Mejora la experiencia sonora en casa sin gastar un euro

Mejora la experiencia sonora en casa sin gastar un euro

Pedro Santamaría

La calidad de sonido es un tema que nos preocupa a todos y por eso perseguimos, al igual que con el vídeo, la mejor experiencia posible. Una forma de lograrlo sería adquiriendo mejores equipos de sonido, pero eso no siempre garantiza resultados. Porque hay algo casi igual de importante como los equipos: la acústica. Si quieres mejorarla sin invertir mucho dinero, esto es lo que debes saber.

Una cuestión de acústica

Junto a equipos de baja calidad sonora, la acústica de una habitación es gran responsable de la experiencia auditiva. Incluso si cuentas con equipos de gran nivel, si la habitación no está bien tratada vas a desaprovechar una inversión de, tal vez, varios miles de euros.

Por suerte, mejorar la acústica de una habitación puede ser algo bastante económico y sencillo si sabes qué y cómo afecta cada elemento que te rodea. Así que eso es lo que te vamos a contar, cómo mejorar la acústica de tu habitación con inversión cero o muy baja.

Y ojo, esto es algo que también podrás aplicar en el caso de que uses dicha habitación para grabar. Porque, a fin de cuentas, cuando hablas proyectas la voz (sonidos) del mismo modo que un altavoz.

Usa alfombra o moqueta en el suelo

Como la idea es que todo lo que añadas sea algo que pueda quedarse, una alfombra o moqueta son elementos ideales para mejorar la acústica de la habitación. Cuanto más gruesa mejor, pero de un modo u otro ayudará a que las ondas de audio no reboten en esa superficie. Especialmente en el caso de suelos cerámicos donde el efecto es más pronunciado que en suelos de madera, por ejemplo.

Esta alfombra o moqueta debería cubrir la distancia que hay entre el equipo de sonido y tú. Y es cierto que en épocas del año como el verano puede que no te atraiga mucho la idea de tener una alfombra en casa, pero cuando aprecies la diferencia entre tenerla o no igual cambias de parecer.

Cortinas para absorver el rebote

Al igual que el suelo provoca un rebote importante del sonido, las paredes y ventanas de cristal también. Por ello, la solución más sencilla y efectiva es usar cortinas. Nuevamente, cuanto más gruesas mejor. Estás también aportarían otra ventaja al ayudarte a evitar que entre luz del exterior, para mejorar ambiente en el caso de que uses la habitación para ver series y películas.

Esto mismo también aplicaría a otros elementos que puedes tener en la habitación como espejos o cuadros. No te decimos que los debas tapar con una cortina, pero si hay opción de quitarlos podrías planteártelo.

Elementos difusores

Si te has fijado en cómo son las salas de cine en casa o los estudios de grabación, te habrás dado cuenta que en las paredes suele haber unos paneles fabricados con madera o espuma y una series de dibujos aleatorios o que se repiten. Estos no son otra cosa que difusores que provocan que cuando la onda llega e impacta, en lugar de rebotar como única única onda, se divida en varias más pequeñas perdiendo así fuerza.

Si colocar este tipo de paneles difusores no es factible por inversión o por estética, hay otros elementos cotidianos que hacen la misma función. Por ejemplo, estanterías con libros. Así que, esa puede ser una buena solución para casa. También las plantas ayuda en la tarea de difuminar el sonido que impacta contra ellas.

Una cuestión de acústica

Colocar el equipo de sonido en posición óptima también es algo sencillo y mejora la experiencia. La idea básica es que el altavoz izquierdo, el derecho y tú debéis formar un triángulo equilátero. Eso te garantizará que el sonido que llegue de ambos lo hará al mismo tiempo.

Luego, los altavoces deben  estar, o es recomendable, a la altura de tus oídos. Y si te puedes colocar en el centro de la habitación mejor, porque el posible rebote contra la pared que tengas detrás no te afectará.

Esto también aplica a los altavoces, si tienen una pared o mueble justos detrás pueden alterar el sonido que te llega. Aunque también es cierto que, por ejemplo en el caso de los televisores, muchos fabricantes te dan opción a configurar si el equipo está o no pegado a la pared para compensar esos posibles rebotes.

Si tienes esas opciones de software aprovéchalas, y si no estás seguro consulta con la documentación que ofrece el fabricante. Porque, por ejemplo, Sonos ofrece Sonos TruePlay y el HomePod de Apple lo hace de forma automática tras darle a analizar estancia. Así que sólo asegúrate de que tu equipo equipo o barra de sonido, televisor, altavoz inteligentes, etc., tienen o no esas opciones.

No obstante, aunque te hemos dicho que no haría falta gastar un euro, si quieres una aplicación potente con la que obtener mucha más información de cómo habría que ajustar tus dispositivos de sonido, Audyssey MultEQ es una de las mejores opciones. Es de pago y está disponible para iOS y Android, pero si buscas un ajuste más fino podría llegar a compensarte.

Claro que, si después de todo no logras los resultados que buscas o simplemente no quieres molestar a tus vecinos o quieres viven contigo, hazte con unos buenos auriculares con cancelación de ruido.