Sony A7S III, técnicamente es una cámara casi sobresaliente

Sony A7S III, técnicamente es una cámara casi sobresaliente

Pedro Santamaría

En 2014 Sony lanzó su primera Sony A7S y un año después su segunda generación. Sin embargo, para llegar hasta esta nueva Sony A7S III han tenido que pasar cinco años en los que han ocurrido muchas cosas en el mundo de las cámaras de fotos enfocadas al vídeo. Aún así, la última generación es técnicamente sobresaliente.

Sony A7S III, pensada para el vídeo

2020 está siendo un año único en temas de cámaras y aunque sean las grandes apuestas, los modelos con lo último de lo último de cada marca, los más llamativos no podemos olvidarnos de otros lanzamientos como las interesantísimas Sony ZV-1 o la también reciente Panasonic Lumix G100.

No obstante, estas propuestas rebosantes de tecnología, potencial y prestaciones son las que están llenando más titulares. La Sony A7S III ha sido la última en llegar, pero de qué manera lo ha hecho. Es cierto que Sony ha necesitado cinco años para lanzar una nueva versión de su popular familia de cámaras, posiblemente porque no vieron necesario hacerlo hasta ahora.

La nueva Sony A7S III es todo un alarde de especificaciones técnicas, a pesar de que haya quien sólo se esté quedando con su no capacidad de capturar vídeo a resolución 6K u 8K. Es cierto que ahí frente a la Lumix S1H o la reciente Canon EOS R5 está en desventaja, pero como verás a continuación puede que no lo necesite si finalmente tiene el mejor 4K del mercado. Aunque eso sólo seremos capaces de valorarlo cuando se empiecen a enviar a finales de septiembre los modelos de producción final a sus nuevos propietarios.

¿Qué ofrece la Sony A7S III? Pues vamos a verlo con una tabla donde destacamos los aspectos más interesantes de todos los que la marca ya ha publicado. Y luego comentamos detalles para poner en contexto por qué esta podría ser la cámara definitiva para muchos creadores de contenido en vídeo. Porque eso sí, esto es una cámara con un claro enfoque en vídeo. No es una cámara de fotos que graba vídeo.

 Sony A7S III
SensorEXMOR R CMOS Full Frame de 12,1 MP retroiluminado y estabilización de 5 ejes en el cuerpo
Procesador de imagenBIONZ XR
Sensibilidad ISOISO mínimo 40 y máximo de 409.600
Grabación de vídeoHasta resolución 4K a 120 fps y profundidad de color de 10 bits 4:2:2 (mejoras en los códecs)
Visor eléctrónicoPantalla OLED de 0,64" y 9,44 millones de puntos. Ampliación de 0,90X
PantallaAbatible y articulada de 3" con 1,44 millones de puntos de resolución y controles táctiles
AlmacenamientoSistema de doble ranura para tarjetas SD y CF Express Type A
ConectividadWifi, Bluetooth y USB C
Precio4.200 euros sólo cuerpo

Como puedes observar estas son las características más destacadas de esta nueva cámara de Sony. En la página oficial tienes todas las especificaciones técnicas al detalle, como los distintos códecs que permite usar a la hora de grabar (tanto en H.264 como H.265), modos del sistema de AF, etc.

Vídeo profesional y con mayúsculas

A la familia A7 y en especial a las A7S se les pedía, entre otras cosas, un vídeo mucho mejor de lo que ya por sí ofrecían. Para ello requisito prácticamente indispensable era la introducción de mejores códecs. Eso en esta Sony A7S III se cumple y se alcanzan bitrate mayores que junto a una profundidad de color que puede llegar hasta los 16 bits mediante el uso de un grabador externo promete mucho.

Claro que ni todo el mundo necesitará esa profundidad de color e información, porque entre otras cosas va a requerir una máquina importante para editar dicho material. Pero en entornos de altas producciones será algo que marcará diferencias para poder usar esta cámara como un segundo cuerpo junto a opciones de mayor nivel tipo las propias Sony Venice.

A ese aumento en la calidad del vídeo, con todos los clásicos perfiles Cinema, SLog y HLG tenemos que, según Sony, el rango dinámico también se ha mejorado pudiendo llegar hasta los 15 pasos teóricos. Esto es algo que junto a los niveles ISO que es capaz de llegar sin meter ruido debido al tamaño de píxeles del sensor hacen que la cámara sea capaz de rendir de un modo extraordinario en todo tipo de situaciones.

Luego hay aspectos como el sistema de enfoque (759 puntos con detección de fase y mejorado para hacerlo con poca luz) que siguen marcando diferencias. Ahora es mucho más rápido, aunque siempre podrás ajustar la sensibilidad del mismo por si te gustan transiciones más pausadas. Pero está claro que es una de esas cámaras que si operas tú sólo te permite olvidarte de algo tan dramático en ocasiones como mantener al sujeto u objeto de interés perfectamente en foco.

Tampoco podemos olvidar algo que los usuarios de Panasonic y la familia GH5 ya conoce, pero que a esta Sony A7S III también le dará mucho juego. A través de la zapata se pueden colocar imágenes micrófonos o interfaz que permitirán conectar micros XLR y que mejorarán el audio que pudiese capturar el micrófono interno de la cámara o uno conectado directamente a la entrada de audio.

Por cierto, otra demostración de su enfoque para vídeo y el mercado profesional se aprecia a través de un detalle aparetemente tan simple como integrar un conector HDMI completo y nada de micro o mini HDMI.

Sony y el calentamiento

Este es el apartado clave para cualquier fabricante ahora mismo, más aún tras la polémica con la EOS R5 de Canon. Aquí Sony parece que también elige ese sensor de 12 MP para optimizar aún más la grabación y hacer que el procesador no trabaje tanto, reduciendo así la temperatura interna que ha de disiparse.

¿Es mejor e infalible? Bueno, la cámara va a seguir calentándose y si llega a su máximo -cosa que sí hace según la temperatura del lugar donde estés grabando- se va a apagar tras avisarnos del sobrecalentamiento. Pero es cierto que no lo hará, o no debería hacerlo, de un modo tan visible como las últimas dos cámaras de Canon.

Aún así, es pronto para afirmar que está exenta de problemas, porque grabar video 4K a 120 fps tampoco es tarea sencilla. Menos aún si jugamos con los distintos códecs y porque ya se ha visto un caso puntual en el que ocurre lo contrario, la cámara de Sony se apaga antes que la de Canon.

De todos modos, es certo que la propuesta de los japoneses parece estar mejor ejecutada en cuanto a prevenir este tema. De ahí cada una de las elecciones realizadas que permiten esos flujos de trabajo más eficientes.

Sony A7S III y su competencia directa, ¿es la mejor cámara?

Sony sobre el papel lo ha hecho muy bien y esta A7S III es técnicamente sobresaliente. Cuando se empiece a usar sobre el terreno se podrán sacar más conclusiones, pero ahora mismo se ha vuelto a colocar como una de las propuestas más TOP para todo tipo de creadores de contenido. O bueno, casi para todos, porque el precio está al alcance de cualquiera.

La Sony A7S III cuesta 4.200 euros sólo el cuerpo. A eso le tienes que sumar objetivos y accesorios imprescindibles como tarjetas de memoria. Si estas con las nuevas CF Express Type A por las que apuesta ve preparando un pico importante. Porque no hemos comentado esto, pero la cámara ofrece un sistema de doble ranura donde a su vez puedes insertar dos tipos de tarjeta.

Por un lado podrás usar las SD convencionales y por otro las nuevas CF Express Type A por las que apuesta Sony de cara a un futuro. Aunque viendo el coste, a menos que sean situaciones muy específicas, casi que sale más a cuenta optar por un grabador externo.

Y ahora la gran pregunta, ¿es la Sony A7S III la mejor cámara de vídeo del momento? No, pero sí es probable que sea la más completa y atractiva. Porque en un cuerpo muy reducido tienes todo lo que se le pide a un dispositivo de corte profesional. Le faltarían algunos detalles, pero una mayor autonomía gracias a las nuevas baterías, un buen agarre, esa pantalla abatible y articulada tan demandada, botonera rediseñada al igual que los menús -algo super necesario que ahora se organizan a modo de cascada- la sitúan como una cámara realmente capaz.

Si te puedes permitir lo que cuesta, es evidente que te vas a llevar la que posiblemente será la cámara más demandada por muchos vídeografos. Cuando la probemos nosotros ya te contaremos más detalles de lo que finalmente importará: lo que puedes hacer con ella más allá del dato técnico. Aquí un ejemplo de lo que puede llegar a ofrecer en una situación complicada, la noche de New York.