Cómo instalar correctamente un proyector en casa

Lo tienes decidido: nada de Smart TV. Lo que necesitas en casa es un proyector para ver películas y series o jugar a videojuegos a lo grande. Sabes ya incluso el modelo que quieres comprar, que es el más adecuado en relación con las prestaciones que buscas y el dinero que quieres gastar. Pero llega la hora de la verdad. No es tan fácil poner a funcionar un proyector como lo harías con un televisor. Toca hacer cálculos, estimaciones y tirar un poco de matemáticas para que el proyector pueda rendir correctamente y la inversión merezca la pena. Si no sabes por dónde empezar, y estás a punto de tirar la toalla, no te preocupes y sigue leyendo.

Un proyector tiene sus ventajas, pero también su dificultad a la hora de instalarlo en casa

proyector benq

Los proyectores se han convertido en los últimos años en alternativas bastante interesantes respecto a los televisores de toda la vida. Si tenemos sitio en casa para poder colocar uno de estos dispositivos y también podemos controlar el nivel de oscuridad de la sala, sin duda, un buen proyector nos va a brindar una gran experiencia audiovisual por bastante menos de lo que nos costaría un televisor de grandes dimensiones.

Tener un cine en casa, o una pantalla enorme para jugar a la PlayStation 5 o Xbox Series X va a merecer mucho la pena. Conseguiremos un setup mucho más absorbente e inmersivo que con un televisor. Si embargo, los proyectores tienen su punto negativo, y es que instalarlos puede ser un proceso algo tedioso. El resultado final merece la pena, pero habrá que hacer unos cuantos cálculos con cierta tranquilidad para que no nos ganen los nervios.

Empezando con los preparativos

Anker Nebula Solar Portable 1080p proyector.jpg

¿Dónde vas a colocar el dispositivo? ¿Sobre dónde se va a proyectar la imagen? Por lo general, la proyección se suele hacer sobre una pared blanca o una pantalla de tela específicamente diseñada para este propósito, siendo esta última opción la más recomendable de todas. Cuanto mayor sea el espacio para proyectar, mejor.

La mayoría de los proyectores que vas a encontrar en el mercado pueden proyectar una superficie que va desde las 50 hasta las 300 pulgadas. No obstante, no debes obsesionarte con el tamaño. Cuanto más grande sea la imagen, menos nítida se verá. En algunos casos, si llevamos el proyector al extremo, se podrán llegar a ver los píxeles por separado, arruinando completamente la experiencia. Por tanto, es recomendable quedarse en un término medio. Si tu proyector llega hasta las 300 pulgadas, es posible que una imagen de 100 pulgadas sea más que suficiente para cubrir todas tus necesidades.

Además, debes tener en cuenta que cuanto más grande sea la proyección, más habrá que retrasar el proyector respecto a la superficie. Esto te obligará sí o sí a montar el proyector en el techo, ya que, de lo contrario, interferirás sí o sí en la trayectoria del rayo. Cuando tengas el proyector en tus manos, ojea bien el manual de instrucciones. Normalmente, verás una tabla —o vendrá una dirección web— en la que puedes ver la relación entre el tamaño de pantalla del proyector en cuestión y la distancia hasta la pared.

Colocando la pantalla

pantalla blanca proyector

Puedes usar una pared blanca, sí. Pero, como te hemos mencionado anteriormente lo mejor es utilizar una pantalla blanca. Con uno de estos productos obtendrás una imagen más brillante, te librarás de las pequeñas irregularidades de tu pared.

Antes de fijar la pantalla a la pared, prueba a colocar el proyector a la distancia que has pensado en el paso anterior y haz una prueba rápida. Pide ayuda a otra persona si es posible. Con esta prueba rápida, podrás ver si el tamaño que has pensado es adecuado para la sala y si la posición del proyector es cómoda.

Calculemos la altura de la pantalla

proyector en casa instalar

Puedes colocar el proyector tanto en una mesa como en un soporte de techo. La primera opción es la más común, sencilla y la que todos los fabricantes dan por hecho que vas a usar. No obstante, tiene sus problemas. Por ejemplo, corres el riesgo de mover la mesa y perder el punto correcto.

Independientemente de que uses un método u otro, el proyector funcionará correctamente siempre y cuando des con la altura correcta de la pantalla. Si no lo haces, te tocará lidiar con una imagen en forma de trapecio y con unos bordes realmente desenfocados.

La altura de la pantalla va a depender totalmente de la disposición de la sala. Si quieres tener varias filas de asientos, la pantalla tendrá que estar algo más alta. Si tu habitación es mucho más simple una altura entre 60 y 92 centímetros del suelo sería más que adecuada.

Hora de hacer números

esquema proyeccion

Imagen: BenQ

Llegamos al punto complicado. Toca pillar papel, lápiz y una calculadora si no tienes muchas ganas de ponerte con las matemáticas. En este paso habrá que calcular la distancia de proyección, es decir, el espacio que hay desde el proyector hasta la pared o pantalla.

Para hacer este cálculo necesitamos el ratio de proyección, que es un parámetro que tiene que venir en el manual de instrucciones del dispositivo. Vendrá expresado con un solo valor o con varios en el caso de que nuestro proyector disponga de zoom óptico.

La fórmula que debes seguir es:

Distancia de Proyección = Relación de Proyección * Altura de la Pantalla

Ejemplo: supongamos que tienes una altura de 254 centímetros y una relación de proyección de 1,4:1 a 2,8:1. Haciendo el cálculo, puedes colocar el proyector a una distancia entre 355,6 y 711,2 centímetros, obteniendo como resultado una pantalla de 140 pulgadas.

instalacion techo proyector

Imagen: blog.router-switch.com

La fórmula funciona para cualquier medida. También puedes despejar la fórmula para dar con la anchura de pantalla que buscas. Es cuestión de gustos. Por ejemplo, supongamos que quieres poner el proyector a 4 metros de la pantalla. En este caso, tocaría dividir. Como resultado, obtendríamos una pantalla de entre 68,5 y 137 pulgadas, pudiendo escalar hasta las 100 pulgadas que buscábamos simplemente, ajustando el zoom hasta el punto que nos interesa.

Hora de testear antes de fijar

pantalla cine proyector 140 pulgadas

Todavía no hemos fijado nada de forma permanente, pero toca comprobar que todo funciona correctamente. Si vas a fijar el proyector, habrás tenido que tirar cable por el techo, ya sea para la propia alimentación del dispositivo como para dar la entrada HDMI desde un punto más accesible.

También deberías testear en este punto el sistema de sonido. No deberías confiar en los altavoces integrados en el proyector, siendo lo correcto hacerse con un set de altavoces. Una vez lo tengas todo conectado, haz las pruebas pertinentes. Comprueba que todo suena bien, que puedes introducir fuentes sin problemas, que la proyección está centrada y que la resolución está bien ajustada. Hecho esto, podemos fijar el proyector en una posición permanente y pasar a alinearlo.

Para corregir la alineación del proyector, utilizaremos una imagen de alineación, que te adjuntamos en ese enlace para que la tengas a mano cuando la necesites. Proviene de la web spearsandmunsil. Podemos proyectarla conectando un ordenador o buscando la imagen en Internet en caso de que tengamos un proyector con Smart TV integrada. En ocasiones, el propio software del fabricante también puede incluir una de estas imágenes.

Asegúrate de apagar las luces de la habitación y medir correctamente los bordes de la proyección. Si tu imagen no está totalmente rectangular, se debe a que la proyección no se está haciendo de forma perpendicular a la pantalla —es decir, hemos fallado en uno de los pasos anteriores—. En este caso, lo correcto sería volver a calcular la altura para dar con el parámetro correcto.

Muchos proyectores disponen de ajuste trapezoidal para corregir este efecto. Utilízalo únicamente en caso de que te desesperes. Por lo general, estos ajustes funcionan, pero lo hacen a base de manipular la imagen, traduciéndose en una pérdida de resolución. Por otro lado, también podrás desplazar la lente. Con mesura, esto puede solucionar el problema.

Una vez des con la configuración correcta, ajusta el enfoque para cerciorarte de que estás consiguiendo la máxima nitidez posible. Si no estás seguro de estar haciéndolo correctamente, acércate a la proyección y examina si se ve correctamente. Si notas que el centro de la imagen está a foco, pero las esquinas se ven difuminadas, de nuevo, significa que el proyector y la pantalla no están colocados perfectamente de forma perpendicular.

Asegura la instalación

Ahora sí. Hora de cerrar los huecos por donde has pasado los cables y de terminar de instalar la pantalla si no lo has hecho ya. Si vas a colocar el proyector sobre una mesa o estantería y vas a pasar cables por el suelo, asegúrate de utilizar una canaleta para que nadie pueda tropezarse.

A por los modos de imagen

proyector casa

En este punto, ya todo debería estar funcionando. Nuestra misión ahora es asegurarnos de que todo está rindiendo al máximo. Al igual que ocurre con los televisores, los proyectores vienen con modos de imagen prestablecidos. Sirven para sacar lo máximo del equipo en diversas situaciones.

Al igual que ocurre en los televisores, el modo ‘Cine‘ de tu proyector es con el que se ha calibrado. En otras palabras, es el modo en el que te va a dar un mayor nivel de contraste. No obstante, tendrás que cambiar este valor en numerosas circunstancias. Por ejemplo, si hay luz ambiente en tu sala, tendrás que quitar este modo, pues no verás nada. En este caso, suele ser más adecuado utilizar el modo ‘Dinámico’, que medirá el nivel de luz ambiental para ajustar el brillo. Eso sí, ten en cuenta que, en estos casos, la precisión de color brillará por su ausencia —nunca mejor dicho—.

Por último, la mayoría de los proyectores tienen un modo de juego. Sirve para reducir el input lag, es decir, elimina todo tipo de procesamiento de la imagen para que no sufras un retardo entre lo que está ocurriendo en la imagen y la proyección.

Si ya sabes cómo funcionan estos modos en un televisor normal y corriente, prácticamente, lo tienes ya todo listo. Lo único extra que deberías saber es que cuanto más brillo le exijas al proyector, más rápidamente funcionará el ventilador y, por tanto, mayor será el nivel de ruido del equipo. En muchos proyectores existe un ajuste que variará la intensidad de la lámpara para garantizar unos mejores niveles de ruido.

¡Sé el primero en comentar!