Instagram nació de una aplicación con nombre de whisky

Instagram nació de una aplicación con nombre de whisky

Pedro Santamaría

Instagram no nació siendo lo que todos conocemos ahora y ya usan millones de personas alrededor del mundo. Esta plataforma social tuvo unos inicios diferentes, tanto que fue gracias a una aplicación con nombre de vaso de whisky la que dio origen a la popular red fotográfica.

Burbn, la app que dio origen a Instagram

En la historia de la tecnología hay muchos casos de éxito que nacieron a partir de algo completamente diferente, pero que gracias a la visión de sus creadores supo reconvertirse y evitar ser un fracaso más o uno de esos desarrollos sin calado importante. Instagram es uno de estos ejemplos.

El origen de Instagram fue Burbn, una aplicación de Check-in creada Kevin Systrom y Mike Krieger. Esta era una aplicación más para registrar donde habías estado y lo único que le daba un valor diferencial era que añadía gameficacion y la posibilidad de compartir fotografías geolocalizadas. Aún así, tenía un gran problema: era una app compleja para la mayoría de usuarios.

Esa complejidad de uso sigue siendo el gran handicap al que muchas aplicaciones actuales se enfrentan. Porque, a pesar de estar ya más habituados al uso de apps de todo tipo en dispositivos móviles, si no resultan intuitivas, lo normal es que se acaben abandonando al poco rato y desinstalándolas.

Systrom y Krieger se dieron cuenta a tiempo de lo que les ocurría y dieron el paso correcto en el momento adecuado, se quedaron con lo que realmente era atractivo: las fotos geolocalizadas. Así que, tras darle la vuelta nació Instagram. Desde entonces y hasta ahora no ha parado de crecer.

La aplicación se lanzó oficialmente en 2010 y a los dos meses ya había logrado el millón de usuarios registrados. Tras una año de vida, diez millones de usuarios registrados. Aunque ese crecimiento exponencial iba a ser lo que realmente sorprendería a sus creadores. En 2012, Mark Zuckerberg pagó mil millones de dólares por una compañía desconocida para muchos, que sólo contaba con trece empleados y que no tenía un modelo de negocio claro.

Aún así, Facebook pagó y ahora mismo nadie duda que hicieron una compra muy acertada. Dejando al lado el auge innegable de TikTok, Instagram es de las redes sociales que más crecen. Y no es nada sorprendente, porque si eres una marca o un usuario que quiere dar valor a su imagen profesional o personal es casi vital estar ahí.

La importancia del diseño y experiencia de usuario

Claro que, más allá del producto que era Instagram, hay otro aspecto interesante en la evolución de esta aplicación y su éxito: el diseño y experiencia de eso. En ese sentido hay una figura clave: Ian Spalter . Después de trabajar en proyectos como el de Nike y su Fuelband, se ocupó del rediseño de la interfaz y buena parte de la experiencia de usuario.

En el capitulo de Abstract centrado en la figura y trabajo del diseñador (del que hablamos en nuestra recopilación de los mejores documentales sobre tecnología), se puede ver todo esto. De modo que, si te interesa el tema de diseño de producto y experiencia, tienes que ver ese capítulo. Tras hacerlo verás que no hay decisión que se tome a la ligera.

Un ejemplo de esto fue el rediseño del nuevo logo de Instagram, ese que ahora ya ves como algo normal pero que en su momento despertó críticas de todo tipo. Pero esas decisiones luego tienen un fuerte impacto, como el cambio de ubicación e importancia que se le daba al número de seguidores, me gustas, etc.

Como se dice en el propio documental, el desarrollo de cualquier producto es algo dinámico y vivo. Tanto que, una nueva actualización no suele ser otra cosa que un primer paso hacia un objetivo final que va mucho más allá.