Xiaomi Redmi Note 10 5G, análisis: buena batería y conectividad

El Xiaomi Redmi Note 10 5G llega con la intención de democratizar el 5G, pero provocando daños colaterales al usuario que no va a saber cuál de todos los integrantes de la familia Redmi Note 10 es realmente el más interesante de todos. Después de haberlo probado durante unos cuantos días, te contamos qué puedes esperar de él.

Xiaomi Redmi Note 10 5G, análisis en vídeo

Diseño con ADN de la familia Redmi Note 10 5G

Los terminales de Xiaomi, a excepción de alguna que otra propuesta muy puntual que sí han logrado sorprender en términos de diseño, son fáciles de reconocer y este año más aún con sólo observar el módulo de la cámara principal. Y es que está siguiendo una estética muy marcada y característica.

En el caso de este Redmi Note 10 5G bebe de dos de los modelos que forman la familia y que ya conocíamos desde hace tiempo, el Redmi Note 10 y 10 Pro. Así lo que tenemos es una trasera con un acabado mate muy elegante y de muy buen tacto. Es cierto que las huellas se le pegan fácilmente si tienes la mano algo húmeda, pero tampoco es que sea algo extraño ni en este ni en muchos otros teléfonos de hoy en día.

Respecto a los colores, está disponible en azul, gris, verde y plata. De modo que hay opciones variadas para que cada uno elija el tono que más le guste o atraiga.

En le lateral derecho están los botones de control de volumen y también el de encendido que, además, se combina con el lector de huellas. Este lector, junto al propio reconocimiento de cara, funciona de forma precisa, rápida y ágil. Detalles que siempre gustan, pues no hay nada más desagradable que tener que andar a estas altura introduciendo el pin o patrón que también podrás crear.

En el lateral izquierdo está la bandeja que da acceso a las dos tarjeta SIM que se pueden instalar o bien combina una SIM con una tarjeta microSD para ampliar el almacenamiento interno. Por último, en la parte inferior está el conector USB C para la carga y transferencia de datos y en la superior una toma de auriculares y el clásico sensor IR que Xiaomi suele introducir en muchas de sus propuestas.

En líneas generales es un dispositivo que sin arriesgar está a un gran nivel. Está bien construido y no tener materiales premium tampoco es algo que le penalice pues hay que ser consciente del precio y el tipo de gama que realmente es. Además, es mucho más importante que en mano se sienta bien y resulte cómodo en el día a día, dos aspectos en los que aprueba sin problemas.

Hola refresco de 90 Hz

Para empezar a hablar de la hoja técnica de este Xiaomi Redmi Note 10 5G hay que ir primero al componente más visible, la pantalla. Aquí Xiaomi no tira la casa por la ventana, pero sí ofrece un panel LCD donde destaca principalmente su tasa de refresco de 90 Hz. Y sí, el salto respecto a otras pantallas más normalistas es notable, porque esa fluidez ayuda a potenciar aún más la sensación de rendimiento de un dispositivo que ofrece lo que otros ya han presentado en temas d procesador, memoria RAM o almacenamiento y que muchos otros fabricantes harán durante los próximos meses. Porque será una hoja técnica que se repita como la de los gama alta actualmente.

Con una diagonal de 6,5 pulgadas y una resolución Full HD+, la experiencia a la hora de consumir todo tipo de contenidos multimedia, moverse por el propio sistemas operativo y la interfaz de todas las apps que puedas tener instaladas es bastante buena. Es más, no vamos a decir que sea la mejor pantalla de su gama, pero sí lo suficientemente buena como para destacar en aspectos como brillo y color. Puede que por contraste ya no tanto, sobre todo porque nos hemos acostumbrado rápidamente a las ventajas de los paneles AMOLED, pero aún así no creo que nadie que apueste por él vaya a ser tan exigente en este apartado teniendo en cuenta su precio.

Rendimiento, batería y sonido

Como decía antes, la hoja técnica del Redmi Note 10 5G va a ser muy popular durante los próximos meses en esta gama que busca ofrecer a un precio muy contenido lo último en conectividad, el acceso a redes 5G. Así que por partes, esto es lo que ofrece este hardware:

  • Procesador MediaTek Dimensión 700 5G
  • GPU Mali G57
  • 4 GB de memoria RAM
  • 64 o 128 GB de almacenamiento
  • Batería 5.000 mAh
  • Carga rápida de 18W con el adaptador a la corriente incluido

Con estos datos, tanto el sistema operativo como aplicaciones se mueven con relativa fluidez. Puede que en ocasiones concretas si eches en falta algo más de potencia, pero en el uso habitual no creo que vayas a tener problema alguno incluso si quieres jugar. Que no sería el teléfono que yo recomendaría para ello, a menos que sean títulos muy casuales, pero como poder se puede.

Donde puede que sí se note un poco más esa falta de rendimiento bruto es a la hora de procesar y manejar las diferentes opciones de la aplicación cámara, pero luego verás que esto tampoco es que sea tan importante muy a mi pesar.

En la mayoría de casos la experiencia es satisfactoria y lo bueno es que ni esta combinación de CPU/GPU ni la posibilidad de conectar a redes móviles 5G lastran el consumo energético, de modo que la autonomía en el día a día del dispositivo es buena. Podrás llegar a día y medio de uso y estirar en función de qué tipo de uso le des. Del mismo modo, si haces un uso intensivo de temas como la cámara, grabación de vídeo o juegos a tope sí que notarás que el consume es más rápido.

Aún así, con el sistema de carga, se soluciona fácilmente a pesar de no ser tampoco el más rápido. Por lo que no has de tener problemas o reparos a la hora de decidir apostar por este dispositivo si el resto de aspectos te interesa.

Y aprovechando que hablamos del rendimiento, otros aspecto importante de la experiencia de uso es la calidad de sonido y aquí cumple. Lo mejor es que tienes conector de auriculares de 3,5mm y eso siempre da opciones a usar cascos con cable que seguro interesa en esta gama.

MIUI 12 y esas apps que no necesitas

MIUI 12 como capa es una de esas propuestas que suele gustar, pero que Xiaomi le meta tantas apps que realmente no has pedido ni seguramente necesitarás resulta un poco molesto. Aunque lo más molesto en determinadas ocasiones es la publicidad también incluida.

Me pongo en el lado de la marca y puedo entender ciertos movimientos, pero siendo quienes son me cuesta un poco más. Porque realmente ya no necesitan usar la estrategia del precio para darse a conocer y de ahí que se incluya publicidad que les ayuda a generar ingresos y bajar el coste del producto. Aunque su departamento de marketing y financiero habrá considerado todas las variables posibles que esto podría generar. Pero al usuario medio con menos conocimientos seguramente le acabe molestando a la larga, aunque al inicio pase un poco de ello.

El apartado fotográfico, su gran carencia

Depués de llegar hasta aquí está claro que con sus más y sus menos, en todos los apartados el Redmi Note 10 5G cumple y se le perdonan ciertos aspectos por el precio que tiene. Sin embargo, como usuario al que contar con una buena cámara es algo que le importa, la experiencia fotográfica con este teléfono es muy justa.

Fotografías con la cámara frontal

Xiaomi hace uso de cuatro cámaras, de las cuales realmente sólo dos son útiles: la frontal de 8 MP y la trasera de 48MP que realmente es la principal y única. Porque luego hay un sensor para medir la profundidad y un tele macro de esos que te preguntas para qué realmente lo han incorporado en lugar de un gran angular.

Sabiendo todo esto, las fotos que se pueden obtener no están mal, pero no dejan de ser muy justas y algo erráticas en determinadas situaciones más completas de iluminación. No es un teléfono como aquellos Mi A1 o Mi A2 que con un precio similar destacaban en este apartado. Puede que igual yo me haya vuelto muy exigente, pero si miras los resultados verás que no llaman la atención del todo.

Fotográficamente es un teléfono que no aporta nada. Sus capturas son correctas, pero no esperes nada más porque no te lo va a dar. Con un poco de paciencia y edición podrás salvar algunas tomas y mejoras otras, pero si quieres bnas fotos, tendrás que mirar otras opciones.

Un teléfono que apuesta por el 5G

Como ya ha pasado con otros dispositivos recientemente lanzados, este Xiaomi Redmi Note 10 5G es un teléfono que apuesta claramente a la conectividad 5G. En ese sentido, por los 229 y 249 euros que cuesta oficialmente según la configuración de almacenamiento no está nada mal, pero en el cómputo general a mi se me queda algo corto.

Si tenemos en cuenta que aún hay muchas ciudades y zonas donde la conectividad 5G sigue siendo limitada, entonces el apostar por la inclusión de dicha tecnología supone un daño colateral que principalmente acusa el apartado fotográfico que se ve mermado.

Así que piénsalo bien antes de ir a por él. Porque si no vas a poder aprovechar el 5G, modelos como el Redmi Note 10 Pro tampoco es que esté mucho más caro y merece más la pena.