Philips Fidelio X3: sonido de calidad, pero sólo para casa

Dentro del mundo de los auriculares existen propuestas todo tipo de usuarios, necesidades y presupuestos. Los Philips Fidelio X3 son unos orientados a ofrecer la máxima calidad de sonido, aunque siempre pensando en hacerlo en la tranquilidad del hogar. Durante unos días los hemos probado y esta ha sido nuestra experiencia.

Philips Fidelio X3, análisis en vídeo

Los auriculares de gama alta

Los AirPods Max han hecho que algunos usuarios descubran un nuevo mundo, el de los auriculares de gama alta. Una categoría de producto que apuesta por la máxima calidad de sonido, pero a unos precios que hacen que muchos se planteen si de verdad se aprecia o no ese salto respecto a otras propuestas algo más económicas, más para todos.

Lo cierto es que dependerá mucho de lo entrenado que tengas el oido, de la calidad de la música que reproduzcas y del propio reproductor que uses a su lado, pero sí es un hecho que cuando pruebas unos buenos auriculares es fácil apreciar ese valor y su precio ya no te resulta tan alto.

Durante unos días he podido probar son los Philips Fidelio X3, que son en la actualidad su propuesta de más alta gama. Así que, si te interesan, te cuento más acerca de la experiencia y otros detalles por si habías pensado hacerte con unos y quieres saber hasta qué punto te compensará o no la inversión.

Fidelio X3: diseño abierto para unos auriculares grandes

El diseño de estos Fidelio X3 es lo primero que llama la atención y hay que admitir que de primeras no resulta muy claro que estés delante de un producto que aspira a ser considerado de lo mejor del mercado. Y no lo digo por sus dimensiones generosas, sino más bien por los acabados que recubren los auriculares y las almohadillas, aunque luego entiendes la razón de dicha elección.

La diadema superior es metálica y eso transmite sensación de durabilidad y resistencia, aunque lo mejor de todo es que la presión que ejerce cuando los tienes puestos es la adecuada. Para nada resulta demasiado fuerte ni todo lo contrario, por lo que los auriculares se sujetan bien y permiten el uso prolongado.

Junto a esa diadema tenemos un recubrimiento en piel Muirhead que curiosamente te indican en sus instrucciones cómo debe ser cuidada para que no se estropee. Nada de exponer los auriculares durante largos periodos a la luz solar extrema, calor o humedad.

Por cierto, lo de la piel puede ser conflictivo para algunos usuarios, aunque según Philips y la propia empresa detrás de este cuero de alta calidad, dicen que su producción es responsable. Así que ya es cuestión personal que te agrade o no, aunque seguro que usar un cuero artificial tampoco hubiese sido mala idea. Pero independientemente de las preferencias de cada uno, ese remate viste muy bien el producto y hacen que tenga aún más aspecto de producto premium.

Respecto a la banda sobre la que se apoya la cabeza tiene un sistema elástico ya visto en otros muchos auriculares para adaptarse a cualquier usuario y hacer que el producto descanse de forma cómoda durante todo el tiempo de uso. Algo que se nota a pesar de los 380 gramos que pesa.

Por lo demás, los auriculares están forrados por una tela con un tacto bastante agradable y en color gris oscuro. De primeras puede parecer que eso le resta como producto Premium, pero es así porque por el propio diseño abierto ese tejido permite que salga el sonido de forma transparente y sin afectar a la experiencia.

Del mismo modo, las almohadillas cuentan con una tela aterciopelada muy suave que hacen que la experiencia de tenerlos puestos resulten muy agradable y que el sonido no se vea afectado, aunque también evitan contar con la cancelación de ruido pasiva que otras propuestas con unas almohadillas en piel (sintética o no) sí ofrecen. Claro que lo más negativo que le veo a estas almohadillas es que en venrano han de generar calor.

Por último, incluye dos cables de 3m de longitud con diferentes conexiones según vayas a usarlos con un dispositivo con conector Jack de 3,5 mm TRS o TRRS, un adaptador y un pequeño clip para mejorar su gestión si los ves demasiado largos. Pero son los cables ideales para usar por su trenzado de nylon y por estar libres de oxígeno.

Calidad de sonido


Por mucho diseño, el cual es importante en términos de comodidad de uso, lo importante de cualquier auricular es sin duda alguna su calidad de sonido. Estos Fidelio X3 de Philips no defraudan.

Los traductores que montan son de 50mm y fabricados con imán de neodimio como muchas otras propuestas de esta gama que buscan la máxima calidad de sonido. Así, sin intención de abrumar con muchos datos técnicos, esto es lo que ofrece en términos de respuesta de frecuencia, sensibilidad e impedancia:

– Respuesta de frecuencias de 5 a 40.000 Hz
– Sensibilidad de 100 dB a 1mW
– Impedancia de 30 ohmios

Con estos datos, a la pregunta de cómo se escuchan la respuesta es sobresaliente. Pero, eso sí, todo dependerá mucho de la fuente de sonido y la calidad del material. No es lo mismo conectarlo a un móvil que a un equipo con una tarjeta de sonido o DAC de mayor calidad. Al igual que tampoco es justo comparar reproducir música desde Spotify a calidad media que hacerlo a través de Tidal o Amazon Music HD.

Es cierto que esas diferencias se aprecian sólo si conoces muy bien el tema que estás escuchando y tienes cierto entrenamiento para detectar pequeñas variaciones, pero en general lo que te debe importar es que la sensación que vas a tener cuando te pongas estos auriculares y escuches algo por primera vez es la de estar dentro de una escena sonora muy amplia.

Es decir, por escena sonora me refiero a esa capacidad que vas a tener de “separar” los diferentes instrumentos que componen el tema. Pudiendo así ubicarlos de forma más precisa que con otros auriculares de gamas inferiores donde, normalmente, se abusa de determínadas frecuencias y ecualizaciones para disimular carencias.

Probándolo con grabaciones de todo tipo y géneros, no puedo decir otra cosa que son una auténtica delicia para sentarse y disfrutar de la música que más te gusta. También los puedes aprovechar para disfrutar de otros tipos de contenidos multimedia e incluso para trabajos de edición de audio y vídeo, aunque siendo sinceros para eso hay otras propuestas más idóneas y económicas.

No obstante, son auriculares para escuchar en casa, de forma tranquila y en un ambiente que puedes controlar en temas de ruidos externos. Porque no ofrecen ningún tipo de cancelación de ruido, ni pasiva ni activa. Además, al ser abiertos los que están a tu alrededor pueden escuchar claramente lo que tu oyes. Pero ese mismo diseño también propicia poder usarlos más tiempo al generar menos fatiga auditiva.

Fidelios X3, cómodos y con un precio que ya no asusta tanto


Los Philips Fidelio X3 son uno de eso auriculares que de primeras pueden parecer caros, en la actualidad rondan los 350 euros (a veces más barato si hay oferta), pero lo cierto es que el efecto AirPods Max los han hecho parecer hasta baratos.

Sí es verdad que aquí hablamos de unos auriculares con cables, sin conectividad Bluetooth ni tampoco sistemas de cancelación de ruido y un diseño abierto, pero también son esos sus principales argumentos. Porque la experiencia es muy natural y los más audiofilos aprecian mucho todo eso.

Por tanto, si lo que buscas son unos auriculares para disfrutar tranquilamente y con calidad de tu música favorita cuando estas en casa estos Philips Fidelio X3 son una auténtica delicia. Pero son para eso, para tenerlos y disfrutar en el hogar. No son unos auriculares de viaje, para llevar encima todo el tiempo. En ese sentido tienen limitaciones, así que tendrás que valorar si buscas una solución total o algo muy concreto.