Cuando el tamaño importa: Proyector vs TV, ¿qué elegir?

Cuando el tamaño importa: Proyector vs TV, ¿qué elegir?

Pedro Santamaría

Cuando se trata de consumir series y películas en casa, si lo que buscas es una experiencia de cine, el televisor sigue siendo el rey. Aún así, hay quienes se cuestionan si es o no la mejor opción. ¿Qué tal apostar por un proyector? Si tú tienes la misma duda, te vamos a contar los motivos para elegir una u otra opción.

Motivos para elegir un televisor

El televisor es y seguirá siendo para muchos la mejor opción a la hora de ver contenidos en pantalla grande en casa. Y por un lado es comprensible, porque si lo comparamos con un proyector, ofrece ventajas a las que la mayoría de usuarios no están dispuestos a renunciar.

La primera y más básica es la facilidad de uso, o mejor dicho de instalación. No es que resulte extremadamente complejo instalar y usar un proyector, pero sí es cierto que hay que tener en cuenta algunos aspectos para disfrutar de su máxima calidad.

Luego hay otros motivos adicionales que hacen que te decantes por un televisor. Sin importar la cantidad de luz que haya en la habitación, puedes ver el contenido sin problema alguno. Esto si es para ver una retransmisión deportiva o las noticias, resulta más cómodo hacerlo en una tele. Porque para el 99% de los proyectores vas a cerrar las persianas para ver bien la imagen.

A nivel de resolución y calidad de imagen los televisores también cuenta con una ventaja competitiva. Un proyector 4K es más caro si lo comparamos con la gran y variada oferta de pantallas 4K del mercado. También en temas de sonido gana, porque aún siendo mejor optar por un sistema de audio externo, los altavoces de una tele suenan mejor que los integrados (en el caso de haberlos) de un proyector.

Y por último, si lo que buscas es también una pantalla a la que conectar una consola, entonces prácticamente ni te lo plantees: compra una tele. Teniendo en cuenta cómo han bajado de precio las pantallas de grandes pulgadas, en la actualidad es fácil hacerse con un televisor de 65 e incluso 75 pulgadas a un precio atractivo respecto a lo que costaban hace unos años.

Por tanto, por qué elegir un televisor frente a un proyector:

  • Grandes diagonales a buen precio
  • Facilidad de uso e instalación
  • Sistema de sonido más eficiente
  • No dependen de la luz de la habitación
  • Resolución 4K como algo ya generalizado
  • Gran opción como pantalla para jugar

Si tenías dudas y lo que buscas es alguna de estas ventajas que te enumeramos, está claro cuál es la opción más interesante para ti a priori.

Motivos para elegir un proyector

Tras ver los motivos para elegir un televisor podrías pensar que no hay entonces nada que justifique la compra de un proyector. Es más, que incluso habiéndolo no sería realmente una buena idea. Pues no, no es así. Puede que el perfil de usuario que está interesado en adquirir un proyector se haya reducido con los años, pero hay razones de sobra para hacerlo.

Si los precios de los televisores de grandes pulgadas se han reducido, el de los proyectores también. Es verdad que un modelo capaz de entregar una imagen 4K es más caro que una tele de gama media con misma resolución, pero la opción está ahí. Hay proyectores 4K capaces de ofrecer una imagen muy nítida.

Y no, aunque temas de brillo, contraste o representación de color te puedan preocupar, la clave está en la iluminación de la habitación. Si lograr adecuar un sala de forma óptima, pudiendo controlar en todo momento la luz que entra o no, vas a disfrutar de una imagen de muy buena calidad si las prestaciones técnicas del proyector son las correctas.

En temas de instalación, aquí depende del tipo de proyector por el que optes. Los proyectores de tiro corto tienen el «inconveniente» de ser algo más caros, pero la distancia que necesitarás para tener una gran diagonal pantalla es mínima. Por tanto, por su forma de proyectarla, para tener una diagonal de, por ejemplo, 100 pulgadas sólo necesitarás una mesa o mueble que colocarás justo en la pared donde vaya a proyectar la imagen o colocar la pantalla de proyección.

Si no es un proyector de tiro corto, entonces sí tendrás que tener en cuenta la distancia de la zona de proyección y el propio proyector para obtener una diagonal determinada. Y tener en cuenta dónde vas a colocar el reproductor o cómo le harás llegar la señal de entrada. Aún así, sabiendo que hay modelos que ofrecen soporte para Chromecast o un sistema Smart TV (con las mismas Apps y servicios que encontrarás en teles inteligentes), sólo necesitarás una toma de corriente y listo.

Tanto de tiro corto como no, los proyectores tienen una importante ventaja de cara a su uso en apartamentos donde no haya mucho espacio o se quiera optimizar más. Es, aunque no lo parezca, uno de los grandes atractivos de los proyectores: la optimización del espacio.

El tema del desgaste de sus lámparas es algo que ya quedó superado hace tiempo. El uso de iluminación LED y otras tecnologías han ayudado a que la vida útil de un proyector ya sea bastante prologanda. Por lo que, no debes preocuparte por usarlo durante varias horas al día. Otra cosa es que andar bajando la iluminación de la habitación te resulte más o menos cómodo.

Por tanto, las claves para apostar por un proyector son:

  • Pantalla grande con poco esfuerzo
  • Optimización del espacio cuando no está en uso
  • Calidad de imagen ha mejorado, llegan a ofrecer resolución 4K
  • Mismas ventajas que los Smart TV con modelos con sistemas operativos inteligentes o soporte chromecast
  • Precio

Como puedes ver, los proyectores también ofrecen ventajas y motivos más que suficientes para que apostar por ellos no sea para nada una mala idea. Eso sí, lo que va a marcar la balanza es el uso.

La mejor experiencia cinematográfica

Star Wars Home Cinema

El cómo y para qué vayas a usar un televisor o un proyector es lo que realmente podría hacer que te decantases por una u otra opción. Como dispositivo versátil y cómodo los televisores prácticamente no tienen rival. Teniendo en cuenta también los precios y modelos disponibles menos aún, pero si has tenido la oportunidad de probar un proyector de calidad en una habitación bien adaptada para su uso ya sabrás cómo es la experiencia de uso.

Los proyectores, cuando se logra adaptar bien una habitación, se acompaña con un buen sistema de sonido y se optimiza todo lo relacionado con la instalación, distancias de uso, pantalla de proyección, etc., ofrecen la mejor experiencia cinematográfica. Por tanto, si eres un apasionado de las películas y series y buscas disfrutarla del mismo modo que cuando vas al cine, entonces el proyector es la opción ideal.

Aún así, eres tú quien ha de decidir. Elijas lo que elijas, seguro que haciertas. Y si tienes dudas sólo tienes que usar los comentarios y estaremos encantados de ayudarte.