OnePlus 8 Pro, ¿merece realmente la pena frente al OnePlus 8?

OnePlus 8 Pro, ¿merece realmente la pena frente al OnePlus 8?

Drita

Después probar durante varias semanas el OnePlus 8 Pro, toca hacer algo más que un análisis al uso. Y es que aquí lo importante es responder a la pregunta del millón: ¿con qué teléfono quedarse, con el modelo OnePlus 8 o con la versión Pro? Bien, acomódate: voy a sacarte de dudas.

(Casi) dos gotas de agua

Aunque a primera vista parecen calcados, lo cierto es que el OnePlus 8 y el OnePlus 8 Pro cuentan con sutiles diferencias. Y estas, a pesar de ser pequeñas, se notan y se sienten más de lo que podría pensarse a simple vista. El modelo Pro es algo más alto, más grueso y más pesado que su hermano, no de manera escandalosa, como apunto, pero lo suficiente como para que la experiencia en la mano sea la de un teléfono más «contundente». No es un terminal difícil de manejar con una mano porque sigue contando con un dibujo estrecho, pero en ciertas ocasiones sentirás que no llegas a todo. Tal es así que ya cuando analicé el OnePlus 8 apuntaba que no era un teléfono para personas que odien los smartphones grandes y desde luego el Pro lo es menos todavía.

OnePlus 8 Pro

A nivel de hardware son prácticamente dos copias exactas. Los dos teléfonos disfrutan del último procesador de Qualcomm, un chip Snapdragon 865 que literalmente vuela; se acompañan de hasta 256 GB de capacidad de almacenamiento y tienen 8 o 12 GB de RAM, según configuración. Es cierto que la memoria del Pro es mejor (LPDDR5 frente a LPDDR4), pero no va a ser algo que realmente notes en el día a día, ya que el OnePlus 8 ofrece de por sí un fantástico rendimiento, muy bien aprovechado además por Oxygen OS, la capa desarrollada sobre Android 10, que es una auténtica delicia usar y a día de hoy la más minimalista y completa de las existentes en el mercado.

OnePlus 8 Pro

Donde hay una diferencia clara es en la batería y, ojo, porque no en el sentido que te imaginas. El OnePlus 8 Pro tiene más capacidad (de 4.510 mAh frente a los 4.300 del modelo OP 8), pero en mi experiencia me he encontrado que la autonomía es menor -llega al final de la jornada y nada más. Esto evidentemente está relacionado con su tecnología y tamaño de pantalla, de la que te hablaré un poco más adelante, pero en resumidas cuentas lo que importa es que con el Pro estarás más limitado en este sentido.

OnePlus 8 Pro

Al menos las cargas han mejorado. Viene con la misma carga rápida de 30 vatios que el OnePlus 8 -que ,bueno, ya no es tan rápida si la comparamos con la competencia- y además incorpora dos nuevos alicientes: la carga reversiva, para darle batería a otros dispositivos (por ejemplo unos auriculares True Wireless, ahora tan de moda), y la carga inalámbrica. Esta última la llevábamos pidiendo desde hace tiempo y parece que al fin OnePlus ha decidido incorporar una prestación que casi damos ya por hecho cuando hablamos de  smartphones de gama alta.

OnePlus 8 Pro

La pantalla, un punto de inflexión

La pantalla es una importante diferencia entre los dos teléfonos. Ya no es solo porque este Pro tiene un panel un poco más grande (6,7 pulgadas frente a 6,55″) y de más resolución (Quad HD+ frente a Full HD+) sino porque disfruta de una mayor tasa de refresco. Si en el OnePlus 8 disfrutábamos de 90 Hz en el Pro se sube el listón hasta los 120 Hz. Esto, como indicaba, indice en su batería, pero a cambio tendrás más suavidad y fluidez que nunca en un panel en el que además podrás usar un modo de suavizado de gráficos (opcional) que se encarga, como su nombre indica, de «suavizar» los vídeos que tengamos en la galería, los de YouTube y hasta los de Netflix y Amazon Prime Video, para que parezcan más fluidos. No es algo que vaya a determinar por sí solo tu preferencia por este modelo, pero no deja de ser una cualidad interesante a valorar.

OnePlus 8 Pro

Los bordes del panel de este modelo son además más curvados que los presentes en el OnePlus 8, algo que a simple vista resulta más atractivo (visualmente su estética es más imponente) pero que en el día a día posiblemente te reste encanto por los toques accidentales que puedes tener precisamente por esta acentuación de la curva (en su hermano «pequeño» tiene la medida justa a mi parecer).

OnePlus 8 Pro

Vamos a hacer fotos

Llegamos a las cámaras y aquí sí que hay diferencias en favor claro del Pro. Además de que el sensor principal, de 48 MP, es aquí mejor (estamos ante el reciente IMX689 de Sony), tiene un gran angular que también se sube a los 48 MP, funcionando ambas cámaras realmente bien.

OnePlus 8 Pro - FotoOnePlus 8 Pro - FotoOnePlus 8 Pro - FotoOnePlus 8 Pro - Foto

Además, el tercer sensor no es un macro, como ocurría en el OnePlus 8 (y que fue de los puntos que menos me gustaron). En su lugar hay un teleobjetivo de 3 aumentos que igualmente ofrece un rendimiento fantástico y que es infinitamente más útil que el primero -primera imagen a continuación. De hecho si quieres hacer foto macro, también puedes hacerlo a través de recorte (por software) y te aseguro que las diferencias brillan por su ausencia -segunda imagen a continuación.

OnePlus 8 Pro - FotoOnePlus 8 Pro - Foto

La cuarta cámara es un sensor de 5 MP con filtro de color bastante inesperado porque no suele ser habitual en un teléfono móvil. Esta cuenta con un cristal delante de la lente que filtra determinadas ondas de luz. ¿El resultado? Pues las famosas imágenes de efecto «radiografía» que circulaban por internet semanas atrás y que han provocado incluso que la prestación sea prohibida en China, donde será capada en breve mediante una actualización -se podía ver incluso debajo de la ropa. En la imagen inferior no vamos a tanto, pero puedes ver su efectividad en el mando de las Oculus Quest, cuyos sensores internos quedan al descubierto empleando el filtro fotocromático de este sensor.

En cuanto a la cámara frontal, sin sorpresas: su sensor de 16 MP, integrado mediante agujero en pantalla, hace selfies que te dejarán tan satisfecho como ya lo hacía el OnePlus 8 -bajo estas líneas con el modo retrato activado.

OnePlus 8 Pro - Foto

¿Qué pasa con la certificación IP68?

La certificación IP68 es uno de los temas que más se han comentado curiosamente de este teléfono. Y no todo el mundo sabe del todo qué es lo que ocurre con los OnePlus y su resistencia al agua. Se ha anunciado a bombo y platillo que el Pro tiene certificación IP68, lo que garantiza su resistencia al agua y al polvo durante un determinado tiempo y profundidad, pero es que el OnePlus 8 también cuenta con esta ventaja.

OnePlus 8 Pro

La diferencia es que el Pro ha pasado por el proceso de certificación (que tiene un coste adicional) y su hermano no, de manera que solo uno de ellos puede mostrar la etiqueta de garantía. Es más, la Serie OnePlus 7 también disfrutaba de resistencia a estos elementos, pero en ese caso OnePlus prefirió no pagar los costes de certificación para ninguno de sus modelos.

¿Entonces cuál comprar: OnePlus 8 o el Pro?

Llegamos casi al final de este repaso y eso implica hablar de precios. El Oneplus 8 Pro ha supuesto una gran decepción en ese sentido porque es el primer teléfono de la marca que en su máxima configuración (12 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento) supera los 1.000 euros. Es cierto que estamos hablando de un teléfono que pretende jugar en la gran liga y con ciertas prestaciones que hay que pagar, pero esto al mismo tiempo desvirtúa esa identidad de «iPhone killer» con el que OnePlus se dio a conocer en su momento.

OnePlus 8 Pro

Puestas así las cosas, ¿qué OnePlus comprar? A grandes rasgos podría decir que si le das mucha importancia al refresco de pantalla a 120 Hz, a la carga inalámbrica o al hecho de tener un teleobjetivo en lugar de macro, tu modelo es el Pro (su precio parte de 909 euros con 8 GB y 128 GB de memoria interna). Por todo lo demás (y es mucho), creo que con el OnePlus 8 (cuyo coste parte de los 709 euros para 8 + 128 GB) te verás bastante satisfecho si lo que buscas es tener un teléfono completo y redondo (salvando algunas pegas, claro), deseas tener lo último de la marca y quieres de paso ahorrarte 200 euros.