Sony X90J, análisis: un gran televisor al alcance de todos

El catálogo de Smart TV de Sony es mucho más amplio de lo que muchos usuarios imaginan y aunque son los modelos más TOP los que siempre se llevan la mayoría de titulares, hay otras propuestas que pueden ser igual o más interesantes para la mayoría de usuarios. Una de ellas es esta Sony X90J, un Smart TV ideal para casi todo.

Sony X90J, análisis en vídeo

Características principales

  • Panel LED 4K con soporte HDR y disponible en 50, 55 y 65 pulgadas
  • Sistema de retroiluminación Full Array Led
  • Soporte HLG, HDR10 y Dolby Vision
  • 4 x HDMI HDCP 2.3 (2 de ellos con soporte para señal de vídeo 4K a 120 Hz eARC y VRR mediante futura actualización de firmware)
  • Salida de audio digital
  • Saluda de audio para auricualres
  • 2 x USB
  • Sonido 2 x 10W con soporte Dolby Audio y Dolby Atmos
  • Google TV
  • Soporte para Chromecast y Google Assistant
  • Precio desde 1.249 euros

Un diseño funcional y un par de detalles interesantes

Hay televisores que no pretenden romper esquemas de ningún tipo en temas de diseño. No buscan ser los más finos del mercado, tampoco los más elegantes, innovadores, etc. Su única misión es resultarles funcionales a quienes apuesten por ellos.

Uno de ellos es este Sony X90J, un televisor inteligente que no destaca por nada en particular y aún así logra un equilibrio bastante bueno en su conjunto. Y es que se trata de un televisor con un acabado simple, minimalista y donde algunos detalles aportan un plus que otros no. Esto es lo que hace que gane esos puntos y compense otras carencias frente a modelos de más gama alta, como el espectacular Sony A90J que ya pude analizar aquí también.

Haciendo un repaso al diseño en general, lo que tenemos es un producto con una estética bastante tradicional y sin grandes alardes. No obstante, para darle un pequeño punto diferenciado, sobre todo de propuestas más económicas dentro de la propia marca o resto de competidores, le han dibujado unos cuadradillos en la carcasa de plástico trasero que si bien no afecta a nada, permiten que transmita otra cosa.

Aún así, esa trama no va a quitar cosas obvias como que no se trata de la propuesta con menos grosor del mercado dentro de su categoría y precios, pero eso tampoco importa. Porque luego hay cosas como el grosor de los marcos frontales que sin ser tampoco lo más finos sí le dan al panel el protagonismo que merece.

Claro que lo mejor es la posibilidad de colocar los pies en dos posiciones diferentes y cómo han ubicado todas las conexiones. Sobre los pies decir que se pueden poner a los extremos, con lo que el televisor tendría la máxima estabilidad posible. Y luego más centrados, ideal para poder colocar el televisor en mesas o muebles más estrechos.

Respecto a las conexiones, todas están en el lateral. Una ubicación que hace que resulte muy cómodo la gestión de los mismos y, lo más importante, cambiarlos o conectar otros dispositivos cuando sea necesario de un modo más sencillo si se tiene, por ejemplo, colgado en la pared.

En resumen, físicamente el Sony X90J cumple bastante bien y sin ser espectacular es una nueva demostración de que Sony sabe lo hace en cuestión de televisores. No será el más espectacular, pero sí es funcional y eso a fin de cuentas puede importar mucho más.

Google TV para la experiencia Smart TV

Sony sigue apostando por los sistemas operativos de Google y en esta ocasión es Google TV el encargado de ofrecernos una experiencia Smart TV muy rica en todos los sentidos. Porque no sólo podremos instalar una gran variedad de aplicaciones como las de servicios de streaming más habituales tipo Netflix, Disney Plus, YouTube, Prime Video, etc., también otras utilidad, juegos, etc.

Además, como ya hemos visto en otras ocasiones o con el análisis del último Chromecast con mando, tener Google TV es también sinónimo a tener soporte para Chromecast y Google Assistant. Con el primero ya sabes que podrás enviar contenido desde dispositivos móviles para ver en su pantalla lo que estás viendo en la del móvil, ideal para mostrar fotos a tus amigos o familiares cuando van a casa a verte o cualquier otra cosa que se te ocurra. Con el segundo podrás usar el mando con micrófono incluido para controlar la domótica del hogar si usas la plataforma de Google. Si no es así, también podrías instalar Alexa.

Por lo demás, el rendimiento de la plataforma es bueno en temas de velocidad de ejecución, navegación por los menús, cambio entre apps y servicios, etc. No va a ir con la fluidez de otros dispositivos, pero por cómo se usa un televisor la sensación al final es la que debe ser y eso se agradece. Además, sin despreciar otras plataformas Smart TV hay que reconocer que Google lo está haciendo genial y Sony lo está aprovechando con mucha rapidez siendo los primeros en adoptarlo

Calidad de imagen con todo tipo de contenidos

La calidad de imagen de un televisor es base del mismo y el apartado que realmente más se debería valorar a la hora de decidir si es o no una propuesta para ti. En este caso hay que hacer una serie de menciones a las características técnicas para entender por qué sin ser el mejor ofrece una de las experiencias más completas.

Para empezar, este panel de 55 pulgadas y resolución 4K (también está disponible en 50 pulgadas y 65 pulgadas) no sólo destaca por nitidez y soporte para la visualización de contenido en alto rango dinámico, también por el sistema de retroiluminación LED que integra.

Aquí tenemos un sistema Full Array que permite un control de la luz por zonas bastante precioso. Frente a un panel OLED es lógico que habrá diferencias, aunque sea de los de menos calidad, pero aún así el nivel de contraste que se logra, la profundidad de los negros y el detalle en zonas claras y oscuras es tan bueno que la experiencia resulta muy gratificante.

A eso se le suma una representación de color de serie muy acertada y con la que se puede jugar si quieres cambiar algún parámetro de forma más avanzada o bien optar por uno de los perfiles predefinidos. Personalmente el modo cine es el que más me convence, aunque tiene otros como el IMAX, Vívido, etc., que igual a tu te pueden atraer.

Sin duda es una pantalla muy capaz a la hora de disfrutar tanto series como películas. Y el escalado cuando la señal de vídeo entrante no es nativa a 4K también trabaja bien. Eso sí, mi recomendación es desactivar el suavizado de imágenes Motionflow. Pero eso ya es algo que cada uno valorará según crea conveniente.

Suena bien, no increíble

El sistema de Sonido introducido por Sony en este televisor está compuesto por dos altavoces con una potencia de sonido de 10W cada uno. Eso hace que el nivel de volumen máximo alcance los 20W, pero no por ello la calidad va a ser sobresaliente. A pesar de ello no me malinterpretes, porque se escucha muy bien.

Lo único es que no tiene ese rendimiento que tenía el A90J, con mucho más espacio para un conjunto de sonido en el modelo de 65 pulgadas mucho más capaz además de mayor precio. No obstante, la verdad es que si no te quieres complicar o hacer un gasto extra, puedes disfrutar de los contenidos con los altavoces integrados.

La idea de adquirir una barra de sonido u otro conjunto de altavoces externos es para subir de nivel y busca una mejor experiencia, por ejemplo, con contenido Dolby Atmos o similar ahora que el audio espacial está en boca de todos.

Una buena pantalla para jugar vídeojuegos

Cuando al inicio decía que me parecía una pantalla idónea para todo tipo de contenidos era por esto mismo. Con la A90J uno va a disfrutar principalmente d una calidad de imagen que eleva la experiencia al ver cine y series con un gran presupuesto. Y aunque con ese panel los juegos también se disfrutan, pocos se gastan 3000 euros en un televisor para jugar.

Sin embargo, la Sony X90J es una opción que gracias al rendimiento de su panel LED 4K, el sitúela de iluminación Full Array y algunos datos técnicos adicionales permiten disfrutar de los juegos de forma muy satisfactoria y a un precio que la gran mayoría se puede permitir.

Además, el televisor incluye dos conectores HDMI preparado para una señal de vídeo 4K y en un futuro, mediante actualización de firmware, también tendrá soporte para VRR (Refresco de vídeo variable). Algo que de cara al uso con consolas de nueva generación como la propia PS5 de Sony las recientes Xbox Series S y X es muy recomendable tener en cualquier televisor que se quiera usar para tal fin.

Así que si buscas un buen televisor para jugar vídeojuegos, sin gastarse mucho en otras propuestas más pensadas para el cine, esta podría ser una interesante opción a considerar.

Una pantalla al alcance de todos

Dejarse seducir por televisores de gama alta es muy fácil, porque la calidad global en temas de diseño, rendimiento de imagen, sonido, experiencia Smart TV, etc., es siempre de lo mejor. Además suelen ser paneles OLED muy top y eso es casi garantías de éxito.

El problema es que son propuestas cuyo precio hace que se escapen del presupuesto de la gran mayoría de usuarios, los cuales no están dispuestos a invertir 3.000 euros o más fácilmente por una pantalla de 65 pulgadas.

Esta Sony X90J es un Smart TV muy bien balanceado en todos los aspectos. No es perfecto, ni la mejor opción del mercado, pero dentro de su categoría y precio podría estar fácilmente entre las tres mejores. Así que si quieres disfrutar del cine, tener un buen sonido, una experiencia Smart TV muy rica y un gran rendimiento en temas de vídeojuegos: no te vas a arrepentir.