xCloud y Razer Kishi: el combo perfecto para gamers viajeros

xCloud y Razer Kishi: el combo perfecto para gamers viajeros

Carlos Martínez

Microsoft ha estado jugando sus cartas de manera fantástica con el lanzamiento de xCloud. Tras un periodo de pruebas, el servicio ya está disponible en España, y con él podremos jugar a un increíble catálogo de Xbox directamente desde nuestro teléfono. Pero, ¿cómo hacer la experiencia todavía más cómoda?

Análisis en vídeo

https://youtu.be/xjAubDjFOqk

Un mando para la nube

Razer Kishi xCloud

Disponer de más de 100 juegos de Xbox One y Xbox Series X en tu teléfono es una gozada, pero de nada sirve poder ejecutar un juego en segundos y no disfrutarlo por las limitaciones de los controles. Microsoft está trabajando en incluir controles táctiles específicos para muchos juegos, de forma que los jugadores podrán pulsar en la pantalla sobre diferentes patrones de botones para mejorar la experiencia de juego, sin embargo, no es lo ideal. De hecho, es tremendamente incómodo, ya que no puedes intuir dónde están los botones y el control de la cruceta se hace especialmente engorroso.

Por eso, la compañía ha trabajado con Razer para ofrecer un accesorio compatible con teléfonos Android que permitirá convertir tu teléfono en una consola portátil con la que poder disfrutar de una experiencia muy similar a la que conseguir en la consola de sobremesa. Pero, ¿lo consigue?

Un servicio magnífico

Tras varias semanas probando el servicio, sólo podemos hablar maravillas de xCloud. El catálogo de juegos que ofrece es bastante extenso, y nos permite jugar casi al instante a cualquiera de los mas de 100 juegos que actualmente ofrece su catálogo. Y decimos casi al instante porque al comienzo de arrancar el juego tendremos que esperar unos segundos hasta que todo esté en marcha.

El secreto del servicio está en que los servidores ofrecen el potencial de una Xbox One S para emular los juegos, así que esa será la calidad de la retransmisión que llegará a nuestra pantalla. Se espera que en un futuro los servidores de xCloud mejoren para dar el salto a la nueva generación de consolas, pero de momento, ese es el potencial que se ofrece, que no es poco.

Un mando que encaja

Razer Kishi xCloud

En lo relacionado al Razer Kishi, estamos ante un accesorio que directamente se convierte en un imprescindible para aquellos usuarios que quieran hacer uso del servicio. Este gamepad está formado por dos piezas que encaja a cada lado del teléfono, convirtiéndolo así es una especie de consola portátil. El resultado es bastante convincente y el teléfono queda muy bien encajado gracias a las gomas que se encuentran en el hueco de acople, por lo que el resultado es un cuerpo firme y rígido.

A la hora de jugar, los botones y gatillos del Kishi funcionan bien, pero no podemos decir que sean especialmente llamativos. El tacto y presión de los botones se asemeja mucho a los de un mando de bajo coste, especialmente los gatillos, algo que no encaja con el precio oficial del equipo, que es de 109,99 euros. Cuenta con un puerto USB-C que sirve para poder seguir cargando el teléfono mientras jugamos, pero no para recargar una batería interna del Kishi, porque no cuenta con ninguna. Como apunte curioso, los gatillos se han quedado nombrados como R1, R2, L1 y L2, en lugar de los RB, LB de Xbox.

Y es en ese último detalle donde encontramos una de los puntos más negativos de este mando, ya que creemos que por su precio debería de incluir capacidades inalámbricas para funcionar como mando independiente. Ya sea para usar el mando con un tablet o con cualquier otro dispositivo, el Kishi debería de ser capaz de convertirse en un mando independiente, especialmente si tenemos en cuenta que adopta esa forma cuando está recogido sin acoplar en el teléfono.

¿Merece la pena el Razer Kishi?

Razer Kishi xCloud

El producto cobra especialmente valor cuando lo unimos con su verdadero fin, que no es más que jugar en la nube de Microsoft. En ese caso, el combo de xCloud y Kishi es fantástico, pero no deja de demostrar que el servicio en la nube es un producto que brilla con luz propia y mejora a todo lo que le acompañe. El producto de Razer podría mejorar, así que veremos si una nueva generación soluciona los detalles mejorables que hemos detectado.