Todo lo que tienes que saber para ampliar la memoria de PS5 con un SSD

La nueva versión del sistema de PS5 está a punto de llegar, y con ella podremos por fin ampliar la memoria interna de PS5 conectando unidades SSD especiales que cumplan con los requisitos solicitados por Sony. Pero, ¿qué requisitos son exactamente los que se necesitan? ¿Qué SSD puedo conectar? ¿Y cómo? Vamos a repasar todos los puntos para que puedas ampliar la memoria de tu PS5 con total facilidad.

¿Cómo se amplia la memoria de PS5?

Despiece PS5

Para ampliar la memoria interna de una PS5 sólo necesitamos tener actualizada la consola a la última versión y contar con una unidad SSD compatible que conectaremos en la ranura dedicada a ello. Esta ranura se encuentra escondida en un compartimento que encontraremos al retirar una de las tapas laterales de la consola, un hueco que está protegido por una placa metálica alargada que deberemos de retirar también para encontrar el zócalo en el que conectaremos la memoria.

El software actualizado

Es muy importante que la consola está actualizada a la última versión del sistema, ya que originalmente la PS5 no permitía la conexión de unidades SSD, y no ha sido hasta el lanzamiento de la nueva versión del sistema cuando se ha activado la compatibilidad. En el momento de escribir este artículo, la versión del software que permite la conexión de unidades SSD adicionales está en periodo beta, por lo que sólo los usuarios inscritos en el programa de versiones de prueba podrán instalarla.

Cómo desmontar una PS5

Despiece PS5

Cuando Sony diseñó el diseño de su consola, decidió ofrecer la posibilidad de acceder a cierta parte del hardware para que los usuarios pudieran ampliar la memoria de la consola. Será ahí donde podamos conectar la unidad SSD que adquiramos, y para hacerlo tendremos que seguir los siguientes pasos:

  • En primer lugar, hay que retirar la tapa superior de la consola (es el lado derecho si la miramos de frente). Con un simple empujón hacia a un lado saldrá fácilmente.
  • Con la tapa retirada, podremos divisar la protección metálica que protege el compartimento del SSD. Tendremos que retirar un tornillo para poder acceder al interior.
  • Con el acceso al zócalo despejado, sólo nos queda conectar el M.2 SSD y atornillarlo adecuadamente para que no se mueva.

Ahora ya sólo tendremos que volver a colocar la protección metálica con su tornillo y la tapa lateral de la consola para que todo vuelva a estar como siempre, con la diferencia de contar con más capacidad de almacenamiento.

¿Qué SSD es compatible?

En primer lugar, las unidades SSD que se pueden conectar en la consola son de tipo M.2 SSD, y deben de contar con una serie de requisitos mínimos que garantizarán el perfecto funcionamiento del equipo. Si no se cumplen algunas de estas exigencias (ojo que no son recomendaciones), el rendimiento de la consola podría verse muy afectado, especialmente en todo aquello relacionado con la rapidez de carga.

Las características con las que debe de contar una unidad M.2 SSD para que funcione correctamente en una PS5 son las siguientes:

  • Debe de contar con una interfaz PCIe Gen4 x4 M.2 NVMe SSD.
  • La capacidad total será de entre 250 GB y 4 TB.
  • La unidad SSD deberá de llevar un disipador para reducir la temperatura generada mientras trabaja. Muchas unidades del mercado no cuentan con disipador, por lo que tendremos que comprar uno para reducir la temperatura.
  • Los tiempos de lectura de la unidad deben de ser de 5.500 MB/s como mínimo.
  • El ancho de la unidad debe de ser de 22 milímetros ya que las unidades de 25 milímetros no entran en el hueco del zócalo.
  • El factor de forma del M.2 será del tipo 2230, 2242, 2260, 2280 y 22110. Estos números indican el ancho de la unidad (22) y la longitud de la misma en milímetros.
  • La longitud máxima de las unidades será de 30, 42, 60, 80 y 110 milímetros.
  • Con el disipador colocado, la anchura máxima será de 25 milímetros, mientras que la altura de las caras, ya que la superior no podrá superar los 8 milímetros, mientras que la inferior no podrá ser de más de 2,45 milímetros. En total, la memoria con los disipadores debe de sumar como mucho 11,25 milímetros.

Podremos usar tanto memorias con chips en las dos caras como en una única cara, y en ningún momento servirá las memorias M.2 SATA SSD. Eso sí, Sony no garantiza que todos los juegos ofrezcan el mismo rendimiento en un M.2 SSD con más de 5.500 MB/s respecto al conseguido con el SSD integrado en la consola, por lo que en caso de encontrar problemas recomiendan mover la instalación del juego a la memoria principal de la consola.

Memorias SSD compatibles con PS5

A día de hoy existen ya varias opciones disponibles en el mercado que podemos comprar, así que te vamos a dejar con algunas propuestas para que puedas echarle un ojo de cara a la posible ampliación de tu consola.

WD_BLACK SN850 de 1TB

WD Black

Esta unidad de 1 TB es la versión que el mismísimo Mark Cerny (jefe de arquitectura de sistemas de PS5) ha instalado en su consola, por lo que estamos posiblemente ante una de las memorias más recomendadas que podrías instalar. Ofrece lecturas de hasta 7.000 MB/s por lo que supera con creces la cifra recomendada por Sony.

Seagate Firecuda 530

Es una de las primeras memorias que anunciaron su compatibilidad total con PS5. De momento resulta bastante complicado encontrarlas, pero debería de estar por Amazon muy pronto.

Sabrent Rocket 4 Plus de 2TB

Este modelo es extremadamente rápido con 7.100 MB/s de lectura. Es una unidad muy compacta que carece de disipador, así que tendrás que comprar uno por separado.

Samsung SSD 980 Pro

Samsung SSD 980 Pro

Una memoria muy popular de Samsung que ofrece un rendimiento magnífico con 7.000 MB/s de lectura y escritura. Una opción muy recomendable a la que tendrás que ponerle un disipador.

Memorias SSD NO compatibles con PS5

Mucho ojo con algunas memorias del mercado ya que parecen ser perfectamente compatibles pero no cuentan con todos los requisitos que pide el fabricante. Estas son algunas de las más destacadas:

Corsair MP600 Pro

Esta unidad de Corsair cumple con todos los requisitos, sin embargo, su enorme disipador sobrepasa por un par de milímetros la altura máxima de la memoria. A menos que retires el disipador y pongas otro, no podrás conectar la memoria y cerrar la tapa.

PNY XLR8 CS3040 de 4TB

Este modelo ofrece la máxima capacidad que podremos añadir a nuestra consola con 4 TB interminables. Su problema es que no cuenta con disipador (tendremos que adquirirlo por separado) y el más importante, que su interfaz es SATA, por lo que no es compatible con PS5. Cuidado con eso.