Realme 8, análisis: un teléfono que engancha por precio

Este de aquí es el nuevo realme 8, un terminal con un precio muy ajustado y con características acorde a lo que el fabricante pide por él. Aún así, resulta interesante conocerlo para ver qué es lo que se puede encontrar en el mercado cuando tu intención no compra no debe superar un presupuesto tan ajustado como el de los 200 euros. Así que aquí tienes mi experiencia de uso.

realme 8: análisis en vídeo

Estas son las características principales del teléfono analizado:

  • Procesador Helio G95
  • 8 GB de RAM
  • 128 GB almacenamiento
  • Sistema operativo: realme UI 2.0 y Android 11
  • Batería de 5.000 mAh
  • Pantalla 6,4″ Super AMOLED
  • Cámara frontal de 16 MP
  • Cámara trasera Quad-Camera (64MP principal + 8MP Ultra Wide + 2MP Macro + 2MP B&N)

El diseño ya no es un problema para las gamas económicas

El realme 8 es uno de esos dispositivos que físicamente no podemos decir que vaya a sorprenderte, pero también es cierto que este es un apartado que ya dejó de ser un problema para las gamas más económicas.

El nivel que han alcanzado la mayoría de marcas hace que incluso con teléfonos muy económicos encontremos propuestas atractivas y con buenos materiales de construcción. Vale, no son materiales super premium como los que montan otras opciones del mercado que cuenta entre tres y cinco veces más, pero de verdad que está a un buen nivel. Tanto que no sería justo decir que los teléfonos de baja calidad hoy en día ofrecen propuestas de también baja calidad.

Los acabados del nuevo smartphone de realme son bastante correctos como puedes ver en las imágenes. Y esa trasera en color plata brillante resulta llamativa. Aunque sí tiene o creo que tiene dos problemas bajo mi punto de vista. El primero es que la inscripción de Dare to Leap posiblemente no guste a todo el mundo. El segundo es que el acabado de la trasera y ese toque brillante hace que las huellas se queden marcadas y vean rápidamente.

La parte positiva es que realme ha introducido una funda de silicona en la caja por defecto, así que no sólo proteges el teléfono sino también te libras de esas molestas huellas que deslucen la trasera.

Por lo demás, el frontal es bastante correcto también y el panel, pese a ser plano, introduce unos pequeños bordes curvados que «suavizan» un poco el uso e interacción mediante gestos. Aunque no tendremos esa continuidad que hemos visto en teléfonos de mayor precio entre trasera y frontal.

Para finalizar, la ubicación de los botones de encendido y control de volumen es más que correcta. Incluye conector USB C para la carga y un conector de auriculares de 3,5 mm que siempre viene bien.

Una experiencia multimedia correcta

En terminales de gama de entrada o media baja es complicado no exigir la misma experiencia que en otros de mayor precio, aunque hay que hacerlo si se quiere valorar luego de forma correcta y global. Por eso, para hablar de la pantalla y el sonido del realme 8 lo primero que hay que hacer es volver a recordar que sólo cuesta 199 euros.

Con su precio en la cabeza hay que reconocer que el panel Super AMOLED que usa realme está bastante bien. Primero porque con 6,4 pulgadas de diagonal y resolución FHD+ ya ofrece una experiencia a la hora de visualizar todo tipo de contenidos muy agradable.

Esta velocidad de refresco sumada a una buena representación de color, brillo y contraste hacen que que no haya ningún tipo de pega en el uso diario. Es cierto que no será la mejor pantalla del mercado, pero para cubrir las necesidades del 99 por ciento de los usuarios es más que suficiente.

En lo que respecta al sonido, aquí igualmente no te vas a volver loco por cómo suena el dispositivo cuando reproduce alguna película, serie, videojuego, podcasts o música. No suena mal, pero tampoco pidas una respuesta en todo el rango de frecuencias con el mismo cuerpo y claridad que teléfonos más caros.

No obstante, aunque pueda parecer un poco crítico, lo cierto es que la experiencia multimedia del realme 8 es muy correcta. No es su principal valor, pero sí tiene lo mínimo que hoy día pediría cualquier usuario, incluso aquellos que no quieren gastarse mucho en un nuevo smartphone.

Rendimiento y batería

Si hasta ahora todo ha sido correcto, aunque no hubiese nada especialmente llamativo, del rendimiento podríamos decir básicamente lo mismo. El realme 8 está equipado con un procesador Helio G95, 8 GB de memoria RAM y 128 GB de almacenamiento.

Con esta configuración de hardware tenemos un dispositivos que para el uso de aplicaciones habituales del día a día no supone ningún tipo de problema. Es más, incluso podrás jugar gracias a la optimización del procesador usado por realme.

Lo único que sí quiero que sepas es que, si bien es cierto que no hay un lag  que empañe el uso con videojuegos, sí que hay momentos donde se pueden apreciar tiempos de carga más prolongados y como que algunas acciones le pesan más que otras. Pero si quieres jugar al Call of Duty Mobile, podrás hacerlo.

Donde también se nota que el procesador va algo justo es en el uso de la cámara. Cuando intenta aplicar un procesador HDR o de una imagen en condiciones adversas se puede demorar un poco más de lo habitual en volver a estar lista para seguir realizando fotos.

Por tanto, si lo que buscas es un terminal con la mejor experiencia de uso a nivel de potencia, volvemos a decirte que no es esta tu opción. Pero sí que resulta muy eficaz para los componentes que incluye. Del mismo modo que lo hace su sistema de carga rápida.

Sin duda uno de los valores también del realme es la carga rápida de 30W que ofrece. Porque te permite obtener ese extra de batería rápidamente y así continuar con la jornada sin temer a quedarte tirado.

Para finalizar, del software te hablaré rápido y no mucho porque hay poco que contar realmente interesante. Como otras muchas capaz de personalización, realme UI 2.0 está basada en Android 11 y más allá de algunos detalles muy particulares se siente bien. Las transiciones por los menús son ágiles y a nivel de ajustes viene bastante completo. De modo que sólo te llevará una o dos tardes hacerte a él si vienes de otro sistema o capa de personalización.

Cámaras

A pesar de sus cinco cámaras, aquí es donde más se nota que estamos hablando de un teléfono de doscientos euros con pretensiones discretas en temas de fotografía móvil.

La cámara principal está compuesta por cuatro sensores. Por un lado está el principal de 64MP, un ultra gran angular de 8MP, un macro de 2MP y otro en B&N de 2MP también. Estos últimos son un poco anecdóticos, porque aún teniendo su utilidad en algunos momentos puntuales se olvidan rápidamente.

Respecto a los dos principales, el de 64 MP es que el lógicamente mejor rinde tanto en definición como color, etc. Además permite hacer un zoom de 2X y 5X recortando la imagen que captura el sensor. Así que, si tienes un poco de paciencia y no buscas escenarios muy complejos en términos de luminosidad, puedes obtener fotos interesantes.

Cuando la luz cae sí que se empiezan a apreciar sus carencias. Además, el procesado se vuelve algo más agresivo y eso afecta también a la imagen final. Pero si eres un usuario avanzado puedes aprovechar las ventajas del formato RAW para sacarle el máximo rendimiento a dicha cámara.

La cámara frontal por su parte funciona bastante bien y lo único que puede no gustarte es que en ocasiones tarda bastante en volver a estar lista para tomar una foto, pero también le pasa a la principal. Aún así, igual es la mejor de todas las cámaras, a veces por delante de la de 64 MP.

A continuación algunas muestras para que valores por ti mismo.

 

Un teléfono sin complicaciones y para quien busca gastar poco

El realme 8 es un teléfono que se complica lo justo. Va orientado a un público muy específico y con eso en mente es fácil saber a quién recomendar o no. Porque si buscan buen precio, es su teléfono. Si quieren algo sencillo, es su teléfono. Si no le van a dar un uso super intensivo, es su teléfono.

Para todo lo demás hay opciones de gama media y alta que han ido bajando los últimos meses y son muy atractivas aún.