La importancia del HDR real en los Smart TV actuales

Cada vez resulta más habitual ver cómo los fabricantes destacan las capacidades HDR de sus productos. Da igual si se trata de un simple reproductor, un monitor o un televisor. Todos lo nombran porque son conscientes del interés que despierta entre los usuarios. Por eso vamos a hablar acerca de qué es realmente HDR y qué no es. Para que no tengas dudas cuando vayas a comprar tu próximo Smart TV o monitor.

Qué es HDR

Samsung Neo QLED

Empecemos por lo básico: qué es HDR. El término HDR provienen de High Dynamic Range y significa imágenes con alto rango dinámico. Es decir, son contenidos que se generan y que incluyen más información en todo lo que respecta a la gama de luminancia de la propia imagen y al color.

El problema es que no siempre todo lo que anuncian como compatible con HDR realmente lo es. Porque como hemos dicho, es una mejora tanto en brillo como en color que es más amplio y permitiría abarcar espacios de color (GAMUT) más amplios del tradicional REC.709. Así que si una u otra característica no se cumple, no están dándote un HDR real.

Luego está el tema de los formatos o estándares, hay varios y cada uno con sus particularidades, pero eso lo vemos más adelante. Ahora lo que tienes que saber es que los contenidos HDR permiten ofrecer una imagen mucho más rica al poder ampliar la cantidad de luz y colores capaces de mostrarse.

Esa mejor gestión de la luz y el contar también con la posibilidad de representar un mayor espectro de color es lo que hacen que las imágenes con alto rango dinámico sean capaces de sacarnos un ¡wow! Sobre todo si tienes la oportunidad de colocar al lado la misma señal, pero en formato SDR.

La importa del HDR y porque no es sólo más brillo

Samsung oferta Smart TV

Bueno, como hemos dicho antes, la importancia del HDR está en la capacidad que ofrece a la hora de mejorar la calidad de la imagen. Al tener un mayor rango dinámico en temas de color y poder gestionar mucho mejor los diferentes niveles de brillo el contraste también aumenta. Así en todo tipos de contenidos es más fácil recuperar y mostrar más información sin importar si se trata de una muy oscura, muy luminosa o incluso con zonas claras y otras que no lo son.

Eso sí, para esto último también depende mucho de la tecnología de retroiluminación de la pantalla. Porque no es lo mismo un panel OLED donde cada pixel tiene la capacidad de iluminarse a si mismo a un panel LED que puede contar con un sistema de retroiluminación sólo en los bordes o Full Array que ocupa toda la parte trasera.

Lógicamente Full Array es lo idóneo y cuantas más zonas mejor, pero luego puedes llevarte sorpresas entre modelos, porque los controladores, calidad del led, etc., también influyen. Pero básicamente esto es lo que debes tener bien claro, que el HDR mejora la experiencia y no sólo por un mayor nivel de brillo sino por una mejor gestión del mismo y más color. Tan importante es la mejora que incluso tiene más impacto que el aumento de resolución. Si nos diesen a elegir entre contenido 1080p HDR o 4K SRD, elegirías el primero nada más verlo.

Estándares HDR actuales

En la actualidad cuando hablamos de HDR nos referimos a una tecnología que luego tiene diferentes estándares y cada uno sus propios características, ventajas y desventajas. Estos son los que debes conocer para que cuando adquieras un reproductor o pantalla compatible no te lleves ninguna desagradable sorpresa en el caso de que busques compatibilidad con alguno en particular.

HDR10

HDR10 es un estándar abierto y con una serie de requisitos a nivel técnico menos exigentes que el resto de propuestas. Por estos dos motivos es normal que la mayoría de reproductores y pantallas sean compatibles, porque se podría decir que lo único que requiere es la capacidad de gestionar una imagen con una profundidad de color de 10 bits y un picos de brillo de 1.000 nits.

Si bien el uso de HDR10 ya supone una mejora también hay que decir que no resulta todo lo eficiente que hoy en día puede ser un estándar de alto rango dinámico. Por eso nacieron el resto de propuestas.

HDR10+

Como ya podrás imaginar, HDR10+ es una extensión del anterior estándar. Sus exigencias son las mismas, profundidad de color de 10 bits y picos de brillo de 1.000 nits. Sin embargo, al ser una mejora del mismo resuelve el anterior problema de no poder gestionar metadatos en los contenidos de forma dinámica.

Gracias a esta característica de HDR10+ el rendimiento es mucho mejor, cerca de lo que ofrecen propuestas tan populares como Dolby Vision, y por eso son muchos los fabricantes que dan soportes. También porque sigue siendo abierto, por lo que no hay que pagar un extra para poder usarlo.

Dolby Vision

No cabe duda de que Dolby Vision es el estándar HDR que todo el mundo quiere tener, pero también es bastante exigente por lo que no todos los dispositivos están preparados para su uso. Además, Dolby es una empresa que cobra a los fabricantes que quieren hacer uso de su tecnología, por lo que no todos están dispuestos a pagar.

Aún así, lo que sí lo hagan sabes que van a contar con una serie de mejoras importantes debido a que Dolby Vision se basa en contenido con una profundidad de color de 12 bits y una capacidad de brillo que puede llegar hasta los 10.000 nits. Es decir, puede gestionar niveles de brillo tan altos como ese valor máximo más sus respectivas gradaciones.

Es un estándar con mucho futuro, porque lógicamente aún no hay pantalla capaz de superar esos valores sobre los cuales se ha diseñado. Además incluye todo lo relacionado con la gestión de metadatos dinámicos, etc.

HLG

Por último tenemos HLG, aunque no sería estrictamente un estándar HDR sino una especie de complemento o solución pensada para la retransmisión. La BBC en el Reino Unido y la televisión japonesa NHK son dos de los principales actores que han decidido apostar por este formato que lógicamente es capaz de gestionar imágenes con un mayor rango dinámico, pero es más bien un añadido que una propuesta en firma. Al menos por el momento.

No obstante, contar con HLG es interesante porque si se reproduce una señal de vídeo compatible el televisor o reproductor sabrá interpretarla y mejorará la calidad de imagen. En caso de no ser así, pues simplemente mostrará la imagen normal y listo.

Plataformas compatibles con HDR

Comprar películas o series en forma físico ya no es lo normal, sólo aquellos amantes de la máxima calidad y con espíritu coleccionista siguen haciéndolo. El resto tira de plataformas de streaming y aceptan que por mucho que digan lo contrario, la calidad final nunca será igual. Pero qué más da, puede que incluso ni se lo hayan planteado porque las comodidades que ofrecen son muchas.

Así que, si ahora mismo te planteas qué plataformas de streaming ofrecen contenido HDR, te diremos que todas. Amazon Prime Video, Netflix, Disney+, HBO, etc., ofrecen contenido HDR que normalmente es compatible con Dolby Vision o HDR10+. Así que no debes tener muchos problemas para acceder a ese contenido que te permitirá disfrutar al máximo. Es más, incluso en YouTube hay contenido HDR.

HDR en el mundo de los vídeojuegos

Unreal 5

En los vídeojuegos también se está empezando a mover mucho el tema de los contenido HDR, por lo que contar con un equipo capaz de mostrarlo también resulta interesante. Sobre todo porque en vídeojuegos suele ser más habitual el tener imágenes más oscuras donde poder ver ciertos elementos manteniendo un nivel de contraste adecuado es muy gratificante.

No obstante el uso del HDR está empezando a despegar aquí, así que ni todos los juegos son compatibles ni todas las plataformas. Aunque las de última generación sí ofrecen soporte.

Qué no es HDR

Pues bien, llegamos al punto más polémico, porque muchos fabricantes te dicen que sus, por ejemplo, pantallas son compatibles con contenido HDR sólo por alcanzar un nivel de brillo determinado. Eso guste más o menos no es HDR.

Y no lo es porque no puedes tener HDR en una pantalla con un espacio de color que sólo llega a los 8 bits. Es cierto que podrías tener cierto control en las zonas más brillantes y verla mejor, pero no vas a disfrutar como cuando de verdad estás reproduciendo contenido HDR en una pantalla HDR real.

Así que ten mucho cuidado y no te dejes llevar por la publicidad. Si quieres asegurarte que un producto soporta HDR tienes que tener presente como mínimo los requisitos de HDR10: 10 bits de profundidad de color y picos de 1.000 nits.