¿Nueva Smart TV? Ajustes básicos para mejorar tu experiencia

¿Nueva Smart TV? Ajustes básicos para mejorar tu experiencia

Daniel Espla

Si has comprado recientemente una Smart Tv o simplemente la usas con la configuración predeterminada desde el primer día, sentimos decirte que estás perdiendo un gran potencial de esta. Hoy te explicamos cómo puedes mejorar la experiencia con tu televisor inteligente con unos ajustes muy simples.

Configuración inicial para tu Smart TV

Lo primero es lo primero, tienes que realizar la configuración inicial del televisor para que todo sea correcto desde el principio. Entre estos ajustes vas a encontrar varios elementos importantes de los que ahora te contamos todo lo que debes saber.

Conexión WiFi o LAN

Al inicio, tu TV te pedirá que elijas el tipo de conectividad que vas a utilizar. Esta podrá ser mediante WiFi, la alternativa más común, o conexión LAN. Cada una tiene una serie de beneficios:

  • WiFi: poco tenemos que contarte sobre este método que ya no sepas. Este te permitirá conectar tu TV al rúter de casa sin cables de por medio. Existen dos detalles muy importantes que deberías tener en mente. Por un lado, hoy en día tenemos dos tipos de señal en casa, la 2G (más lenta pero con un alcance mayor) y la 5G (con una velocidad bastante más alta). Siempre que puedas por compatibilidad que tu televisor, conéctate a la segunda ya que las velocidades de carga y descarga serán mayores. Por otro lado, la conectividad WiFi no es amiga de las distancias grandes entre dispositivo y rúter, así que ten esto en cuenta.
  • LAN: la conexión por cable «de toda la vida» con el puerto de ethernet (RJ45). Muchos televisores poseen esta conexión en su parte trasera. Se trata de una conectividad mucho más rápida que el WiFi pero, eso sí, depende de que el cable permanezca conectado.

Si optas por la conectividad inalámbrica, sólo tienes que seleccionar tu red dentro del listado y, por supuesto, poner la contraseña de esta. Sin embargo, si te conectas por cable, al pulsar y detectar la red no necesitarás de contraseña alguna.

Crea una cuenta de registro

Otro de los detalles iniciales más importantes es introducir / crear tu cuenta de registro en el televisor. El tipo de cuenta dependerá del sistema operativo que posea tu TV:

  • Android TV: si tienes un modelo con Android TV simplemente te valdrá la propia cuenta de Gmail que uses en tu smartphone.
  • Otros sistemas: por el contrario, si tienes una pantalla Samsung o LG, por ejemplo, cuyo sistema es Tizen o WebOS, tendrás que crear una nueva cuenta obligatoriamente. Si que podrás utilizar tu correo electrónico habitual pero debes pasar por el proceso de registro.

Mantén tu Smart TV actualizada

Ahora que ya tienes acceso al menú de inicio de tu televisor, lo primero que debes hacer es comprobar si este se encuentra actualizado a la última versión.

Esto es especialmente útil ya que estos updates no sólo te traerán las últimas novedades de funcionalidades y diseño, también mantendrán tu equipo protegido con los parches de seguridad que se vayan lanzando de forma periódica.

Pon orden en tu televisor inteligente

Ya puedes empezar a manejar tu Smart TV y moverte por los diferentes menús y opciones. Es el momento de comenzar a agregar todas las cosas que puedas para descubrir las posibilidades de este. Vayamos poco a poco.

Sintonización de los canales de TV

Primero vamos a agregar los canales de televisión, algo bastante típico la verdad. En la mayoría de modelos esta opción la encontrarás en el apartado de configuración con el nombre de «búsqueda de canales».

Una vez aquí, y habiendo conectado previamente en la parte trasera el cable de antena, deberás seleccionar la búsqueda automática de canales digitales. Confirma la búsqueda y comenzará a sintonizar cada uno de ellos en tu TV.

Una vez que termine el proceso todos los canales aparecerán de forma automática en tu listado dentro de la entrada «digital». Si esta no te aparece, pulsa en el botón de «SOURCE» y selecciona dicha entrada.

Descarga aplicaciones

Pero claro, si has comprado una Smart TV querrás hacer algo más que ver la tele. En estos equipos, como imaginamos que ya sabrás, vas a poder instalar aplicaciones igual que en tu teléfono. Estas apps pueden ir  desde aquellas para consumir contenido multimedia como YouTube, Netflix, HBO o Prime vídeo, hasta juegos que podrás manejar con tu mando a distancia o con dispositivos conectados por Bluetooth.

Para descargar estas aplicaciones sólo tienes que entrar dentro de la tienda de apps. Dependiendo del sistema operativo se llamará de una u otra forma y se encontrará en una ubicación distinta. Si tienes Android TV, esta tienda es la propia Play Store.

Una vez aquí, puedes investigar dentro del inmenso catálogo de aplicaciones disponibles. Cuando localices una que te gustaría probar, pulsa sobre ella y haz click en «descargar» u «obtener». Y listo, ya podrás encontrarla dentro de tu catálogo de apps.

Mantén organizado el menú de inicio

Ahora que ya llevas un buen rato añadiendo cosas a tu Smart TV, te habrás dado cuenta de que el menú de inicio de esta se ha convertido en un auténtico caos. Cada vez que añades una nueva, esta se coloca con su contenido en este panel ocupando un espacio más. Además, también verás el contenido propio que el fabricante instala dentro de sus televisores y el propietario de Google si tienes Android TV. Aplicaciones que puede que aporten cosas interesantes en algunos casos pero, la mayoría sólo incordian y no dejan ver lo verdaderamente importante.

Por eso deberías invertir unos minutos en organizar y filtrar la información que se muestra en esta pantalla de inicio, ya que, será la primera que veas cada vez que enciendas el televisor.

Aquí vas a encontrar, dependiendo de tu sistema operativo y modelo, distintos apartados a configurar. Basándonos en Android TV, puedes encontrar:

  • Favoritos: es el primer menú que te aconsejamos que tengas en la pantalla de inicio. También podrás encontrarlo como «Mi lista». En este apartado tendremos acceso rápido a las aplicaciones que usemos con mayor frecuencia. Es muy útil cuando no queremos pasar por las recomendaciones o actualizaciones que se nos muestre en esta pantalla. Podrás editar este menú a través de los ajustes del dispositivo o, en algunos modelos como los de Sony, encontrarás la opción de «ajuste de canales» al final del menú de inicio. Aquí encontrarás el apartado de «Mi lista».
  • Canales: aunque pueda llevarte a confusión, se trata de las distintas novedades o recomendaciones de las aplicaciones de consumo de contenido multimedia que tendrás en tu pantalla inicial. Como te mencionamos en el punto anterior, al final del menú de inicio encontrarás un acceso a la edición de estos canales. También podrás seleccionar el orden de preferencia en el que aparecerán. Esto depende de cada modelo pero, en las pantallas de Sony por ejemplo, accederás a este ajuste deslizando hacia la izquierda con las crucetas del mando.

Una vez que ya tengas limpio y ordenado el menú de inicio podrás consultar el contenido de forma práctica. Además, al contar con menos servicios (si has eliminado los que verdaderamente no necesitabas) las actualizaciones y recomendaciones cargarán más rápido.

La mejor calidad de imagen en tu Smart TV

Ahora es el turno de mejorar la experiencia de uso con tu televisor inteligente en el apartado de la imagen.

Dependiendo del modelo que tengas, este poseerá distintas tecnologías de mejora de la imagen como el HDR, por ejemplo. Además de estas características, existen otras comunes en la mayoría de modelos que deberías conocer y configurar debidamente.

Modos preestablecidos de imagen

Si no te quieres liar realizando ajustes manuales, existen los modos preestablecidos de imagen. Estilos, con distintas configuraciones, que el fabricante ha testeado y que se adaptan a las necesidades que normalmente marcan en su mismo nombre.

Algunos de los modos que encontrarás podrían ser:

  • Estándar: una configuración «normal» que se adapta correctamente a la mayoría de situaciones, pero que no potencia ningún apartado concreto.
  • Vivo: este modo suele mejorar mucho el contraste y la saturación de lo que se muestre en pantalla.
  • Cine: en es una opción parecida a la de vivo pero sin llegar a altos niveles de nitidez, o saturación. Intenta darnos mejor experiencia para la reproducción de series o películas.
  • Personal: un ajuste «manual» sin entrar en demasiados detalles.

Estos modos los encontrarás dentro de los ajustes del dispositivo, en el apartado de imagen. En el caso de los televisores de Sony, por ejemplo, podrás acceder a este apartado con el botón de «Action Menu». Una vez aquí pulsa en imagen y, en el nuevo menú, entra en la opción de «Modo de imagen».

Modo avanzado de imagen

Eso sí, si quieres sacar el máximo partido a la calidad de tu pantalla, lo mejor es que personalices manualmente cada uno de los parámetros de la imagen en función de tus gustos y necesidades. Estos ajustes se encuentran junto a los modos de imagen de los que hablábamos en el anterior apartado y, en este caso, suelen nombrarte como «ajustes avanzados». Aquí podrás encontrar:

  • Brillo: representa el grado de luminosidad de la pantalla. Si te pasas aumentando este valor verás cómo se pierden los detalles en las partes más claras de la imagen y, si lo reduces demasiado, te podrás dar cuenta que en las partes oscuras dejan de diferenciarse los detalles. Además, si elevas demasiado este valor puede que la propia luminosidad del panel termine molestándote al mirarlo.
  • Contraste: este parámetro afecta de forma parecida al anterior pero, sin variar el grado de luminosidad de la pantalla. Si aumentas o disminuyes demasiado este valor tendrás las mismas «pérdidas» de detalle en luces y sombras. Pero, las imágenes con un poco más de contraste en su justa medida pueden resultar más llamativas a la vista.
  • Gamma: es un parámetro que define la fluidez de la transición del negro al blanco en una pantalla. Si llevamos este parámetro a sus extremos podremos llegar a «explotar» demasiado las luces más altas o, en el caso opuesto, tener una imagen demasiado apagadas.
  • Nivel de negro: define la profundidad de «oscuridad» que tienen las partes más oscuras de la imagen.
  • Color: también se puede encontrar como «saturación» y define el grado de viveza que tienen los colores en la pantalla.
  • Tono: este valor expresa la tonalidad o tiente del panel, es decir, si potencia más los tonos verdosos o los rojizos.
  • Temperatura de color: parecido al tono pero, en este caso, define lo fría o cálida que es nuestra imagen. En otras palabras, lo azulada o anaranjada que parece.
  • Nitidez: se trata de un parámetro que afecta a la definición con la que se ven los bordes de las imágenes en pantalla. Aumentar un poco este valor puede dar una sensación de mayor «calidad» de imagen pero, como otros parámetros, si nos pasamos subiéndolo la imagen pasará a verse demasiado marcada.
  • HDR: nos da imagen mucho más viva y con un mayor rango dinámico siempre que sea posible. Nuestra recomendación es que este parámetro lo dejes en automático para que, siempre que el contenido en HDR esté disponible, puedas disfrutar de él en el momento adecuado.

Desactiva el «Motionflow»

Si hay una opción de nuestros televisores que ha generado una increíble controversia en los últimos años, esta es el «motionflow» que también se conoce como el «suavizado de imagen». Este ajuste hace que los movimientos que se reproducen en nuestra pantalla den la sensación de ser mucho más fluidos pero, en algunos casos, empeoran mucho la experiencia generando artefactos extraños.

La polémica de este ajuste viene por parte de los directores de cine e imagen que planifican al detalle todo lo que muestran en películas y series. Luego llega este suavizado de imagen y lo cambia por completo o, incluso, empeora enormemente la experiencia visual.

Si eres de los que disfruta viendo series y películas en su Smart TV de forma habitual, te recomendamos encarecidamente que desactives esta opción.

Mejora el sonido de tu Smart TV

Otro apartado que deberías tener en cuenta a la hora de configurar tu televisor es el del audio. Muchos modelos incluyen un sin fin de tecnologías como el clearAudio, sonido surround, Dolby y otras tantas más que podremos ajustar para mejorar la experiencia sonora. Dentro de los ajustes de tu dispositivo encontrarás un apartado de sonido donde podrás ver cada uno de estos ajustes.

Pero, como pasaba con el apartado de la imagen, existen diferentes modos de sonido preestablecido que podrás configurar para potenciar la sensación sonora sin entrar en demasiados detalles. Una buena opción puede ser el modo «cine» que potencia las frecuencias bajas del sonido y activan las opciones de sonido envolvente.

Otros ajustes interesantes

Hasta aquí ya hemos visto lo principal para poder sacarle más partido a nuestro televisor inteligente con la configuración inicial adecuada. Pero, existen algunos ajustes que se nos han ido escapando por el camino y que en según qué situaciones pueden resultar muy interesantes.

Control parental

Si tienes niños en casa, una de las opciones más interesantes si te preocupa lo que ven o usan en el televisor es el control parental. Al configurar este apartado que encontrarás en los ajustes de tu dispositivo a simple vista, limitarás desde el contenido que se puede reproducir, las aplicaciones que se puede usar o los lugares donde pueden entrar.

Mejora la privacidad en tu televisor inteligente

Ahora que todo lo que nos rodea está conectado, la privacidad de nuestra información personal es algo que ha comenzado a preocuparnos a grandes niveles. Como cualquier otro equipo en el que podemos hacer iteraciones mediante comandos de voz, cualquier cosa que le preguntemos a Google Assistant o Alexa desde nuestro mando quedará registrado. Si quieres que esto no suceda sólo tienes que pulsar el icono de invocar al asistente y decir el comando «Desactivar compartir información». Si en algún momento deseas volverlo a activar, tendrás que invocar de nuevo al asistente y decir cualquier comando para que te solicite activar el compartir información.

Otro apartado interesante que deberías tener en cuenta es la instalación de aplicaciones de orígenes desconocidos. Estas pueden ser algunas de las que el propio fabricante incluya en nuestro televisor de fábrica, o bien, podremos agregarlas nosotros mismos. Este tipo de aplicaciones pueden ser una fuente de malware que ponga en peligro nuestra privacidad e información, así que te recomendamos mantengas activa la opción de bloquearlas. Esta la encontrarás en los ajustes del Smart TV, dentro del apartado de «Privacidad y seguridad».

Usa el salvapantallas

Si cuentas con un televisor inteligente con Android TV, estos integran un Chromecast con los beneficios que este supone y de los que ya te hemos hablado en otros artículos. Si quieres aprender a sacar el máximo partido de este añadido, puedes echarle un ojo al vídeo que publicamos en nuestro canal de YouTube que te dejamos a continuación:

Uno de ellos es el salvapantallas, que puede mostrarnos imágenes que irán cambiando a modo de cuadro. Esta opción puede ser muy útil como decoración o, por qué no, para conocer lugares increíbles gracias a las fotografías de Google. Puedes configurar el salvapantallas de tu televisor a través de los ajustes de este.

Estas son las configuraciones iniciales que deberías realizar con tu Smart TV para tener la mejor experiencia con ella y, por supuesto, la mejor calidad de imagen y sonido. Si tienes dudas con alguno de estos apartados, no dudes en dejarnos un comentario e intentaremos resolvértela lo antes posible.