Tres claves para mejorar la gestión y organización de los cables

Tres claves para mejorar la gestión y organización de los cables

Pedro Santamaría

Los cables son un auténtico engorro, pero siguen siendo necesarios a pesar de que cada vez haya más opciones inalámbricas. Por eso, como no se pueden eliminar sin más, te vamos a mostrar las claves para mejorar la gestión de cables. Y de paso, algunos accesorios que te ayudarán en dicha tarea y a mejorar la estética en tu entorno de trabajo u ocio.

Las tres claves de la gestión de cables efectiva

Gestion de cables trucos y consejos

Tras muchos años de lucha contra los cables, buscando la mejor forma de tenerlos perfectamente organizados para que resulte cómodo tanto añadir como quitar alguno, se llega a la conclusión de que resulta más fácil de lo que parece si se tienen en cuenta algunos detalles básicos. Además, combinados con algunos accesorios, la mayoría muy económicos, no sólo logras una mejor gestión sino también un acabado más estético.

Las tres claves para mejorar la organización y gestión de cables son estas:

1. Elimina los cables innecesarios

Si miras a tu alrededor vas a encontrarte con cables que realmente no necesitas a diario o que simplemente tienes repetidos en el escritorio. Por ejemplo, dos cables USB para la sincronización y carga de dispositivos móviles, varios cargadores, etc.

Pues bien, el primer paso para una gestión efectiva de cables es eliminar los innecesarios. Quédate con aquellos que realmente usas cada día. Si no es así, desconéctalo y ve simplificando todo hasta que te quedes con lo justo y necesario.

 2. Agrupa por tipos y usos, luego identifícalos

Cuando empiezas a organizar cables es habitual intentar que todos formen «un único cable». Eso es un error, porque si necesitas sustituir alguno se convierte en una tarea muy pesada y molesta, sobre todo si haces uso de bridas de plástico.

Por tanto, el mejor consejo es agrupar según tipos y usos. Es decir, por un lado esos cables fijos que son poco probable que necesites cambiar, como los de corriente del ordenador y la pantalla, el cable HDMI, cable de red, etc. Los cables que sí son más propensos a necesitar cambiarlos mejor dejarlos sueltos y fácil de acceder.

3. Oculta todos los cables en la medida de lo posible

La gestión de cables también implica ocutarlos a la vista siempre que sea posible. Con ello consigues un espacio de trabajo u ocio más limpio y también reduces el estrés que ocasiona ver cables por el escritorio continuamente.

Si eres de los que conectas el teléfono para cargar o sincronizar datos y vas dejando ese cable por la mesa sabrás a lo que nos referimos. Además, también resulta muy incómodo el estar liándote con cables cuando vas a coger algo o mover de ubicación.

Accesorios para mejorar la gestión de cables

Siguiendo las tres indicaciones o consejos previos la gestión de cables mejora de forma sustancial. Aún así, contar con algunos accesorios siempre ayuda. Y no, no hace falta gastarse mucho. Hay soluciones tan económicas como efectivas.

Por supuesto, si además de ser práctico buscas mejorar el aspecto estético también podrás. Lo único que tendrás que preparar la cartera, porque ya empiezas a sumar accesorios y complementos. Los que considero como básicos serían estos:

  • Presillas o bridas: son una solución económica y permiten agrupar varios cables para formar «uno sólo». Además, también dan opción para poder fijarlos a la pata de una mesa, etc. Las de plástico están genial y las hay de distintas longitudes, pero si es para agrupar cables mi recomendación son las de Velcro, como estas de aquí. También son útiles para controlar los cables que tendrás guardados en el cajón.

base adhesiva bridas

  • Base para bridas adhesiva: estas pequeñas bases adhesivas permiten usar las bridas o presillas para agrupar cables y luego poder llevarlos pegados por debajo de la mesa, por ejemplo. Por 10€ tienes 100 piezas.

Clips cables

  • Clips para cables: este es otro de esos accesorios económicos que mejoran la gestión de cables. Ideal para tener controlados los que sueles usar para conectar el teléfono al PC, cámaras de foto o similares. Teniendo en cuenta el precio, número de clips y utilidad, son casi un imprescindible. Además los hay de distintos tipos, para un cable, dos o varios.

Canaleta cables

  • Canaleta para ocultar cables: estas son las clásicas canaletas que se usan para ocultar los cables que van por la parte de un punto de la habitación a otro. Se usan mucho para instalaciones de televisión o similares, pero también son útiles si las pegas debajo de la mesa e introduces los cables a través de ella. Solución barata y efectiva para ocultar los cables.

organizador espiral cables

  • Organizador de cables: es el clásico cable que permite agrupar varios cables dentro de él y conseguir un «único cable». Para cables fijos es buena opción y muy estético, no resultan nada caros, pero con bridas y un poco de control obtienes lo mismo y puede ser más fácil de cara a una modificación futura. Ojo que también hay modelos de tela, por si te interesan.

Con los anteriores ya vas a ser capaz de mejorar la gestión y orden de los cables de cualquier zona de casa o la oficina. Pero como decíamos, si quieres ir un paso más allá, atento a los siguientes.

Caja organizadora cables

  • Caja organizadora de cables: las hay de muchos tipos, tamaños y precios. Aquí es cuestión de buscar la que mejor se adapten a tus necesidades. Tanto si es para esconder una regleta con adaptadores de corriente como para crear una «zona de carga» en el escritorio son muy prácticas. Un ejemplo, esta de D-Line, que sólo cuesta 13,99 euros.

Bandeja organizadora cables

  • Bandeja para cables de escritorio: esta es un tipo de solución que permite ocultar y mantener un control en los cables sin sacrificar la comodidad de poder quitar uno cuando se necesite rápidamente. Además, también puedes aprovecharlas para colocar ahí la regleta de enchufes. Las hay de muchos tipos, para fijar debajo de la mesa o sobre uno de los bordes o panel trasero si la mesa tiene.

Las ventajas de un espacio de trabajo ordenado

Con todo esto mas algunas tareas básicas de orden se pueden llegar a obtener importantes beneficios a la hora de trabajar. Lógicamente todo dependerá de cada uno, pero a mi me permite estar más tranquilo y eliminar ciertas distracciones. Además, a la hora de preparar una grabación de vídeo o si necesito hacer alguna foto también me resulta más fácil.

Si por el contrario todo está hecho unos zorros es más fácil que acabe retrasando la tareas, que no sea capaz de centrarme porque esto pensando en cómo limpiar y organizar el escritorio, etc. Así que, aquí algunos consejos que ojalá te resulten útiles. Y si tienes algún truco propio, cuéntanoslo.