7 Trucos para hacer tu móvil android más rápido

7 Trucos para hacer tu móvil android más rápido

Daniel Espla

La tecnología avanza rápido, sí, pero las necesidades que tenemos de ella también. Por eso, a pesar de que cada vez los procesadores sean más potentes, tengamos más memoria RAM y sistemas operativos más optimizados, nuestros teléfonos móviles siguen teniendo problemas de fluidez sobre todo si hablamos de la gama más baja de dispositivos. Y eso es justo de lo que venimos a hablarte hoy. Te mostramos los mejores consejos para optimizar tu teléfono Android y que, por lo tanto, funcione lo más rápido posible.

Cómo mejorar el rendimiento de tu teléfono Android

Algunos de los consejos para mejorar el rendimiento que vamos a contarte a continuación son sencillos y, si eres una usuario curioso, seguramente conozcas más de uno. Aún así, nos parece interesante hablarte de todos ellos e ir desde los más simples a los consejos un poco más complejos.

1. Tener sólo lo necesario

El primer consejo, como te comentábamos, es de lo más obvio. Y es que, tener lo mínimo posible en el smartphone ayuda mucho a mejorar la estabilidad y hacer que funcione más rápido.

Con esto no nos referimos a que sólo uses el teléfono para llamar ¿quién llama hoy en día con el teléfono?, ni que lo tengas como un pisapapeles. Lo mejor que puedes hacer para mejorar el rendimiento en este apartado es tener sólo aquellas aplicaciones que utilizas verdaderamente en tu día a día o, incluso, algunas que uses de vez en cuando pero que te sean de verdadera utilidad.

Y lo mismo sucede con las fotos y vídeos que guardamos en el teléfono. Siempre que te sea posible intenta realizar copias de seguridad de estos elementos para mantener un buen porcentaje de la memoria de tu dispositivo libre.

2. Tener el Homescreen organizado

El consejo anterior también es el fundamento del siguiente truco. Y es que, al igual que tener menos aplicaciones o archivos hace que tu smartphone funcione mejor, tener la pantalla de inicio organizada y con pocos widgets también hará que todo vaya mejor. Estos elementos realizan actualizaciones en segundo plano y, por lo tanto, consumen parte de los recursos de la memoria RAM y del procesador de tu teléfono.

Algo interesante es que esto también afectará a nuestra productividad cuando utilicemos el teléfono. Cuanto menor sea el número de aplicaciones y widgets en la pantalla de inicio, más fácil será localizar lo que verdaderamente utilices en tu día a día. Y, además, te permitirá evitar que dupliques servicios.

3. Descarga apps de mantenimiento, úsalas y luego bórralas

Existen muchas aplicaciones del tipo App Cleaner y Ccleaner que prometen tener nuestro teléfono optimizado y que vaya a la máxima velocidad. Pero la realidad es que en muchas ocasiones no cumplen lo que prometen.

Después de probar muchas de ellas, nuestra recomendación es que las descargues, hagas una limpieza de tu teléfono y luego las borres. Y este proceso puedes realizarlo una vez al mes para mantener el smartphone “limpio” y optimizado en cuanto a archivos basura se refiere. Una de las aplicaciones que cumple bien con este proceso es Files de Google, que nos da la posibilidad limpiar el teléfono de archivos basura o, incluso, compartirlo con otros usuarios de forma fácil.

4. Evitar las apps pesadas. Descargar su versión Lite

Hay aplicaciones más pesadas, o que requieren de más recursos que, para evitar que consuman tantos recursos de nuestro dispositivo, podemos descargar en sus versiones Lite. Estas alternativas cumplen con las funciones básicas de la app «madre» pero, como te podrás imaginar, moverlas le supone un esfuerzo menor a nuestro teléfono. Algunas de las apps que consumen más recursos nos acompañan en nuestro día a día: Facebook, Instagram, Skype, etc.

En el caso de que estas versiones Lite no te convenzan, siempre puedes hacer que las aplicaciones “normales” no corran en segundo plano cerrándolas en la multitarea, o bien, entrando en el gestor de aplicaciones (en los ajustes del sistema), y forzando su salida.

5. Mantener el teléfono actualizado

En muchas ocasiones nos olvidamos de que mantener nuestro teléfono actualizado es un detalle clave para mejorar su estabilidad y, sobre todo, su seguridad. Los fabricantes lanzan de forma periódica estos updates que realizan mejoras en estos campos para los teléfonos de su catálogo.

Si tienes un smartphone relativamente actual (unos dos años de antigüedad máximo), te recomendamos encarecidamente que lo actualices siempre a la última versión. Pero, si tu teléfono tiene más de dos años quizás no es lo más recomendable, aunque dado el caso puede que ni siquiera te lleguen actualizaciones importantes (cosas de los fabricantes y sus periodos de soporte).

6. Reducir la velocidad de las transiciones

Las transiciones es quizás uno de los aspectos más indicativos de la velocidad de un smartphone. En muchas ocasiones, la velocidad de estas es bastante lenta incluso al sacar nuestro nuevo teléfono de la caja. Pero esta característica se puede modificar fácilmente desde los ajustes internos.

Si vamos al apartado de información del teléfono, dentro de los ajustes de nuestro dispositivo, y pulsamos repetidamente en el apartado de “número de compilación”, se activará un nuevo apartado en ajustes que se llama “Opciones de desarrollador”.

En este apartado se pueden modificar infinidad de cosas que, directamente, no te recomendamos que modifiques a menos que sepas exactamente lo que estás haciendo, ya que de lo contrario podrías afectar al rendimiento y funcionamiento de tu equipo. Pero lo que sí te recomendamos es que localices los tres apartados de “Escala de animación”. Si modificamos los valores al mínimo posible, notaremos que las transiciones van mucho mas rápido y que, por lo tanto, la sensación de fluidez del dispositivo aumenta. De esta manera, al pasar de una aplicación a otra, nuestro teléfono no aplicará tantos efectos en la animación, y el paso de ventana será más rápido (pero menos fluido y vistoso, claro).

7. Apagar / Reiniciar el teléfono

Si después de aplicar todos estos consejos sigues notando lentitud en el dispositivo, deberías probar a apagar o reiniciar tu dispositivo. Hay ocasiones en las que algún proceso del sistema operativo o de una app de terceros puede quedarse “pillado” y no llegue a finalizarse. Por este motivo, si ninguno de los consejos anteriores funciona, el apagar el teléfono hace que esos procesos finalicen por completo.

Sigo notando lentitud, ¿hay alguna solución?

Y ahora sí. Si sigues notando lentitud después de todos estos consejos, sólo tenemos dos alternativas: conformarnos con el dispositivo que tenemos actualmente, o bien, pensar en comprar uno nuevo.

Lógicamente estos consejos no hacen milagros. Si tienes un dispositivo de hace varios años el hardware da para lo que da y no podemos pedirle «peras al olmo». En tal caso, espero que estos consejos te hayan sido útiles para darle una segunda vida a tu teléfono android.