Oppo Reno6, análisis: un diseño muy llamativo

Oppo Reno6, análisis: un diseño muy llamativo

Pedro Santamaría

El Oppo Reno 6 es una de las dos recientes propuestas del fabricante. Un smartphone que apunta a la gama media-alta y que, si bien no cuenta con el hardware del modelo Pro, sí que tiene algún que otro argumento que puede convencer a muchos. Aún así, hablemos de mi experiencia con él y si esos puntos fuertes son suficiente para compensar donde no lo es tanto.

Oppo Reno 6, análisis en vídeo

La atracción de un gran diseño

Por mis manos y por las del resto que damos vida a El Output pasan numerosos dispositivos y entre todos ellos muchos teléfonos móviles. Por eso, a día de hoy, es complicado que uno me sorprenda tanto, pero admito que el Oppo Reno 6 sí lo ha hecho.

En temas de diseño admito que es de los teléfonos más bonitos que he probado en los últimos meses. Y me da igual que para algunos o incluso para mi mismo tenga cierto parecido con los actuales iPhone de Apple. Rompe con la estética habitual y el hecho de dejar atrás los marcos y traseras más redondeadas me gusta mucho.

Puede que esta estética más recta, con ángulos marcados y sobria no guste a todos, pero a mi personalmente sí y por eso, desde el primer día, es un teléfono que me ha gustado tener en la mano todo el tiempo. Sensación que se veía reforzada por la trasera.

Con un cristal pulido, como esmerilado, en color negro mate, el Oppo Reno 6 llama poderosamente la atención. Además, es mucho más limpio que otros y evita esas temidas huellas que tanto molestan a los que siempre intentamos que estén lo más limpio posible nuestro teléfono.

Por lo demás, la distribución de los botones de volumen, encendido, conector USB C, bandeja de SIM, etc., no rompe esquemas y sigue la distribución habitual. Así que muy bien en este apartado el Oppo Reno 6. Es más, diría que es su principal baza y motivo para lograr resultar atractivo frente a otras opciones del mercado.

La belleza interna

Si el diseño exterior es o puede ser muy importante para muchos usuarios, esa otra belleza, la interna, los es para todos. Porque de nada sirve un dispositivo muy estético si luego no cumple con lo que de verdad importa.

Aquí Oppo ofrece una hoja técnica que sin ser de los mejor, va a ofrecer una configuración capaz de cumplir en prácticamente todo tipo de situaciones. Pero si te parece, primero un resumen de sus especificaciones y luego vamos punto a punto valorando:

  • Procesador Mediatek Dimensity 900
  • 8 GB de RAM
  • 128 GB de alamcenamiento
  • Pantalla AMOLED de 6,43″
  • Batería 4.300 mAh
  • Carga rápida SuperVOOC 2.0 de 65 W
  • Cámara frontal de 32 MP
  • Cámara principal con tres sensores: principal de 64 MP, gran angular de 8 MP y macro de 2 MP
  • Conectividad WiFi, BT y LTE/5G
  • Precio 499 euros

Con todo esto, la experiencia es la siguiente.

Una pantalla notable

Oppo ha decidido apostar por un panel AMOLED de 6,43 pulgadas con resolución Full HD+. Es un panel con una tasa de refresco de 90Hz que permite disfrutar de una experiencia muy fluida.

Esta pantalla tiene dos detalles adicionales: el agujero en pantalla y el lector de huellas debajo de la misma. El agujero por la posición no molesta apenas, pasa desapercibido al menos para mi. Y sobre el lector de huellas decir que funciona bien, está en una posición cómoda y junto al reconocimiento facial permite que cada usuario encuentre el sistema de desbloqueo que mejor le vaya.

Respecto a la calidad de imagen, tanto por brillo, contraste, repesentación de color y nitidez nada que objetar. Es una pantalla que rinde bien, como la de la mayoría de propuestas actuales y a la que poco se le puede reprochar. Es más, a menos que la compares con las mejores del mercado, la experiencia es tan bien que podría ser usada en un gama alta sin problema. Y a todo eso hay que sumar que la respuesta táctil también es muy buena.

Un rendimiento correcto

Un chip de Mediatek, el Dimensity 900 para ser exacto, es el que Oppo ha elegido para dar vida a este smartphone. Aquí hay que decir que estos procesadores ya no son los que la compañía fabricaba hace años y estaban destinados a gamas bajas porque resultaban económicos y  su rendimiento mucho más comedido que los de Qualcomm.

Se que habrá quien siga prefiriendo los chips de Qualcomm, yo mismo los prefiero, pero admito que en los últimos dispositivos con procesadores Mediatek he tenido una buena experiencia en todos y cada uno de los apartados.

Tanto en el uso del sistema como aplicaciones de todo tipo y juegos el equipo rinde bien. No es el más potente y eso se nota si se compara directamente con otras opciones, pero en general no encontrarás problema alguno.

Lógicamente el rendimiento también se debe al buen hacer de Oppo con ColorOS. Su capa de personalización está bien ajustada y junto a un buen número de opciones permite configurar el dispositivo para que el rendimiento sea óptimo o incluso si se quiere, sacrificar algo para tener un extra de batería.

Batería para un día de uso sin pensar en cargador

El Oppo Reno 6 integra una batería de 4.300 mAh y un sistema de carga rápido SuperVOOC 2.0 de 65W. ¿Resultado de tal conjunto? Pues para empezar tienes la posibilidad de llegar bien al final del día con un uso normal. Si abusas haciendo fotos tendrás que pasar por el enchufe, pero en cuestión de minutos (35 minutos de 0% a 100%) tendrás listo el dispositivo de nuevo.

Eso sí, no incluye carga inalámbrica y aquí si bien se compensa con la carga rápida, se pierde la conveniencia de poder dejar el teléfono en una base de carga Qi y que esté listo para cuando salgas de casa o la oficina. O incluso si vas a una cafetería o tienda y tienen cargadores inalámbricos en las mesas para situaciones de «emergencia».

Unas cámaras que no sorprenden

Y llegamos al apartado más débil desde mi punto de vista de este Oppo Reno 6: las cámaras de fotos. Es cierto que para mi este es un apartado importante, no es que pida calidad super profesional, pero sí un mínimo en situaciones habituales.

Aquí creo que Oppo se dejó ir un poco más y eso me choca, porque en otras ocasiones han demostrado que son capaces de ofrecer dispositivos interesantes en temas fotográficos. Un ejemplo, el Oppo Find X3 que yo mismo pude analizar, aunque fuese una gama superior.

No obstante, esto es lo que ofrece:

  • Cámara frontal de 32 MP con una calidad acorde al tipo de cámara que es y usos que se le suele dar
  • Cámara principal compuesta por tres sensores: uno angular principal de 64 MP, un gran angular de 8 MP y uno macro de 2 MP. El gran angular sufre con poca luz y el macro sigue siendo uno de esos sensores que pese a su utilidad no tienen mucho sentido para mi

En las pruebas que he realizado con la cámara no digo que no haya obtenido fotos interesantes, sobre todo si te paras un poco a jugar con las múltiples opciones que ofrece la cámara. Pero para el usuario que sólo busca apuntar y disparar puede que no sea la cámara idónea.

Hay situaciones en las que el HDR no anda muy fino y con poca luz se nota una caída en detalle llamativa. Por lo que básicamente te limitas a usar el sensor de 64 MP si quieres la mejor calidad posible y, aún así, tienes que tener cuidado cuando usas el zoom que aplica con recorte al sensor porque la nitidez va decreciendo.

Fotografía original y tras edición en Snapseed

Como digo, son cámaras correctas, pero no hacen que destaque por este apartado el dispositivo y es una lástima. Porque con un poco más de ambición podría haber sido una opción mucho más atractiva aún.

Un producto con muchas aspiraciones

El Oppo Reno 6 no se puede negar que es un producto que aspira a mucho, pero se queda sólo  esas aspiraciones. Porque para competir con el resto de propuestas no basta con ofrecer uno de los diseño más bonitos que he visto últimamente.

Hace falta que la experiencia de uso en general esté al mismo nivel y eso no ocurre del todo. Es cierto que su procesador, pantalla, batería y fluidez del sistema no generan problemas. No serán de lo mejor, pero si cumplen con lo que puede esperar de un producto de esta gama.

Sin embargo, el tema de las cámaras se cae. No es que no puedas sacar buenas fotografías, pero vas a tener que invertir un tiempo extra para lograrlas, cosas que con otros modelos no cuesta. Así que ahí está la clave, ¿qué te interesa más?

Si buscas diseño, lo cierto es que los 499 euros que cuesta se podrían medio justificar. Pero si te interesan otros apartados como el fotográfico, entonces sentirás que lo que ofrece no es lo que esperas obtener tras pagar dicho importe por él.

Con propuestas como el OnePlus Word 2, el realme GT Master Edition o los recientes Xiaomi 11T entre muchos otros lo tendrá complicado. Porque estos ofrecen mejores cámaras por el mismo precio o similares y cuestan menos. Aunque habría que valorar otros aspectos.

¡Sé el primero en comentar!