Dolby Atmos, DTS y Hi-Res, ¿por qué son importantes en un Smart TV?

Dolby Atmos, DTS y Hi-Res, ¿por qué son importantes en un Smart TV?

Pedro Santamaría

Sonido Hi-Res, Dolby Atmos, DTS,… existen una gran cantidad de términos y conceptos que pueden llega a complicar la compra de un nuevo televisor o incluso otros dispositivos de audio. Por eso, vamos a ver qué significa cada uno de estos términos, cuáles son sus beneficios y otros datos importantes. Para que lo tengas todo claro.

Sonido Hi-Res

Durante los últimos años no sólo ha mejorado la calidad de imagen. Es cierto que resulta más llamativo publicitar algo que se ve a simple vista, como pantallas que ofrecen resolución 4K e incluso 8K, soporte para imágenes de alto rango dinámico o HDR, etc., pero el audio también ha mejorado mucho.

El problema es que al no darle la importancia que merece, muchos usuarios ven como a medio plazo no pueden disfrutar de los avances y mejoras que plataformas de contenido añaden ahora. Así que, merece la pena que cuando vayas a comprar una tele o cualquier otro dispositivo tengas claro qué ofrece.

Lo principal a día de hoy es el sonido de alta resolución o Hi-Res. Este término no es ni más ni menos que el acrónimo del término en inglés High Resolution y hace referencia a un formato que se creó con el objetivo de ofrecer la misma calidad que la pista original. Es decir, poder capturar y reproducir un audio con una calidad igual a la del momento e la grabación.

¿Cómo se consigue? Para ello primero hay que saber cómo se captura audio. Este es un proceso analógico en el que la onda sonora que generan cada uno de los instrumentos o voces se analiza y captura mediante lo que se conoce como muestreo. Es decir, un proceso que consiste en ir tomando muestras cada cierto tiempo para luego recomponer esa forma de la onda.

Como podrás imaginar, a mayor número de muestras mayor será la frecuencia o velocidad de muestreo y por tanto la calidad. Para que tengas una idea, un CD de música tiene una velocidad de muestreo de 44,1 Khz y una resolución de 16 bits. El audio en alta resolución o Hi-Res sin embargo sube ese número hasta los 96 Khz.

Esto significa que duplica el número de muestras de la onda por segundo hasta llegar a las 96.000. Con dicho aumento y una resolución 24 bits, la onda se puede recomponer de forma más precisa y eso se traduce en un sonido con matices más ricos y mayor definición.

De todos modos, esta es la captura en bruto. A la hora de transmitirla a los diferentes equipos hace falta comprimirlas y ahí es donde entran en juego los otros dos términos: Dolby Atmos y DTS. Ambas son tecnologías que aprovechan el uso del sonido Hi-Res a través de alguno de los formatos compatibles (FLAC, ALAC, DSD, MQA y WAV) para ofrecer un sonido envolvente mucho más rico.

Qué es Dolby Atmos

Dolby Atmos es un estándar de sonido envolvente propiedad de Dolby. Este permite mezclar los canales clásicos que podrían ofrecer configuraciones tipo 5.1, 7.1 e incluso 9.1 con objetos de sonido dinámicos. ¿Qué significa esto último? Pues que da la oportunidad de colocar hasta 128 objetos dentro de una salsa y mejorar la sensación de inmersión.

Es decir, aunque a muchos fabricantes les gusta llamarlo como sonido inmersivo no deja de ser sonido 3D. El audio que se reproduce no sólo viene de la parte frontal, lo laterales o la trasera, también lo hace desde arriba o debajo del usuario. Por tanto, la experiencia es mucho más rica y se tiene una mayor claridad a la hora de determinar desde dónde llega un sonido concreto.

Esto en determinados contenidos es muy interesante. Por ejemplo, en un concierto podrías saber exactamente dónde está colocado cualquier instrumento, lo que amplia la escena sonora y con ella la experiencia. Cuando pruebas a reproducir contenido compatible con un sistema que soporte este formato lo cierto es que ya no hay marcha atrás.

Qué es DTS

DTS (Digital Theater Systems) se podría decir que esa rival de Dolby en temas de sonido envolvente. En la actualidad, la compañía responsable de su desarrollo ha lanzado multitud de formatos de sonido envolvente (DTS, DTS-HD o el formato sin pérdidas DTS-HD Master Audio), todos ellos mejorando a los anteriores hasta que llegamos al último: DTS:X.

Con DTS:X también se logra ese mismo sonido 3D, espacial o envolvente que permiten una experiencia más inmersiva. A nivel técnico ofrece algunas mejoras con respecto a Dolby, pero aún así no ha tenido la repercusión del anterior. Pero no por eso habría que descartarlo, porque hay plataformas que sí están adoptando sus ventajas y podrías perderte una mejora si no cuentas con dispositivos compatibles.

Dolby Atmos o DTS:X

Habiendo visto ya los dos sistemas, la pregunta que te estarás haciendo es ¿cuán es mejor, Dolby Atmos o DTS:X? Realmente ninguno es mejor que otro. Ambas soluciones tienen sus propias ventajas y desventajas, aunque en esencia buscan lo mismo: ofrecer una mejor experiencia de sonido envolvente.

Si tenemos en cuenta algunos aspectos técnicos, como el nivel de compresión, DTS:X sí que parece algo superior al comprimir menos cada archivo. Pero aquí Dolby se justifica con un mejor rendimiento de sus códecs, por lo que a misma calidad resultaría más eficiente a la hora de transmitir dicho contenido entre dispositivos o vía servicios desde internet.

Lo que tú como usuario has de tener claro es qué ofrece cada uno de ellos y que ambos son complementarios. Si puedes optar por ambos mejor que mejor. Y eso sí, no basta con que un servicio te ofrezca contenido con audio Dolby Atmos o DTS:X, tu reproductor y equipo de sonido ha de ser capaz de manejarlo. Si no es así, entonces seguirás disfrutando de la hasta ahora calidad de audio 5.1, 7.1 o 9.1. Pero no tendrás esa sensación de que el sonido llega desde cualquier parte de la habitación.