Conoce al dueño de tu salón: todo sobre los receptores AV

Se pusieron muy de moda hace más de una década, cuando todo el mundo quería tener un Home Cinema en casa. Hoy, los receptores AV siguen siendo una de las mejores inversiones que puedes hacer para transformar la experiencia audiovisual de tu hogar. Se han modernizado con funciones inteligentes y permiten crear un setup limpio y bien organizado. Hoy te contaremos todo lo que tienes que saber antes de lanzarte a la compra de un receptor AV.

¿Qué es un Receptor AV?

Un receptor AV es un dispositivo todo en uno que permite gestionar toda la multimedia de tu equipo audiovisual de forma fácil. Principalmente, el receptor se encarga de reunir todos nuestros dispositivos de audio y vídeo. Él se encargará de enviar esa imagen y sonido a unos altavoces, a un televisor o incluso a un proyector.

El punto fuerte del receptor es la gestión del sonido. El receptor AV capta la señal de audio digital, la transforma en una señal analógica, la amplifica si es necesario y luego la envía a nuestros altavoces. El receptor, como su propio nombre indica, recibe una señal de audio y vídeo. La procesa, y luego la envía a los distintos periféricos. Si estamos viendo una serie o una película, este proceso se hará al mismo tiempo que el receptor envía la imagen al televisor, por lo que tendremos una experiencia auditiva sobresaliente. No obstante, el receptor puede trabajar sin el televisor, y podemos utilizarlo para escuchar música, por poner un ejemplo.

Ventajas de tener un Receptor AV

Hay un antes y un después a la hora de poner un receptor en casa. Estas son las características principales que vas a encontrar en la mayoría de los equipos que hay en el mercado:

Amplificación

LG SPK8

Los televisores cada vez son más delgados. Al mismo tiempo que año a año, cada vez hemos tenido pantallas de mayor calidad de imagen, el sonido ha ido empeorando, pues apenas hay espacio físico para colocar unos buenos altavoces.

Cualquiera que quiera disfrutar de una experiencia audiovisual completa en casa no se conformará con los altavoces mediocres integrados en el televisor —por muy premium que sea el producto—. De hecho, las barras de sonido cada vez son productos más populares, pues permiten recuperar gran parte de la calidad de sonido que hemos ido perdiendo.

Sin embargo, los usuarios más avanzados prefieren hacerse su propio sistema personalizado de altavoces. Y en este campo, el receptor AV es el dispositivo ideal para hacer de amplificador.

Gestión de cables

Receptor AV

Echa un vistazo detrás de tu televisor. ¿Muchos cables? Pues con un receptor AV, también vas a poder solucionar de un plumazo este problema. El receptor será el dispositivo al que conectaremos todos los dispositivos y periféricos que usaremos con nuestro televisor. Sean analógicos o digitales. Lo que unirá nuestro receptor al televisor será únicamente un cable HDMI.

Con esto, habrás matado varios pájaros de un tiro. Primero, te quitas de encima ese peligroso amasijo de cables que todos tenemos detrás de nuestra tele. Por otro lado, no tendrás que ir cambiando de fuente HDMI cada vez que quieras cambiar de dispositivo, sino que lo harás a través del receptor. Y por otro, lo tendrás todo en un mismo sitio, y gestionar nuevas conexiones no será tan aparatoso como retirar el televisor y conectar los dispositivos desde ahí.

Todo en uno

Receptor AV

Esta ventaja va muy en línea con la que hemos hablado en el punto anterior. Con el receptor vas a poder controlarlo todo con un solo mando, y eso es perfecto cuando tienes varios dispositivos distintos.

Funciones digitales e inteligentes

Hay mucha gente que piensa que los receptores AV son simplemente amplificadores, pero se equivocan rotundamente. Dependiendo del modelo, muchos receptores permiten también hacer uso de tecnologías como AirPlay. Esto significa que vamos a poder enviar contenido directamente desde nuestro teléfono móvil a nuestros altavoces a través del receptor.

¿Qué debo mirar antes de comprar uno?

Si estás pensando en comprar uno de estos equipos, hay una serie de factores que debes tener en cuenta para llegar a encontrar el dispositivo que más se adapte a tus necesidades. Son las siguientes:

Gestión de audio multicanal

Denon receptor AV

Necesitarás un receptor más complejo cuanto más extensa sea tu red de altavoces. Los receptores más comunes tienen sistemas 5.1 o 7.1, que son más que suficientes para la mayoría de los usuarios.

Aquí ya eres libre de investigar un poco. Los equipos más interesantes se pueden configurar para dar sonido Dolby Atmos 5.1.2, así como también tienen soporte para DTS:X Virtual. Es cuestión de planificar qué equipo vamos a crear y qué receptor se adapta más a ese diseño que tenemos en mente.

Por otro lado, tenemos las zonas de audio. Y es que, el receptor puede gestionar el sonido de varias habitaciones de forma simultánea, siempre y cuando hagamos una configuración correcta y tengamos los periféricos adecuados para separar ambas instalaciones.

Tipo de amplificador y potencia

El audio se puede amplificar de dos formas distintas: mediante transistores o mediante válvulas. Las válvulas hacen un mejor trabajo que los transistores, pero requieren mucho más mantenimiento, lo que ha provocado que la mayoría de los equipos que vas a ver en el mercado sean transistorizados.

Respecto a la potencia, no te dejes engañar por los números. En audio, los fabricantes siempre se refieren a este concepto ligado a la resistencia eléctrica, que se mide en Ohmios. Si el fabricante no te da datos sobre la impedancia, búscala por Internet para no llevarte una mala sorpresa una vez llegues a casa.

Resolución de salida

Los receptores no son equipos baratos, por lo que suele ser interesante comprar un modelo con vistas a que se quede con nosotros mucho tiempo. Si tienes un televisor con resolución 4K, no es mala idea hacerse con un receptor que soporte 8K. Si de aquí a unos años cambiamos de televisor, no habrá que hacer un doble gasto comprando un nuevo equipo de estos.

En la actualidad, los equipos más modernos son compatibles con resolución 8K a 60 FPS y 4K 120 FPS. Esto, junto a varias fuentes de entrada HDMI 2.1 —importante tener más de una— es clave a la hora de hacerse con un nuevo equipo.

Conectividad y funciones inalámbricas e inteligentes

No te quedes solo con la conectividad HDMI. Hay otras funcionalidades que también es interesante disponer en el equipo, como eARC u opciones inalámbricas como Wi-Fi, Bluetooth o compatibilidad con AirPlay 2.

No te limites a pensar que el receptor es un simple amplificador. Algunos tienen funciones inteligentes, como puede ser el de reproducir música directamente desde Spotify.

Formato del receptor

Yamaha receptor AV

Hay receptores que están diseñados para ser muy planitos y poder colocarlos en cualquier mueble, y otros que son bastante más anchos. Todo dependerá del espacio que tengas disponible en casa y el protagonismo que quieras que tenga el equipo.

¡Sé el primero en comentar!