Mini proyectores: una gran alternativa al Smart TV en espacios pequeños

Mini proyectores: una gran alternativa al Smart TV en espacios pequeños

Pedro Santamaría

Hay muchos motivos por los que un proyector puede resultar mejor elección que un Smart TV. Si además es un proyector portátil sumas la ventaja de poder llevarlo allá donde vayas cómodamente. Así que, hablemos de mini proyectores portátiles y por qué deberías considerar la idea de hacerte con uno antes que un televisor.

Las ventajas de un mini proyector

Cuando piensas en disfrutar una buena película o serie es normal que lo primero que se te venga a la mente sea un televisor grande. Porque la experiencia que ofrece una pantalla de gran diagonal es siempre mejor que la que puedes encontrar en un smartphone, tablet e incluso PC. Aún así, hay motivos por los que algunas personas deciden no optar por un Smart TV de gran tamaño.

El problema principal es una simple cuestión de espacio. Si vives en un apartamento pequeño o es para tu habitación, tener por medio o incluso colgado a la pared un televisor de 55, 65 o 75 pulgadas puede resultar agobiante. Así que, en estos casos, si no quieres renunciar a una pantalla generosa para ver tus películas y series favoritas, un proyector portátil puede resultar muy buena idea.

Los proyectores en general y los mini proyectores portátiles en particular ofrecen esa ventaja de poder disfrutar de diagonales de hasta las 100 pulgadas. Siempre en función del tamaño de la pared, habitación y si se trata de un proyector de tiro largo o tiro corto. Esto último significa que si es de tiro corto, podrás tenerlo pegado a la pared y obtener una proyección de gran tamaño. Si no es así, necesitarás alegarlo y eso también afecta a la luminosidad de la lámpara.

Por tanto y resumiendo, un proyector portátil ofrece las siguientes ventajas:

  • Pantalla grande para cuando quieres ver contenido como cine o películas
  • Ocupa poco espacio en casa
  • Para proyectar sólo necesitas una pared lisa, preferiblemente blanca o gris claro (también puedes usar el techo)
  • Los modelos con batería integrada facilitan su uso en cualquier lugar

Pues bien, si te ha interesado la idea y quieres saber qué has de tener en cuenta a la hora de elegir proyector portátil, sigue leyendo.

¿Qué tener en cuenta al elegir mini proyector?

Conociendo las ventajas de los mini proyectores, a la hora de elegir el modelo ideal debes tener en cuenta algunos aspectos técnicos que marcan diferencias en cuestiones tan importantes como la calidad de imagen y el precio. Así, cuando elijas modelo no te llevarás sorpresas ni pensarás que has gastado mal tu dinero. Las tres claves a la hora de elegir mini proyector portátil son:

Calidad de imagen

Existen proyectores capaces de entregar imágenes a resolución 4K y con un nivel de brillo suficiente como para dar soporte al contenido HDR que ya ofrecen muchas plataformas. El problema es que suelen ser productos de dimensiones considerables y un precio bastante importante también.

Por tanto, cuando busques un proyector portátil y veas precios que normalmente oscilan entre los 150 y 300 euros debes saber que habrá compromisos. En términos de calidad de imagen los dos más importantes afectan a la resolución y brillo.

La mayoría de mini proyectores portátiles ofrecen una resolución entre 480p y 720p. Puede parecer poco, más aún cuando hablamos de pantallas de 70 u 80 pulgadas, pero si tienes una distancia de visitando de unos dos metros es más que suficiente.

En cuanto al brillo, estas lámparas no tienen tanta potencia, por lo que tendrás que reducir la luz de la habitación todo lo que puedes. Por tanto, de noche o con las persianas bajadas es cuando más vas a disfrutar de él. Aunque, esto es aplicable a prácticamente cualquier dispositivo para ver cine y series.

Conectividad

Tener una entrada HDMI y salida de auriculares, Bluetooth sería ideal, son cosas imprescindibles. Por norma se suele cumplir en la gran mayoría, así que no vas a tener problemas.

Luego, según el modelo, puedes encontrar algunos que incluyen un sistema operativo basado en Android o soporte para tecnologías como Miracast, que permiten enviar contenidos de forma inalámbrica desde el smartphone a él. Lo cual puede resultar interesante, aunque a unas malas le conectas un Chromecast o Amazon Fire TV Stick y resuelto.

Del resto de posibles conexiones que pueda tener, pues dependerá de tus necesidades, pero en teoría basta con lo que antes hemos mencionado.

Control de la proyección de imagen

La imagen que proyecta uno de estos dispositivos pocas veces se muestra de forma perfecta. Siempre suele haber un poco de deformación. Por eso, tener opciones para corregir tanto la inclinación vertical como horizontal ayudan mucho. Es cierto que son no lo tienen se puede apañar de otros modos, pero nunca está de mas.

Vida útil de la lámpara

La lámpara de un proyector es su elemento más delicado. Respecto a un televisor, la vida útil suele ser menor, aunque los avances en tecnología lumínica permitan ya proyectores cuyos sistemas de proyección ofrecen un buen número de horas. Así que, mira bien el dato de horas de la lámpara para asegurarte la mayor vida posible. Igualmente, es importante que sepas que un proyector no es para tenerlo todo el día encendido como un televisor.

Sonido, batería y otros extras

El resto de apartados como altavoces integrados, batería y otros extras aportan valor, pero no han de ser decisivos frente a los anteriores. Porque los sistemas de sonido, a excepción de algunos modelos, ofrecen una potencia de 1 o 2 W, muy baja para escuchar bien una película o serie.

El tema de la batería sí resulta interesante si tienes intención de llevarlo contigo, por ejemplo, de acampada. Aunque de nuevo, si no ofrece autonomía suficiente, una batería de un par de horas sería poco para ver muchas de las película actuales.

Un gran sustituto del televisor para espacios pequeños

Con todo lo mencionado, elegir un mini proyector debería ser ahora mucho más sencillo. Básicamente, lo que debes saber es que la resolución, a pesar de no ser 1080p, es suficiente para ver contenido con calidad y en una gran diagonal. Eso sí, el espacio o habitación cuanto más a oscuras esté mejor, por la limitación de la potencia lumínica.

Por último, tener conexión HDMI para poder conectar cualquier fuente de vídeo y salida para auriculares o conexión bluetooth para emparejar unos auriculares inalámbricos y tener una mejor experiencia auditiva ayuda mucho.

Sin duda, si tienes problemas de espacio o no te interesa tener un televisor de gran diagonal siempre visible, los mini proyectores son una gran opción. Y si viajas mucho, también.