Xiaomi Mi 11 Ultra: un gran teléfono que pocos comprarán

Puede que el teléfono del que te quiero hablar en este artículo sea, de los que han pasado por mis manos, al que mejor le siente el apellido ultra. Si hay un móvil que me ha generado un hype tremendo desde su lanzamiento ese ha sido el Xiaomi Mi 11 Ultra. Un móvil que, tras haber probado en profundidad, quiero contarte mi experiencia y si merece la pena su elección si lo tuyo son los teléfonos de la gama más premium del mercado.

Xiaomi Mi 11 Ultra, análisis en vídeo:

Diseño diferente, estética rompedora

Si has leído o visto algunos de mis análisis en nuestra web o en el canal de YouTube, sabrás que me gusta comenzar a hablar de apartado del diseño. Y con más razón quiero empezar por aquí en este móvil, porque no creo que deje indiferente a nadie que lo vea, ya sea para bien o para mal.

Si vemos de frente a este Mi 11 Ultra no de puede negar de que es un móvil bonito y que transmite ese acabado súper premium. Tenemos una pantalla AMOLED de 6,81” con resolución 3200 x 1440, más de 515 pixeles por pulgada, DCI-P3, HDR10+, una tasa de refresco de 120 Hz y un brillo máximo de 1.700 nits. Una serie de especificaciones que hace que este móvil parezca que tiene más apellidos que la familia real, pero que al final todo se traduce en que estamos ante una de las mejores pantallas que han pasado por mis manos.

Todo se ve increíblemente bien, con colores muy llamativos, un contraste profundo gracias a la tecnología AMOLED, esa sensación de fluidez a la hora de jugar o de desplazarlos por los menús por los 120 Hz. Sencillamente espectacular la experiencia que he tenido en este apartado con el Mi 11 Ultra. Como detalle para dar aún más la sensación de que el panel ocupa todo el frontal, los bordes de este están curvados que, unido a una pantalla tan grande, puede que te preocupe por los toques accidentales. En mi experiencia yo no he tenido este problema en ningún momento, aunque es cierto que mis manos son bastante grandes, por lo que puede que se deba a eso.

Y hablando del tema del tamaño ¿es incómodo usar el Mi 11 Ultra con esas dimensiones? Lo cierto es que es un teléfono muy grande y bastante pesado, eso es innegable. A mí personalmente no me ha parecido incómodo pero, si tienes las manos pequeñas, o incluso del tamaño estándar, es más que probable que te veas obligado a manejarlo con dos manos en tu día a día.

Para potenciar aún más ese apartado multimedia, este teléfono llega con un sistema de doble altavoz firmados por Harman Kardon. Personalmente, soy un poco reticente al leer sobre este tipo de uniones porque, en muchos casos, es más marketing que otra cosa. Pero, en el caso del Mi 11 Ultra, una vez más puedo decirte que pocos móviles he probado que se escuchen mejor, más potente y rotundo que este.

Un último detalle que salta a la vista de su frontal es que, en la esquina superior izquierda, tenemos su única cámara delantera. De cómo rinde haciendo fotos te hablaré luego pero, ahora, lo que quiero es hablarte de su uso en el apartado de seguridad y biometría. En otras palabras, de su uso para el reconocimiento facial.

El desbloqueo se hace prácticamente al instante en cualquier momento y posición, sin casi dudarlo. Es cierto que no tiene el sistema de desbloqueo facial más avanzado del mercado pero bueno. Pero, el que me ha sorprendido mucho es el lector de huellas que está bajo el panel. No solamente porque funcione muy rápido y sin fallos, sino porque implementa una curiosidad que no había visto hasta ahora en un teléfono: medición por frecuencia cardíaca. Sólo tenemos que entrar en el menú de funciones especiales en los ajustes, apoyar el dedo sobre el lector y, tras quince segundos de espera, nos da la medida.

Pero claro, he comenzado este apartado del diseño mencionándote que el Mi 11 Ultra no dejaría indiferente a nadie, y no lo decía por su pantalla o por esas características “especiales” que te acabo de comentar. Lo que más sorprender del físico de este móvil es la parte trasera, o mejor dicho, el inmenso módulo de su parte de atrás.

Y es que viéndolo a lo lejos vamos a poder reconocer a este móvil si se nos muestra la parte de atrás. En él, como suele ser habitual, encontramos el sistema de cámaras con con sus 3 lentes de las que luego te hablo, porque son igualmente llamativas. Pero, además, también tenemos algo que va a caracterizar a este teléfono: una pantalla trasera.

Un pequeño panel que se sitúa junto a las cámaras y que es útil para varias funciones:

  • Desde él podemos ver la hora y el estado de la batería.
  • También encontraremos una animación cuanto estemos cargándolo.
  • Podemos responder llamadas.
  • Nos sirve como referencia si queremos hacernos una foto con las cámaras traseras (a modo selfie).

Este pequeña pantalla la podremos configurar a nuestro gusto a través de los ajustes del teléfono. Podremos, por ejemplo, poner una imagen, hacer que se active con un doble toque, cambiar los colores, etc. Pero aquí, adelantándome un poco a mi experiencia con las cámaras, me gustaría solicitarle algo a Xiaomi. Al igual que podemos usarla de referencia para el apartado fotográfico, la interfaz no nos da la posibilidad de hacerlo con el apartado del vídeo. Algo que personalmente agradecería.

Un 10 en componentes, un 9 en rendimiento

Ahora quiero comentarte ciertos detalles de un apartado que, perteneciendo a la gama en la que está el Mi 11 Ultra, no habrá nada que te sorprenda … O sí.

La tabla de especificaciones que incluye en su interior este móvil es lo último de lo último:

  • Procesador Snapdragon 888. Fabricando en 5 nm y con conectividad 5G.
  • 12 GB de memoria RAM LPDDR5
  • 256 GB de almacenamiento UFS 3.1.
  • Batería de 5.000 mAh, con carga rápida de 67 W.

Y, como te podrás imaginar, (casi) todo corre muy bien. Podemos navegar con fluidez por los menús, consultar webs, ver vídeos en YouTube. Lo que necesitemos este móvil nos lo dará.

Pero, he encontrado algo extraño cuando le exigimos la máxima potencia. En juegos como el COD mobile he notado ligeros lags esporádicos, algo más bien anecdótico. Pero, en el caso del Asphalt 9, poniendo todos los ajustes al máximo, el juego literalmente se queda congelado. No siempre pasa, hay momentos en los que va bien pero otros en los que he tenido este problema que, tras pulsar en la pantalla de nuevo, vuelve a reproducirse para quedarse pillado unos segundos después.

No creo que el fallo venga del juego, ya que puedo reproducirlo perfectamente en otros móviles como el Oneplus 9 sin problemas. En mi opinión, pienso que el problema está en la capa de Xiaomi que, como ya sabrás, se trata de MIUI. Esta corre sobre Android 11. Esta no es la capa más limpia ni por asomo y puede que tenga algún pequeño problema que, seguro, se podrá resolver con alguna futura actualización. Y más teniendo en cuenta que se trata de su buque insignia del momento.

Por otro lado, en cuanto a la autonomía, este es un teléfono especialmente tragón por su pantalla. ¿Podremos llegar al final del día sin problemas? Efectivamente, sí. Pero, si le damos mucha caña no podremos estirar excesivamente su batería. Eso sí, Xiaomi solventa esto con una carga brutalmente rápida de 67 W con su cargador por cable y 67 W por carga inalámbrica. Y, en el caso de que quieras cargar otros equipos, carga reversible de 10 W. Lo que se traduce, finalmente, en que en aproximadamente 40 minutos podremos hacer una carga completa.

Mi cámara favorita en Android hasta la fecha

Ahora sí, es el turno de que te cuente mi experiencia con el que para mí es uno de los apartados más importantes del uso de un teléfono móvil: las cámaras. Y, especialmente en este smartphone, la fotografía y el vídeo destaca dentro de su propia gama.

A nivel de especificaciones, que sé que hay muchos que les gusta ver y hablar de esto, tenemos una triple cámara trasera:

  • Sensor angular de 50 MP, con focal f/1.95, con estabilización óptica y dual pixel. Podremos grabar vídeo con resolución 8K hasta 24 fps y 4K hasta 60 fps usando la tecnología HDR10.
  • Sensor gran angular de 48 MP, con focal f/2.2, campo de visión de 128º y enfoque automático por detección de fase. Vídeo en 8K hasta 24 fps y 4K hasta 60 fps. En esta lente no podremos usar la tecnología HDR.
  • Sensor teleobjetivo de 48 MP, con zoom óptico x5, híbrido x10 y digital hasta x120 aumentos. Este sensor también dispone de estabilización óptica de imagen y enfoque por detección de fase. Vídeo en 8K hasta 24 fps y 4K hasta 60 fps. En esta lente no podremos usar la tecnología HDR.

Y, para la cámara delantera, cuenta con un sensor de 20 MP, con la que podremos grabar vídeo hasta en 1080p a 60 fps.

A priori, todos estos datos suenan bastante bien pero, ¿cómo se comportan las cámaras del Mi 11 Ultra en el día a día? Pues la verdad es que, tal y como podríamos esperar.

Cuando hacemos fotos de día las fotografías que podemos llegar a captar son de una calidad muy alta y una nitidez más que correcta. Es cierto que el sistema de procesado de Xiaomi tiende a sobre saturar ligeramente y esto se nota en las capturas, pero en esta ocasión no es demasiado agresivo.

Como te podrás imaginar, el que mejor rinde de todos los sensores es el principal, y luego me ha sorprendido muchísimo el zoom. Hasta esos 5 aumentos ópticos, la calidad es bestial, quedando por encima de muchos de los competidores de la gama alta. Pero incluso, usando el zoom híbrido, las fotos que podemos tomar son muy buenas. Eso sí, los 120 aumentos es más marketing que otra cosa porque los resultados son tremendamente malos.

Por otro lado, la lente que sale peor parada es la gran angular, con colores algo más irreales y una calidad general que está un paso por detrás del resto de sensores. Aunque cumple, no pienses que los resultados son de baja calidad o peores que lo que solemos ver en esta gama. Está en la media.

Respecto al selfie, aquí sí que se nota claramente que la lente deja unas fotos de una calidad muy inferior. Un contraste pobre, sobresaturación muy evidente y, aunque el detalle llega a cumplir, tampoco esperes gran cosa. Aunque claro, teniendo esa pantallita con la que poder hacerse selfies con la cámara principal …. Quién quiere la lente de autorretratos en ese caso. Y hablando de esto, para activar la pantalla trasera para hacernos fotos, tendremos la opción en los ajustes de la cámara. Sólo tendremos que pulsar en ella y girar el teléfono para usarla.

Cuando la luz cae, este Mi 11 Ultra sigue cumpliendo bastante bien con todos sus objetivos pero, como es habitual, la calidad es algo inferior en este tipo de situaciones. Aunque, para paliar un poco esto, Xiaomi implementa el modo noche.

Y, por el lado del vídeo, la dinámica que vemos en las fotografías es la misma que se repite en este apartado. La calidad es muy buena, el HDR10+ hace que los colores se vean increíblemente bien y, junto a la grabación en 8K, seguro que será más que suficiente para la mayor parte de usuarios. Eso sí, en mi opinión preferiría grabar a esta resolución tan alta sólo en momentos puntuales y, normalmente, rodar en 4K a 30 o 60 fps.

Como curiosidad, los ajustes de cámara están repletos de detalles interesantes si eres un apasionado de este aspecto. Por ejemplo, podremos grabar con 2 lentes al mismo tiempo, ya sea en archivos separados o como montaje de ambas. También tendremos un modo pro, para hacer fotos en raw o grabar vídeo con perfiles logarítmicos. O, incluso, grabar vídeo en modo macro o usar el modo zoom de audio para captar este de forma localizada.

Un gran móvil que no muchos tendrán

Dicho todo esto, ahora que ya te he contado mi experiencia y todo lo que necesitas saber sobre el Xiaomi Mi 11 Ultra, es el momento de que te hable de mis conclusiones. Y ya te adelanto que, por desgracia, no son demasiado alentadoras.

Pero antes, por supuesto, quiero decirte que este teléfono estará disponible por un precio oficial de 1.199,99 euros a través de la web de Xiaomi y de sus distribuidores.

Para mí, este teléfono de Xiaomi es un móvil de 9,5. Con esto me refiero que cumple muy bien lo mires por donde lo mires. A nivel de diseño me parece muy bonito y espectacular. Puede que el módulo trasero será horriblemente grande y sobresalga mucho del cuerpo, pero al final pienso que terminaría acostumbrándome. A nivel de especificaciones técnicas es imbatible, y esos problemitas al ponerlo al máximo creo que los arreglarán muy pronto con una actualización de software. Y, hablando de la fotografía, me parece más que correcto.

Pero claro, estamos hablando de un móvil que supera casi alcanza los 1.200 euros, y en ese rango, puede que muchos usuarios decidan apostar por el Samsung o el iPhone de turno en lugar de darle una oportunidad a este teléfono. La dinámica que suele ocurrir con los lanzamientos más top de OPPO, Oneplus y demás fabricantes.

Así que, en mi opinión, si te puedes permitir gastarte ese dinero en un móvil, el Xiaomi Mi 11 Ultra es una apuesta asegurada. Que, además, tiene carácter y será fácilmente reconocible como pasa con otros móviles de la gama más premium.