Realme GT Master Edition, análisis: un teléfono algo diferente

Es un dispositivos de gama media y, aún así, es uno de esos teléfonos que por alguna extraña razón me interesan más que otras propuestas. Algunas de ellas mucho más innovadoras e importantes de cara al futuro del smartphone. ¿El motivo? Porque al final son estos los teléfonos de la gran mayoría, así que deja que te cuente sobre el Realme GT Master Edition.

Análisis en vídeo

Un teléfono de gama media con mucho que decir

El Realme GT Master Edition es un nuevo teléfono de gama media. Una la última propuesta dentro del catálogo de un fabricante que desde su llegada al mercado español no ha parado de crecer en cuanto a popularidad. Y eso se debe a prácticamente dos razones: buenas prestaciones y buenos precios.

Lógicamente eso no significa que todos y cada unos de sus productos sean perfectos, pero cuando valoras la relación calidad/precio es difícil no pensar que pueden ser el modelo idóneo para un público concreto. Este nuevo teléfono creo que podría ir un poco más allá y ser una muy buena opción para una gran mayoría.

Una curiosa forma de romper con la estética clásica

En temas de diseño es complicado hacer algo nuevo y el uso de diferentes materiales como plástico, metal o cristal con sus respectivas texturas, colores, acabados, etc., son los únicos elementos con los que pueden jugar los fabricantes. El problema es que en la cabeza de muchos usuarios ya se han instaurado la idea de que sólo determinados acabados dan un aspecto premium.

Por eso hay que darle algo de empuje a la idea de que no todo lo que sea de cristal es lo más top. Para lograrlo realme se ha asociado con Naoto Fukasawa para que cree un diseño de la parte trasera diferente. Esto puede que guste mucho o todo lo contrario, pero si te paras a pensarlo bien, es un toque de diferenciación que ayuda a romper con la clásica trasera.

Además, los materiales elegidos para su fabricación hacen que se ganen dos importantes beneficios: mejor agarre y mayor limpieza. Aquí no vas a sufrir el problema de las huellas de otros materiales como el cristal e incluso el metal o plástico de baja calidad.

En esta ocasión la trasera hace uso de cuero vegano que junto al tono gris y las formas inspiradas en una maleta de viaje hacen que luzca como un dispositivo que podría verse como una propuestas más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Aunque hay dos variantes con otros materiales en blanco luna o negro cosmos que se pueden ver en la web de la marca.

Por lo demás, el módulo de cámara, los bordes y la parte frontal no cambia frente a otras opciones. No es el plegable Galaxy Z Flip 3 que recientemente también pude analizar, pero aún así es un teléfono que se siente muy bien en la palma de la mano.

A modo de resumen, algunos detalles de su apartado físico y de diseño:

  • Diseño compacto y cómodo: con 159,2 x 73,5 mm me parece un terminal muy agradable de usar en el día a día y de también para llevar siempre en el bolsillo de un pantalón. Además de que sólo pesa 180 gr.
  • Cámara frontal en un agujero en pantalla: se encuentra en la esquina izquierda y aunque habrá gustos para todo, es una ubicación que para ser una cámara selfie integrada con un agujero en pantalla molesta un poco menos
  • Accesibilidad a los botones físicos: por sus propias dimensiones, acceder a los botones de control de volumen y encendido (ubicados cada uno en lados opuestos) es algo cómodo independientemente del tamaño de la mano
  • Textura agradable: la textura del fueron vegano y las formas de esta edición especial hacen que sea también muy agradable a la hora de sujetarlo. Y puede que también ayude a darle un toque de diferenciación positivo aún siendo un gama media

Por lo demás, nada que no se pueda apreciar en imágenes. Como, por ejemplo, la conexión USB C para carga y transferencia de datos o el conector de audio de 3,5mm que se conserva a pesar de la popularidad de los auriculares True Wireless.

La experiencia de uso

A un terminal de gama alta, por el que tienes que pagar una cantidad de dinero importante, se le piden cosas que a otros se les perdona. Sin embargo, la experiencia de usuario, el rendimiento y sus capacidades para hacer todo tipo de tareas es algo que se demanda por igual. Lógicamente hay que saber las diferencias que ofrecerá un teléfono que cuesta 1.000 euros y cuento con los último en temas de procesadores de gama alta, con otro mucho más económico y micros inferiores en gamas, pero no siempre en experiencia.

En esta ocasión, el realme GT Master Edition hace uso de una configuración de las que pronto veremos muchas más veces:

  • Procesador Qualcomm Snapdragon 778 con conectividad 5G
  • 6 y 8 GB de Memoria RAM, nuestra versión cuenta con 8 GB
  • Almacenamiento interno de 128 y 256 GB
  • Pantalla AMOLED de 6,43 pulgadas y una tasa de refresco de 120 Hz
  • A todo esto sumamos soporte para redes 5G, 4F, conectividad Bluetooth, WiFi 6, NFC y esa radio FM que tanto gusta a muchos usuarios aún

Con esta hoja técnica lo más importante a destacar es el rendimiento del procesador. Un chip que se podría decir que prácticamente estrenan ellos en un momento donde acceder a micros nuevos no es sencillo.

Claro que más allá de ver datos numéricos en frio, lo importante es saber en qué se traduce. Por ello también hay que tener en cuenta realme UI 2.0, la capacidad de personalización Android que utiliza.

Con ambos elementos, mis expectativas eran las habituales con este tipo de teléfonos y así fue. Consciente de ciertas limitaciones, el uso en el día a día ha sidos satisfactorio. Tanto que más allá de acostumbrase a la particular estética de la capa, las funciones soportadas por Android 11 como las apps que puedas instalar van a ejecutarse sin problema alguno.

De modo que junto a un buen rendimiento con herramientas de todo tipo, juegos y sistema, lo que suma puntos de forma positiva son sus opciones de conectividad y la pantalla. Además ofrecer un modo GT para exprimir el procesador al máximo.

Esta pantalla, con tecnología AMOLED y refresco de 120 Hz permiten disfrutar de una fluidez que para una gama media es todo un punto a valorar positivamente. Pero no queda ahí, porque en temas de color, brillo y contraste cumple también.

Desde el primer momento y presumiblemente con el paso del tiempo, el dispositivo va a seguir ofreciendo una experiencia muy satisfactoria. Por lo que, en este apartado, podría considerarse como flagship killer de la gama media.

Los ojos del realme GT Master Edition

Cuatro cámaras, tres en el módulo principal trasero y una en la parte frontal. Esa es la apuesta a nivel fotográfico que ofrece realme en este teléfono. Pero el número de sensores utilizados ya sabemos que es el detalle menos importante, porque a veces meten opciones que son poco prácticas en el día a día.

Aquí realme no rompe esquemas en ese sentido, hubiese estado genial tener un zoom óptico no y no sólo la opción de hacerlo de forma digital a través de recorte del sensor. Pero vayamos por partes.

La cámara frontal cuenta con un sensor de Sony con 32 MP de resolución y una apertura f2.5. Junto a una gran variedad de modos a través de su aplicación de cámara nativa, los resultados me parecen más que correctos. Son bueno, aunque en alguna ocasión no haya sabido interpretar escenas con una iluminación fuerte o en baja luz el procesado no ayude en exceso. Pero en general se le puede sacar partido.

La fotografía con la cámara frontal no está nada mal. A veces cuando hay contraluces fuerte hay que ajustar la exposición manualmente, pero los resultados son los esperados.

La cámara trasera por su parte, con tres lentes (angular de 64 MP f1.8, ultra gran angular de 8 MP f2.3 y macro de 2 MP) dan como resultado un conjunto interesante, pero nada sorprendente frente a su competencia. Aunque sí hay que mencionar el detalle de que el sensor principal sea de 1/2 pulgadas, mayor de lo que otros rivales y, por tanto, mayor luminoso.

Aquí están los diferentes niveles de zoom que permite el teléfono, desde el 0,6x del ultra gran angular hasta un 5X con recorte digital del sensor. Curiosamente el modo 2x es el que más me ha convencido.

En la fotografía nocturna se nota que, pese al tamaño del sensor hay situaciones donde le cuesta controlar un poco la exposición y procesado. Aún así, está en la media de la mayoría de propuestas.

El sensor macro sigue sin convencerme y no sólo por sus 2MP, sino porque personalmente es un tipo de foto que pese a gustarme en el día a día no me aporta mucho. Por último, en fotos con buena luz no hay problema alguno.

En resumen, las cámaras no están mal. Lógicamente nos son referencia de su gama, pero en conjunto pueden ofrecer resultados llamativos. Aunque en la gama media, en el apartado de fotografía, cuenta mucho más la habilidad del usuario, su paciencia y cómo aprovecha tanto las virtudes como debilidades de la cámara para sacar la instantánea adecuada según la situación.

Realme GT Master Edition, lo que debes saber

Llegados a este punto, puede que te preguntas si ¿es el realme GT Master Edition una buena o mala opción? Pues deja que te cuenta lo que considero que es lo más importante, lo que debes saber para poder valorar y elegir si te interesa o no:

  • Físicamente es cómodo y el tacto resulta agradable, creo que gustará a la mayoría ese acabado en cuero vegano
  • La pantalla se ve muy bien y la tasa de refresco de 120 Hz en un terminal así es un punto a favor
  • El lector de huellas funciona perfecto
  • La batería aguanta bien y el sistema de carga de 65W es una delicia para los días de uso más intensivo. Sin duda alguna, te salva y compensa el no tener opción de carga inalámbrica
  • En temas de sonido se escucha bien, pero no es su mayor atractivo
  • Las cámaras son versátiles, puedes hacer cosas interesantes, pero no busques una propuesta que sirva como referencia. A mi el macro me sobra y siempre sueño con gamas medias con teleobjetivo
  • Rendimiento sobrado para el 90% de los usuarios

En resumen, el realme GT Master Edition va en parte como el Flagship Killer de la gama media y aunque esa expresión nunca me haya gustado del todo (porque no hay mejores o peores teléfonos sino mejores o peores opciones para según las necesidades de cada uno) cumple muy bien y va a ponerle complicada la existencia a otros modelos. Porque por unos 299 euros en promoción resulta muy atractivo.

Después del periodo de lanzamiento el PVP será de 349 y 399 euros según la configuración de 6/128 GB o 8/256 GB. A esos precios sigue siendo buena opción, pero ya tiene más rivales. Así que lo ideal es acceder a él con el precio de lanzamiento o esperar a que vuelva a bajar.