Xiaomi Mi 11, análisis: un teléfono muy fácil de recomendar

En estos momentos el Xiaomi Mi 11 es el teléfono más ambicioso de la compañía, aunque posiblemente dure poco y pronto veamos más sorpresas. Pero por ahora, si te interesa conocer qué ofrece este terminal, te cuento cuál ha sido mi experiencia de uso.

Xiaomi Mi 11, análisis en vídeo

Un teléfono que entra por los ojos

Elegante, bien rematado y con materiales de construcción de gran calidad. Esa podría ser la definición rápida de lo que supone el Mi 11 de Xiaomi, una nueva demostración del buen nivel alcanzado por la marca tras todos estos años fabricando dispositivos móviles.

Sin embargo, a pesar de lo distintivo de su módulo de cámara trasera, el resto de detalles hace que se sienta familiar en la mano. Pero es una buena sensación, porque resulta cómodo a pesar de sus generosas dimensiones, las cuales le permite albergar una pantalla de 6,81 pulgadas que se dice pronto.

Claro que si tuviese que detenerme en dos aspectos serían los de la cámara y la curvatura de la pantalla. El módulo de cámaras es generoso y eso que no es de los más grandes, pero sí contundente. Aunque luego se entiende, pues Xiaomi le da bastante protagonismo a este apartado fotográfico y de vídeo.

La curvatura de la pantalla es cierto que no gusta a todo el mundo y cada uno tiene sus mótivos válidos, pero en mi experiencia puedo decir que le aporta un punto extra en temas de elegancia y ese miedo a los toques fantasmas puedes olvidarlo, porque va muy bien lo sujetes como lo sujetes.

Así que, el Mi 11 podrá gustarte más o menos según tus preferencias personales, pero en líneas generales es un producto al nivel que se espera de un gama alta.

Una pantalla espectacular con un sonido a la altura

Xiaomi apuesta en el Mi 11 por una pantalla de 6,81 pulgadas con una resolución WQHD con la que ofrece imágenes muy nítidas, aunque lo mejor es la velocidad de refresco que alcanza: 120 Hz.

Con tecnología AMOLED, el rendimiento es francamente bueno en prácticamente todo tipo de usos. Desde vídeojuegos hasta la reproducción de contenido multimedia y lógicamente navegando por el sistema o consultando webs, aplicaciones, etc.

Con una calibración de color de fábrica que me convence, en apartados como brillo, saturación y contraste creo que no puedo ponerle pega alguna. Claro que, como decía, lo mejor de todo es el refresco.

Los 120 Hz son una delicia y desplazarse por los menús y aplicaciones que soportan esta velocidad de refresco hacen que cuando vuelves a un terminal con pantalla de 60 Hz te “duelan” hasta los ojos. Bueno, esto último es un poco exageración, pero seguro que entiendes a qué me refiero.

Sin duda, la pantalla está al nivel de lo que un gama alta debe ofrecer ya en 2021. Y no es sólo todo lo anterior, la respuesta táctil gracias a un muestreo a 480 Hz es precisa y rápida. Lo cual es importante tanto para una mejor experiencia como para juegos o incluso detectar esos posibles toques fantasmas.

Respecto al sonido, Harman Kardon es quien se ocupa del apartado del audio y nada mal. La calidad de audio es alta y el sonido que saca su doble altavoz es potente y bastante bien definido en todo el rango de frecuencias.

Si eres de usar los altavoces integrados para ver vídeos, jugar, escuchar música o cualquier otro tipo de audio, te van a gustar.

La potencia del Snapdragon 888

Sinceramente, el hardware a nivel de procesador es uno de los apartados que menos me importan hoy en día. Las generaciones anteriores ya han demostrado mucha solvencia en todo tipo de tareas, por lo que a este nuevo Snapdragon se le presupone un rendimiento óptimo y eso es lo que obtienes.

El Mi11 integra lo último de Qualcomm, el Snapdragon 888. Un procesador potente que mejora en prácticamente todo: tanto rendimiento, potencia gráfica, conectividad y hasta gestión energética. ¿Es el procesador móvil más potente? No, ese titulo lo mantiene Apple con sus AX, pero sí es solvente y te ofrecerá la mejor experiencia posible en Android.

El Xiaomi Mi 11 ofrece un lector de huellas bajo la pantalla que funciona muy bien y reconocimiento facial como sistemas de seguridad biométricos

Por ello, bombardearte con datos técnicos no tiene mucho sentido, tampoco con comparativas ni benchmarks entre plataformas diferentes. Así que lo único que debe quedarte claro es que no tendrás problema alguno, y en las tareas del día a día vas a notar que todo va como la seda.

La carga rápida de Xiaomi, una delicia

De la batería sí resulta interesante hablar, pero no tanto por su buena autonomía sino por el sistema de carga rápido.

Con 4.600 mAh yo no he problema para aguantar día y medio de uso. Algún día más si no hacía uso intensivo del apartado fotográfico. Por eso no te preocupes, porque está en esa media que debe darte un teléfono hoy en día: capacidad para aguantar toda una jornada y poder estirar algo más si te controlas con su uso.

Aunque si tienes necesidad de más autonomía: ojo con el sistema de carga rápida. Este Mi 11 incluye, atento, un cargador GaN de 55W con el que podrás pasar del 0 al 100% en apenas 50 minutos. Aunque lo sorprendente es que con 15 minutos casi alcanzas el 50% de la batería.

Si cargar con cable no te atrae mucho, puedes usar también la carga rápida inalámbrica de 50W. Es un pco más lenta que por cable, pero aún así está por delante de buena parte de su competencia directa.

¿Un móvil de cine?

Y ahora sí, hablemos del que creo que sería el motivo por el que muchos quieran apostar por este M11, sus cámaras. Xiaomi ha decidido apostar por un triplete compuesto por un nuevo sensor de 108MP, un gran angular de 13MP y un telemacro de 5MP.

Con este conjunto se obtiene un nivel de versatilidad bastante importante. Similar al de generaciones pasadas es cierto, pero con una mejora en la calidad de los resultados que me ha llamado la atención.

Fotos realizadas con el Xiaomi Mi 11 sin procesar

   

Ahora, en general, las imágenes se sienten mejor procesadas y con menos diferencias de color según el sensor usado. Además, las capacidades del nuevo procesador permiten una mayor soltura a la hora de aplicar novedades de software con las que los usuarios menos experimentados podrán obtener resultados más llamativos, especialmente en vídeo.

Aquí Xiaomi introduce una serie de trucos que exploran ideas creativas a la hora de grabar vídeo. Nada que no puedas hacer si tienes idea de edición, pero si te ahorras ciertos pasos y lo puedes hacer todo desde el teléfono, mejor que mejor.

En líneas generales, las cámaras del M11 está a un gran nivel. Es complicado determinar si son las mejores comparadas con su competencia, posiblemente no sea así y de ahí que ya se hable de un Mi 11 Ultra. Lo que está claro es que sí mejoran frente a gamas anteriores y eso se agradece. Con un poco de uso sabrás sacarle mucho partido.

Un gama alta redondo

En resumen, Xiaomi creo que cumple sus promesas con este Mi 11. No será, tal vez, el mejor en todo, pero es tan redondo que por precio (a pesar de no ser el de la Xiaomi rompedora que muchos siguen teniendo en la mente) no se me ocurre mejor opción de entre los teléfonos que yo personalmente he podido probar.

Podría recomendarlo con total tranquilidad que se que nadie se sentiría defraudado con él. Lógicamente se le pueden sacar algunos aspectos negativos, pero son tan personales que no resultan importantes de cara a su valoración global.

Por tanto, si te convence Android y MIUI, si te atraen los teléfonos de pantallas generosas y quieres lo último en hardware a buen precio, el Xiaomi Mi 11 puede que no sea un teléfono de cine, pero se le acerca mucho.

1 Comentario