Cómo limpiar tus auriculares sin morir en el intento

Llevamos auriculares para todo, trabajo, ocio, paseos… Con el tiempo, es normal que acumulen suciedad, grasa y cera del oído si son un modelo in-ear. Pero no te preocupes, te enseñamos cómo limpiar tus auriculares muy fácilmente, sean del tipo que sean. Como verás, no necesitarás nada especial para dejarlos como nuevos en menos de diez minutos, pero eso sí, ten en cuenta los consejos que te damos, para no dañarlos y que todo sea fácil y rápido.

El procedimiento de limpieza es sencillo y dependerá del tipo de auricular que tengas. Así que vamos a empezar por los de modelo in-ear y luego veremos los que tienen forma de diadema. Pero antes, aclaremos un par de dudas generales sobre el mantenimiento de auriculares.

¿Cada cuánto debo limpiar los auriculares?

Depende del uso. Si sales a correr con ellos y luego también los llevas todo el día en tus desplazamientos y trabajo, deberías limpiar como mínimo cada dos semanas.

Si no los empleas en actividades en las que sudes o los llevas menos tiempo, una vez al mes es el mínimo.

¿Es necesario algún líquido o material especial para limpiar auriculares?

En realidad, no. Aunque se venden limpiadores «especializados», no son necesarios ni contienen nada mágico que sea mejor que lo que tenemos por casa.

Como verás, agua, jabón y alcohol isopropílico (o agua oxigenada) son igual de efectivos para limpiar y desinfectar.

Cómo limpiar unos auriculares in-ear

Cómo limpiar auriculares in-ear

Ya sean unos in-ear de almohadilla que se introducen más en el oído o unos de diseño vintage que no se meten tanto en la oreja, el principal enemigo es la cera que generamos.

Del mismo modo, los que se introducen en el oído pueden insertar algo que lo infecte, así que es importante que estén bien limpios y no acumulen suciedad, que sea caldo de cultivo de bacterias.

Para limpiarlos, sigue estos pasos.

1. Quita las pequeñas almohadillas de goma del auricular

Si la tienen (que no es el caso de los Airpods o los Pixel Buds) quita con cuidado las almohadillas de goma que introduces en el oído.

Como esta es la parte menos sensible, también es la más fácil de limpiar. No tiene mucha ciencia, puedes ponerla en remojo dentro de un vaso con agua y jabón neutro. Uno de manos o de lavado a mano que sea suave bastará, y tampoco hace falta que eches mucho.

Si los dejas diez minutos o un cuarto de hora, la suciedad se reblandecerá y será más fácil quitarla. A continuación, frota con los dedos o un paño mojado en la solución, aclara con agua y seca con papel de cocina, por ejemplo.

Es importante que estén bien secas antes de ponerlas de nuevo, así que déjalas al aire un rato.

No es recomendable dejarlas al sol porque degradará la goma, ni tampoco uses un secador que pueda deformarla. Estos dos últimos consejos sirven para todo lo relacionado con limpiar cualquier auricular.

2. Usa un cepillo de dientes blando para el resto del auricular

Cepillo de dientes para limpiar auriculares

Si las cerdas del cepillo son blandas, evitarás dañar el auricular, sobre todo la rejilla metálica.

Hay quien usa bastoncillos para las orejas, pero, personalmente, no los recomiendo. Me parecen menos cómodos y, sobre todo, puedes dejar residuo de algodón, especialmente en la rejilla o en la junta de esta con el resto del audífono.

En cuanto al uso del cepillo, hay dos escuelas. Los que lo usan completamente seco para evitar que entre líquido en los auriculares y los que lo humedecen con agua oxigenada o alcohol isopropílico (ese soy yo, y que sea de 70, que tampoco hay que pasarse, si no tienes, el alcohol etílico de farmacia puede valer) y eliminan el exceso de manera que no quede mojado, sino humedecido muy levemente.

De esa manera, hay algo de alcohol en el cepillo que desinfectará, pero no se meterá por la malla. De todas maneras, lleva mucho cuidado cuando pases por ella, mejor cinco pasadas muy ligeras que una apretando.

Del mismo modo, no limpies el resto del auricular en dirección a dicha malla, sino alejándote de ella, así no introducirás mugre dentro del aparato.

3. Limpia el resto de la superficie exterior

Con la misma solución, puedes humedecer muy levemente un papel de cocina suave o un paño y limpiar el plástico exterior del auricular. También puedes seguir usando el cepillo, sobre todo si la forma del auricular crea recovecos difíciles.

A continuación, déjalo secar todo bien al aire sin que le dé el sol y pon las almohadillas de nuevo.

Hay quien usa toallitas desinfectantes para limpiar los auriculares. Ahora que están por todas partes por la pandemia y son baratas, resultan cómodas, pero úsalas solo si cumplen dos condiciones:

  • Probar primero en otro plástico similar al del auricular y comprobar que no llevan algún ingrediente que dañe el plástico o el color.
  • Que no deje residuo o se vaya deshaciendo conforme limpias. En ese caso, será peor el remedio que la enfermedad.

4. Limpia la caja de carga si la tienen

Cómo limpiar la caja de los auriculares

Si tus auriculares son Bluetooth, tendrán una caja de carga y también hay que limpiarla, porque se convierte en un nido de suciedad.

Es muy fácil, puedes usar un paño para quitar los restos y, de nuevo, algunos (otra vez yo) lo prefieren humedecido para desinfectar mejor. Si la caja está muy sucia, es posible que lo necesites. Soy un pesado, pero de nuevo hablamos de humedecido levemente, nunca mojado, y llevar cuidado al limpiar por las partes sensibles.

Al acabar de pasarlo por todo (con precaución en los huecos en los que encajan los auriculares en la caja), la dejamos abierta al aire un rato para que se seque, antes de meter los auriculares de nuevo.

Cómo limpiar unos auriculares de diadema

Cómo limpiar auriculares de diadema

Lo ideal es que la almohadilla que rodea las orejas se pueda desacoplar. Eso nos permitirá limpiarla mejor. Es posible que, en el caso de tus auriculares, esto no pueda ser. En ese caso, la limpieza será un poco más difícil, pero tampoco es una carrera de ingeniería.

Sea como sea, de nuevo dividimos en dos partes, almohadilla y cuerpo del auricular.

1. Limpiar las almohadillas

Además de limpiar, necesitamos desinfectar, así que de nuevo recurrimos al alcohol y a humedecer un paño suave.

A continuación, lo pasamos bien por la almohadilla, eliminando restos de grasa o suciedad.

Ponemos las almohadillas a secar sobre un papel de cocina, de nuevo, evitando el sol y sin utilizar calor directo.

Si las almohadillas no se separan, el procedimiento es el mismo, llevando cuidado de repasar bien la junta entre almohadilla y auricular por la parte de dentro, que suele acumular suciedad. Lo ideal es ese poco de alcohol en el paño, pero que no gotee o sature el trapo, pudiendo meterse por la rejilla.

De nuevo, las toallitas desinfectantes pueden ser ideales si cumplen lo que hemos visto. Nuestro amigo el cepillo de dientes anterior también nos puede ayudar aquí.

2. Limpiar el exterior del auricular

Alcohol para limpiar auriculares

Como seguramente serán de plástico, no hay mucho problema. Un paño suave humedecido de alcohol servirá.

Simplemente, pásalo bien y elimina suciedad y restos. Hay quien humedece con una solución de agua y jabón. Limpiar, limpia lo mismo, pero el alcohol se seca y evapora antes, por eso me parece más adecuado.

3. Limpiar el interior del auricular

Esta es la parte en contacto con las orejas y el material puede variar mucho. Si es rígido o plástico, limpia con el paño y mucho cuidado de que no se introduzca alcohol por agujeros y huecos.

Si hay otros materiales y no te atreves mucho con ellos, puedes limpiar en seco. Tendrás que dar varias pasadas de paño o cepillo de dientes blando. Paciencia y que no quede nada.

Para finalizar, puedes dar una pasada muy leve por encima con una toallita o paño humedecido para desinfectar. Repito, muy leve, más bien levitando por la superficie, que no se meta solución limpiadora.

Deja secar todo bien antes de usar, pon las almohadillas si eran desmontables y listo.

Ahora ya sabes cómo limpiar tus auriculares. Como verás, es muy fácil y es más una cuestión de paciencia que de dificultad.

¡Sé el primero en comentar!