con la mirada.

¿Y las desventajas?

Pues si es para jugar y no realizas otras actividades, como las que hemos nombrado, entonces la principal desventaja es el precio. Los monitores curvos son más caros.

Otra desventaja es que te pueden intentar colar prestaciones inferiores a las de un monitor plano a mayor precio. Pero no te preocupes, porque te explicamos cómo descifrar fácilmente esas características y saber si estás ante un buen monitor.

Cómo saber si un monitor curvo es bueno para jugar

Cuando estés mirando monitores, lo primero es fijarse en lo que se suele llamar «las 3 erres». Refresco, Resolución y Respuesta. Además de eso, consideraremos un par de cosas más.

Vamos a verlas.

Tasa de refresco

Cuanta más mejor. Este número indica la cantidad de veces que la pantalla actualiza la imagen cada segundo. Se mide en hercios (Hz) y, hasta hace poco, todos los monitores tenían 60 Hz, pero eso ya es historia.

Esto es parecido al cine, si tienes 60 Hz, la imagen se actualiza 60 veces por segundo, con lo que caben 60 frames por segundo o FPS. Si tienes 120 Hz, se actualiza 120 veces. Eso significa que la imagen será más suave, teniendo menos tearing y tirones, las némesis de los jugones.

Aquí tienes un vídeo ilustrativo para ver las diferencias.

Resolución

Cuanta más, mejor de nuevo, pero teniendo en cuenta un detalle importante. Esta cifra es el número de pixeles que tu pantalla puede mostrar a la vez. Un monitor Full HD tendrá 1920 x 1080 pixeles y uno 4K tendrá 3840 x 2160.

¿Y el detalle importante?

Que imágenes a mayor resolución exigirán gráficas más poderosas para que todo vaya suave y aproveches de verdad esa tasa de refresco de antes.

Así que mira bien tus prestaciones. Si la GPU que tienes no es potente, mucha resolución hará que todo se mueva a tirones y un niño de 12 años con una GTX más grande te matará e insultará a tu madre de paso. Eso sí, siempre puedes bajar la resolución en los juegos, pero ¿qué gracia tiene eso?

Tiempo de respuesta

Cuanto menos, mejor. Es el tiempo que tarda un pixel en cambiar de color y que tenga una respuesta alta significa ghosting o imágenes fantasma residuales. Si eres jugón, ya sabrás que eso es muy desagradable de experimentar.

Hoy día suelen estar por los 4 ms (milisegundos) de respuesta. Más que eso no es recomendable.

Tecnología Freesync

Tecnología de refresco variable

Sirve para sincronizar bien la tasa de refresco del monitor con la que saca el PC. Si están desacompasadas, se produce el temido tearing, imágenes que no coinciden y sensación de tirón.

Si el monitor de juego tiene tecnología de este tipo, esto es lo que debes tener en cuenta:

  • Si tu tarjeta es Nvidia, tecnología G-sync.
  • Si tu tarjeta es AMD, tecnología Freesync.

Si el monitor curvo de juego es mínimamente decente, soportará las dos.

El tamaño

Cuanto más, mejor. El tamaño importa en la vida, nada que no sepas ya. Si el monitor es curvo, con mucho tamaño no tendrás esa sensación de estar sentado en la primera fila del cine y tener que estar mirando de un lado a otro perdiéndote parte de la acción.

Aquí depende un poco de las preferencias y el sitio que tengas en la habitación, pero ya que nos ponemos, aunque esta clase de monitores suele empezar por las 27 pulgadas (menos no tiene mucho sentido, la verdad, aunque los hay de 24) apunta hacia las 34 pulgadas para disfrutar esa mayor experiencia inmersiva.

Otras cosas a tener en cuenta en un monitor curvo para jugar

Otro setup con monitor curvado

Lo más importante es lo que hemos visto, pero también hay que tener en cuenta otras cosas:

  • La fidelidad de color. Va a venir alguien a decir que no tengo ni idea, pero la fidelidad de color no es fundamental si juegas solamente, es así. Ningún monitor se va tanto en esto como para que veas el verde como azul. Esto es imprescindible si haces diseño gráfico o vídeo, pero no necesitas un 100% de fidelidad Adobe si juegas.
  • La tecnología del monitor. Hay varias, elige IPS, es todo lo que tienes que saber, tampoco es que vayas a ver muchos de otra variedad.

Modelos de monitores curvos: mejores opciones

Sabiendo todo esto, ya puedes ir a tu tienda favorita pudiendo traducir todos esos términos y abreviaturas. Sin embargo, te lo ponemos mucho más fácil con esta preselección de los mejores monitores curvos para jugar.

Xiaomi Mi Curved Gaming Monitor, todos los requisitos a un excelente precio

Si te has quedado con algo de lo que te hemos dicho, verás que este monitor cumple prácticamente todo lo ideal. 34 pulgadas (con lo que la curva tiene sentido y se aprovecha mejor) resolución WQHD (3440 x 1440), refresco de nada menos que 144 Hz y tecnología AMD Freesync.

No te preocupes por esto último si tienes Nvidia, tiene también G-Sync compatible, aunque no esté homologada oficialmente.

Está sobre los 460 euros y, por ese precio, es una excelente elección que lo tiene todo.

Yeyian Sigurd, la opción buena, bonita y barata

Lo entendemos, no tienes un euro y nosotros tampoco. Para esos casos, está este Yeyian Sigurd de 27 pulgadas que es muy bueno por poco más de 200 euros.

Ideal para iniciarse con un monitor curvo, obviamente sacrificas cosas. Principalmente, la resolución, es solo Full HD (1920 x 1080). A su favor la tasa de refresco de 165 Hz (olvídate de tanto, en realidad es 144 Hz, pero sobra) y que tiene Freesync y G-Sync.

Samsung C27F396FHR monitor curvo de marca a precio bajo

Lo entendemos, no quieres arriesgarte con marcas que no conoces. En ese caso, elige este Samsung de 27 pulgadas, sabiendo lo que te dejas en el tintero además de tamaño, la tasa de refresco y la resolución.

Es un monitor tradicional de 60 Hz y su resolución es de 1280 x 1024. Tampoco se puede pedir más por el precio.

Asus ROG Strix XG349C, para el gamer sin problemas de presupuesto

Si tienes todo el dinero para quemar, vete a lo profesional. Este Asus ROG es un monitor curvo para jugar que supera los 1000 euros, pero te lo llevas prácticamente todo.

34 pulgadas, resolución WQHD (3440 x 1440), tecnologías de todo tipo para ganar ese microsegundo de ventaja y que todo se vea más nítido que la realidad y más veloz que un Tesla. Además, también tiene 180 Hz de refresco. Casi nada, serás la envidia.

Ahora ya sabes, te habremos puesto los dientes largos, pero si te tienta un monitor curvo para jugar, ya sabes todo lo necesario y no fallarás con ninguna de las opciones que te hemos puesto.

¡Sé el primero en comentar!