Cómo instalar emuladores en la Xbox Series X y Series S

Cómo instalar emuladores en la Xbox Series X y Series S

Carlos Martínez

Sí, estás leyendo correctamente. Ya se pueden instalar emuladores en las nuevas Xbox Series X y Xbox Series S, y además de ofrecer un rendimiento increíble, parece que el proceso de instalación es bastante sencillo. Podrás realizar dos métodos diferentes, y hoy te vamos a mostrar el más sencillo y el que menos problemas podría acarrearte.

Emuladores en Xbox Series X

Xbox Series X S

Tal y como ha ocurrido en infinidad de ocasiones, cuando hablamos de emuladores tenemos que hablar irremediablemente de RetroArch, y eso es justo lo que vas a encontrar en este artículo. La intención de esta guía no es otra que instalar el famoso gestor de emuladores en la memoria de la consola, pero teniendo en cuenta que no se trata de un programa oficialmente compatible con la consola (Microsoft no permite emuladores en su Store), hay que hacer algunos ajustes para conseguirlo.

Una opción es registrar tu consola con una cuenta de desarrollador, algo que te permitirá instalar código sin firmar. Este proceso es completamente válido y legal, así que no tendrás que tener por la seguridad de tu Xbox, sin embargo, exige pasos adicionales y un poco más molestos, por lo que optaremos por el segundo método.

Cómo descargar RetroArch en la Xbox Series X

Para poder descargar RetroArch directamente en nuestra consola sin necesidad de activar el modo para desarrolladores, simplemente tendremos que pedir permiso al desarrollador que la distribuye, y en ese caso, parece que alguien ha estado rápido y está ofreciendo justo esto.

A través de un formulario de Google Docs, está registrando todas las peticiones del os usuarios, los cuales deben de dejar anotado el correo electrónico con el que inician sesión en Xbox y el nombre de usuario en Discord para poder echar un ojo al foro donde están compartiendo impresiones todos los interesados y donde se informa de todos los detalles de la instalación.

Este formulario supuestamente se revisa cada 24 horas, por lo que tendrás que esperar un poco hasta que tu petición sea registrada. Pero, ¿registrada para qué? La respuesta es muy sencilla. Si tu cuenta no está registrada, no podrás descargar los archivos necesarios para empezar todo el proceso. Como hemos comentado, tendrás que esperar unas 24 horas para poder descargar los archivos, ya que de lo contrario los enlaces te devolverán error.

Instalando los paquetes

Para conseguir los paquetes que tendrás que instalar, tendrás que visitar el enlace que te dejamos a continuación desde el navegador Edge de la consola. Así, podrás dirigirte directamente al programa que está alojado en la Microsoft Store, pero que sólo podrás descargar si tu cuenta está registrada como anteriormente indicábamos.

Los programas que descargarás en los enlaces que encontrarás en la web, será RetroArch, Ppsspp y una aplicación de FTP que necesitarás para pasar contenidos a la consola. Si tu cuenta está correctamente registrada (eso es que han aceptado tu petición del formulario), podrás descargar las tres aplicaciones sin problemas.

¿Cómo se copian las roms?

Con todo instalado, lo primero que tendrás que hacer es abrir RetroArch y dirigirte a la opción de actualizaciones para actualizar todos y cada uno de los componentes del programa. Después de eso, tendrás que descargarte en tu ordenador un pack de BIOS que comparten desde el Discord oficial y que deberás de pasar manualmente a través de la aplicación de FTP que has instalado previamente.

Con la aplicación de FTP traspasarás las BIOS descargadas y las ROMs que tengas pro casa, unos archivos que desde aquí no podemos ayudarte sobre dónde encontrarlas.

¿Es legal todo este método?

Xbox Series X Ventas

De momento, parece que el creador de este método se ha aprovechado de una vulnerabilidad de la Store de Microsoft para colar una versión retail de RetroArch sin necesidad de activar el modo de desarrolladores. Lo que hace es utilizar la versión UWP de Retroarch para colarla como una aplicación privada que no necesita la aprobación de Microsoft. Dicho esto, por ahora la pelota está en el tejado de Microsoft, que deberá de decidir si tumba la aplicación o si por el contrario la deja para que cada uno haga lo que quiera con ella. El tiempo dirá.

Como siempre, el uso que le de cada usuario quedará de puertas para dentro de cada uno, así que su uso indebido recaerá en cada usuario que la instale.