Monitores Ultrawide 32:9, tan grandes que casi necesitas otra habitación

En los últimos años un nuevo formato de pantalla está consiguiendo cada vez más seguidores entre los más entusiastas, ya que los modelos Ultrawide se han alargado todavía más hasta alcanzar la versión de 32:9. Pero, ¿qué modelos existen exactamente? ¿Qué ventajas e inconvenientes ofrecen?

Monitores ultrapanorámicos de formato 32:9

Monitores Ultrawide 32:9

Sólo hay que echar un ojo a su nomenclatura para entender rápidamente qué tipo de monitor tenemos frente a nosotros. Dejando a un lado las pulgadas, el formato 32:9 es el resultado de sumar dos monitores de formato tradicional 16:9. Esto quiere decir que la típica pantalla que usabas de formato panorámico se multiplica por dos, por lo que aquellos usuarios que cuentan con una configuración de dos pantallas en su escritorio, encuentran en este formato una solución fantástica con la que no sufrir la separación de las pantallas.

Teniendo en cuenta la inmensidad de su anchura, estos paneles llegan con formato curvado, de manera que el usuario pueda disfrutar de una perspectiva más cómoda que le permita visualizar todo de manera más rápida y de un vistazo. La sensación de inmersión es tremenda, así que suelen ser modelos muy indicados para simuladores y juegos, donde el campo de visión se aumenta de manera considerable, siendo en ocasiones una gran ventaja para el usuario.

¿Qué ventajas ofrece respecto al Ultrawide 21:9?

Monitor Ultrawide 49 pulgadas

La principal ventaja es obviamente el tamaño de pantalla que ofrece, especialmente con su formato nativo de doble monitor. Esto quiere decir que con funciones del tipo PiP o PbP podemos disfrutar de dos pantallas a tamaño completo sin presencia de barras negras, pudiendo tener a un lado la señal de una videoconsola y en otra la señal de un PC u otro dispositivo.

En el caso de los modelos 21:9, esta división de pantalla provoca la aparición de barras negras en señales de formato 16:9, y sólo algunos monitores permiten mostrarla al completo para dejar una pequeña sección de la pantalla a una señal secundaria (el Benq Mobiuz EX3415R ofrece justamente eso con un formato 5:9 de división de pantalla).

No todos los modelos ofrecen modalidad de pantalla en pantalla, así que, si estás buscando este tipo de función, deberías de tenerlo presente y confirmar los datos con el fabricante.

En términos de rendimiento, sorprendentemente una pantalla de 49 pulgadas con resolución de 5.120 x 1.440 píxeles consume menos recursos que una pantalla 4K de menores pulgadas, por la sencilla razón matemática de que estas pantallas gigantes tienen un total de 7.372.800 píxeles, mientras que los monitores con resolución 4K (3.840 x 2.160 píxeles), cubren un total de 8.294.400 píxeles.

Esto significa que, a la hora de jugar, la gráfica tendrá que trabajar más en una resolución 4K estándar que en una resolución ultrapanorámica, pero no te confíes, porque igualmente vas a necesitar una tarjeta gráfica de gran calibre.

¿Alguna desventaja?

Monitores Ultrawide 32:9

El principal problema es el más evidente de todos, y es que estamos ante unos monitores de gran tamaño. El tamaño habitual de este tipo de formato 32:9 es de 49 pulgadas, lo que se traduce en una anchura de entre 119 y 124 centímetros según el radio de curvatura.

Obviamente, su otra desventaja está relacionada con el precio, ya que estos monitores no suelen bajar de los 1.200 euros en sus versiones más modernas y renovadas, aunque a día de hoy ya es posible encontrar versiones anteriores por algo menos de 600 euros, lo que lo convierten en una opción fantástica a tener en cuenta.

Modelos Ultrawide 32:9

En el mercado vas a poder encontrar una gran cantidad de monitores ultrawide de formato 32:9, pero básicamente habrá una serie de protagonistas principales dominados por las principales marcas que han apostado por este formato. Entre los más destacados encontraremos a Samsung con su espectacular gama Odyssey, a LG con los UltraWide, a Dell, Acer y otros más.

Samsung Odyssey Neo G9

Se trata del modelo más avanzado que podemos encontrar a día de hoy en el catálogo de Samsung, y es que su panel es un Quantum con tecnología mini-LED que permite obtener una calidad de imagen increíble. Su principal novedad frente a las generaciones anteriores es que ahora cuenta con 2.048 zonas de atenuación local (10 en la generación anterior), lo que permite obtener negros más puros y una calidad de imagen espectacular.

Es una propuesta que busca el máximo rendimiento para los jugadores más exigentes, ya que además de la tecnología Quantum HDR2000, NVIDIA G-Sync y FreeSync Premium Pro, incorpora dos puertos HDMI 2.1 con los que obtener el máximo rendimiento con las consolas de nueva generación. Semejante carta de presentación tiene un precio, y no es especialmente bajo.

 

Samsung Odyssey G9

En el mercado vas a seguir encontrando los anteriores modelos del Samsung Odyssey G9, los cuales ofrecen la misma resolución de su hermano mayor, pero recortan algunas funciones recién estrenadas. La más destacada es la tecnología del panel, que pasa a ser un panel LED de tipo VA tradicional. Esto reduce sus zonas de atenuación local bajando a 10, lo que provoca cierta iluminación en los fondos negros cuando hay un elemento en la pantalla. Esto es algo que probablemente no notes demasiado cuando utilices el monitor, pero que queda en evidencia cuando se compara con el nuevo modelo.

La buena noticia es que estos recortes permiten alcanzar precios muchos más económicos, pudiendo encontrar modelos por 700 euros o menos de 600 si bajas a una resolución Full HD (3.840 x 1.080 píxeles).

 

Dell UltraSharp U4919DW

Esta propuesta de Dell busca ofrecer las 49 pulgadas de una manera más tradicional, ya que, en lugar de buscar una curvatura pronunciada, con un radio de 3800R presenta un diseño más plano que otras propuestas de 49 pulgadas. Como la mayoría de modelos de 49 pulgadas ofrece una descomunal resolución de 5.120 x 1.440 píxeles, por lo que será capaz de ofrecerte numerosas ventanas simultáneas, aprovechando además su modo Picture by Picture con el que disfrutar de dos fuentes de vídeo simultáneas.

Eso sí, si estás buscando un monitor para gaming, este modelo sólo alcanza los 60 Hz, por lo que no vas a poder exprimir al máximo tu gráfica y tu PC Master Race.

 

LG 49WL95C

LG cuenta con varias propuestas en su catálogo de monitores, y la versión de 49 pulgadas más económica es este 49WL95C, un modelo que, al igual que la propuesta de Dell, busca un perfil más centrado en la productividad y el trabajo diario, ya que no cuenta con refresco de más de 60 Hz, ni modos HDR u otros especiales para los más jugones.

 

AOC AGON AG493UCX

Una solución que cuenta con un precio bastante atractivo para todo lo que ofrece, ya que con una resolución de 5.120 x 1.440 píxeles se puede comprar actualmente por poco más de 1.000 euros. Es capaz de alcanzar imágenes a 120 Hz, un brillo de 550 cd/m2 y un radio de curvatura de 1800R para tener una vista inmersiva en todo momento.

 

ASUS ROG Strix XG49VQ

Otro monitor de 49 pulgadas muy enfocado al gaming, aunque en esta ocasión la resolución baja hasta los 3.840 x 1.080 píxeles. Su tasa de refresco alcanza los 144 Hz, con FreeSync, DisplayHDR 400 y un radio de curvatura de 1800R. Esto último permite disfrutar de curva, pero no tan excesiva como los modelos de Samsung con 1000R.