Galaxy Buds 2: los nuevos True Wireless tienen pros y contras

A día de hoy el mercado de los auriculares true wireless del tipo in-ear está más que repleto de opciones de todo tipo, y de todos los precios. Los propios fabricantes lo saben, al igual que entienden que los detalles marcan la diferencia entre elegir un modelo u otro de estos dispositivos. Hoy quiero hablarte de el último modelo de auriculares in-ear que Samsung presentó hace poco: los Galaxy Buds 2. Déjame que te cuente mi experiencia, algunos detalles interesantes sobre sus capacidades y si creo que realmente merecen la pena o no.

Samsung Galaxy Buds 2, análisis en vídeo:

Diseño: el minimalismo está bien, hasta cierto punto

Como siempre suelo hacer en mis análisis, déjame que comience hablándote del aspecto exterior de estos auriculares y su propia caja de transporte. Y, su eres una de esas personas que le gusta el mundillo de la tecnológico, seguramente estos true wireless te sonarán a su hermano mayor: los Galaxy Buds Pro.

Comenzando por la caja de transporte, es idéntica a la de los Buds Pro salvo porque estos Buds 2 los diferentes colores disponibles afectan sólo al interior. Entre estos modelos tendremos los colores: blanco, negro, lavanda (violeta) y oliva (verde), siendo este último el que yo he podido probar.

Una caja con un tamaño bastante reducido al igual que su peso. Por la parte trasera encontramos el puerto USB-C para poder cargarlos conectados a la red eléctrica. En la tapa superior vemos el logo de Samsung. Y, en su frontal, un pequeño LED que nos mostrará el estado de la batería, la conectividad y si se está cargando el equipo. Bueno, y algo que no es tan obvio a simple vista es que este equipo poseen carga inalámbrica, por lo que al apoyarlos en cualquier superficie de este tipo el LED frontal se iluminará automáticamente.

Al abrir este estuche de transporte / carga es, como te decíamos hace unas líneas, cuando comenzamos a ver los colores. En concreto, todo el frontal y los propios Buds 2 están bañados en nuestro caso de ese color verde oliva. Justo sobre ellos vemos una serigrafía con el texto «Sound by AKG», es decir, que este equipo está firmado por esta marca tan conocida en el sector del audio.

Al sacarlos de la caja nos encontramos con unos audífonos in-ear con un diseño ultra minimalista, sin logos o textos más allá de las letras «L» y «R» que nos indican la posición de estos. El exterior tiene una forma bastante redondeada con un tacto muy suave y precisamente, aunque me gusta a la vista, esto me ha generado un problema. A la hora de sacarlos de la caja o de querer retirarlos de mis oídos, era rara la ocasión en la que los dedos no me patinaban sobre su superficie.

Este cuerpo externo es, a su vez, una superficie táctil que nos permitirán controlarlos a través de toques de los que luego te comento más detalles. Alrededor de toda esta superficie encontramos varios micrófonos que serán los encargados de hacer que se nos escuche bien cuando hablemos por teléfono o mandemos una nota de audio, además de potenciar la cancelación de ruido activa.

Por último, en su cara interior es donde encontramos los sensores para detectar cuando nos los ponemos o quitamos, los pines de carga y la propia almohadilla de silicona intercambiable que introduciremos en el pabellón auditivo.

En definitiva, a nivel de diseño es innegable que se trata de un equipo bonito. Son cómodos de llevar durante varias horas y la sujeción es correcta, dependiendo por supuesto de una correcta selección de las almohadillas como en el resto de opciones del mercado. Pero, lo que tampoco puedo negar es que ese apartado de que se me resbalen continuamente de los dedos, no sé si por tener las manos grandes o si es por otro motivo, ha hecho que la experiencia fuese un poco peor.

Auriculares muy completos, pero no perfectos

Ahora que ya conoces a los Samsung Galaxy Buds 2 bien por su parte exterior, es el momento de que te hable de algunas de sus funcionalidades más llamativas.

Y me gustaría comenzar por esa superficie táctil que tiene en su parte exterior. Como ya solemos encontrarnos en otros audífonos del mercado, este dispositivo incorpora una parte táctil sobre la que podremos manejar la música y modificar diferentes aspectos:

  • Con un toque sobre cualquiera de ellos podremos poner el pausa o reanudar lo que estemos escuchando.
  • Pulsando dos veces pasaremos a la siguiente pista / canción.
  • Y, si queremos volver a la pista anterior, sólo tendremos que dar tres toques sobre su superficie externa.

Por último, y siendo esta la más personalizable, también tenemos la posibilidad de usar una pulsación prolongada sobre ellos. Este aspecto podremos diferenciarlo entre auricular derecho o el izquierdo para poder configurar:

  • Modificar la cancelación de ruido: variando entre cancelación activa, sonido ambiente o desactivada.
  • Invocar al asistente que, en este caso, es Bixby de Samsung.
  • Subir o bajar el volumen de la música o lo que se esté reproduciendo a través de ellos.

En definitiva, me parecen una de las opciones de auriculares in-ear más completas que he probado a nivel de gestos y personalización de estos. Eso sí, cuidado cuando te los estés colocando o quitando de los oídos, porque podrás realizar alguna pulsación involuntaria sobre ellos.

Si te estás preguntando cómo puedes ajustar estas posibilidades que te comentaba. Todas ellas, además de muchas otras características, las encontrarás a través de su aplicación de control Galaxy Wearable. Y aquí, igual que te conté en el análisis del último modelo del Galaxy Watch, tenemos una mala noticia para algunos usuarios: no es compatible con los dispositivos con iOS. Nuevamente, creo que Samsung debería recapacitar en ese aspecto porque está perdiendo un público potencial en ese sector.

Desde esta aplicación, una vez que sincronicemos por primera vez los Buds 2, tendremos la posibilidad de:

  • Controlar el tipo de cancelación de ruido entre desactivada, cancelación de ruido activa o sonido ambiente, teniendo este 3 niveles diferentes de cancelación.
  • Ajustar los controles táctiles de los que te acabo de hablar.
  • Modificar la ecualización del contenido entre diferentes modelos preestablecidos.
  • Activar el modo de búsqueda de los auriculares.
  • Actualizar el firmware del equipo.

Una app muy completa, con un diseño muy bueno e intuitivo, aunque me sigue pesando eso de que no podamos usarla desde un iPhone.

La experiencia sonora, por supuesto, es el aspecto fundamental a la hora de evaluar un equipo de este tipo. Lo cierto es que me parece que están en la línea de los modelos más top del mercado tanto en desempeño, nitidez, cancelación de ruido en todos sus modos y matices. Es cierto que no llegan al nivel de los auriculares de Sony, por ejemplo, pero sin duda se llevan buena nota aquí. Al igual que el audio que recogen los micrófonos cuando hablamos por teléfono desde ellos, permitiendo que la otra persona nos escuche de forma correcta.

Donde no están al nivel del resto de competidores es en el grado de protección. En este caso contamos con IPX2 lo que, al final, se convierte en una protección anecdótica contra salpicaduras. No sabríamos decirte si resistiría una sesión deportiva intensa si eres una persona que sude mucho, o que soporte una lluvia intensa si nos pilla un día de tormenta.

La autonomía, sin embargo, si que me ha parecido más que correcta. El fabricante promete una duración de unas 5 horas de uso con los auriculares y hasta 20 horas de uso con las cargas de la caja. En mi caso, ha alcanzado unas 4 horas y media, aunque esto dependerá por supuesto de cómo termines usándolos, el nivel de cancelación de ruido y el volumen de la música. Además, es muy cómodo que disponga de carga inalámbrica para «rellenar» esa batería sin cables mientras estamos trabajando o descansando.

Una decisión complicada

Llegados a este punto, y ahora que ya te he comentado todo lo importante sobre este dispositivo, sólo me queda hablarte del aspecto que determinará si acabas comprándolos o no: el precio.

En concreto, estos Galaxy Buds 2 están disponibles por un PVP de 149,89 euros a través de la propia web oficial. Aunque, en Amazon ya podemos localizar alguno de los colores por un coste que llega a los 120 euros.

Aquí, creo que Samsung lo va a tener complicado no sólo por lo ajustado del precio de la competencia, sino porque sus propios Galaxy Buds Pro, muy similares a estos y con mejores características en algunos detalles, podemos encontrarlos por 159 euros actualmente:

En definitiva, estamos ante unos muy buenos auriculares, con buena calidad de audio, bastante completos a nivel de características, pero que reducen su público al no ser compatibles con iOS y que, además, tienen un precio algo elevando para lo que podemos encontrar en el mercado.

Así que, no me extrañaría nada que en pocos meses estos Galaxy Buds 2 ajustasen más su precio y, ahí, se llevarán una gran parte del público que esté buscando unos nuevos in-ear.

Los enlaces que puedes ver en este artículo cuentan con enlaces que forman parte de nuestro acuerdo con el Programa de Afiliados de Amazon, pudiendo reportarnos una pequeña comisión con su venta (sin que influya en el precio que tú pagas). Aún así la decisión de publicarlos se ha tomado de manera libre, bajo criterio editorial de El Output, sin atender a peticiones por parte de las marcas implicadas.

¡Sé el primero en comentar!