Qué tienes que saber para hacer streaming de videojuegos de calidad

Qué tienes que saber para hacer streaming de videojuegos de calidad

Pedro Santamaría

Compartir por internet cómo juegas es algo sencillo que todo el mundo puede hacer con sólo mirar un par de guías. Sin embargo, hacerlo de forma óptima ya es otra historia. Porque hay aspectos técnicos que influyen en la calidad de la retransmisión. Así que, esto es lo que debes saber para realizar streaming de vídeo de forma óptima.

Aspectos técnicos del streaming de vídeo

Elgato Key Light

El streaming de vídeo no es otra cosa que emitir a través de internet contenido en directo. Un contenido que luego, dependiendo de la plataforma, se podrá seguir viendo o no. Por eso, hay que intentar que la calidad sea siempre la mejor posible. Y para lograrlo lo primero que hay que entender es qué y cómo afecta a la transmisión de vídeo.

Un streaming está condicionado por tres elementos claves: hardware, software y la propia conexión a internet. Además, no es lo mismo hacer una retransmisión de un juego que estemos ejecutan en el propio PC que estemos usando para el directo o que esté se ejecute en una consola u otro ordenador. Pero los distintos casos los vemos luego, ahora veamos cómo afecta cada uno de estos elementos.

  • Hardware: la potencia del PC es importante. Si, además, quieres usarlo para jugar, vas a necesitar una CPU o tarjeta gráfica con recursos suficientes para no lastrar ni la experiencia de juego ni la calidad de la emisión.
  • Software: las opciones que dan las aplicaciones utilizadas son también muy importantes, sobre todo si quieres mostrar algo más que la propia señal de vídeo del juego. Es decir, si quieres mostrarte a tu mismo jugando, música de fondo, etc.
  • Conexión a internet: el ancho de banda de tu conexión va a determinar la propia calidad del streaming. No tienen el mismo impacto que los otros dos elementos imprescindibles para hacer streaming, pero sí hay que tenerlo en cuenta. Y no es tan importante la velocidad de bajado como la de subida. Así que, haz un test de velocidad para conocer los datos.

Hay que mencionar que desde una Xbox One o Playstation 4 puedes hacer streaming, también desde dispositivos móviles, pero si quieres tener un mayor control de la retransmisión nada mejor que hacerlo a través de un PC.

Hardware para hacer streaming

Elegir o contar con el hardware adecuado es lo primero que debes tener en mente. Si, además, quieres usarlo para ejecutar los juegos que vas a stremear más aún. Así que, aunque haya cierta relación con el software como veremos luego, contar con los componentes más potentes siempre ayuda.

Es complicado hablar de hardware mínimo, por lo que mejor hablamos de cómo afecta cada componente de un PC:

  • Procesador: si vas a usar el codec X264, será la CPU quien realice las tareas de codificación. Por tanto, tener un micro potente como puede ser un Intel Core i7 o algunos procesadores de AMD con seis núcleos o más es importante. Si por el contrario usas el codec NVENC, compatible con gráficas Nvidia, puedes hacer streaming y jugar con un Intel Core i5 o equivalente.
  • Tarjeta gráfica: como ya adelantamos, si tienes GPU de Nvidia puedes aprovechar el codec NVENC que descarga a la CPU y ofrece un buen rendimiento sin mucha pérdida de FPS a la hora de jugar.
  • Memoria RAM: como para cualquier otro uso que vayas a realizar, cuanta más RAM mejor. Mínimo 8 GB de memoria, pero si vas a jugar también en el mismo PC apuesta por 16 GB.
  • Almacenamiento: si además de stremear quieres guardar el contenido en local, lo ideal es que tengas una unidad de almacenamiento por separado y rápida. Así que, preferiblemente, usa unidades SSD. En caso de no poder, utiliza unidades HDD a 7.200 rpm.
  • Capturadora de vídeo: si además de retransmitir tu partida quieres que se te vea vas a necesitar una capturada de vídeo a la que puedas conectarle la señal de vídeo que saques a través de una vídeo cámara o cámara tipo DSLR con salida HDMI. También es la forma que tendrás de hacer streaming a partir del vídeo obtenido desde una Xbox One, Playstation u otros dispositivos de juego (un segundo PC).
  • Webcam: otra opción, más económica, es usar una webcam o cámaras que tengan opción de poder usarse como cámara web. No darán la misma calidad, pero pueden servirte si no quieres hacer una gran inversión al principio.Aquí, según el modelo de cámara que tengas también podrías aprovechar las aplicaciones que estos han ido sacando para convertir sus DSLR o Mirrorles en webcam con sólo conectarlas vía USB al ordenador.
  • Monitores: si vas sólo quieres emitir y que te vean, sin entrar en la interacción con los espectadores, con un monitor vas a estar cómodo. Pero si quieres seguir comentarios en chats, etc., mejor dos monitores y así poder tener el juego a pantalla completa en uno y en el segundo todo lo relacionado con la emisión.
  • Iluminación: es importante que se te vea bien, así que contar con un conjunto de luces de calidad es importante. Aquí lo ideal es que también sean LEDs, porque producen menos calor y eso evitarás que sudes. Algo realmente útil en verano o si la zona donde vives es generalmente calurosa.
  • Chroma: si no puedes tener un fondo llamativo o te gustaría realizar otro tipo de integración en pantalla, entonces tener un fondo verde o croma key te permitirá hacer todo eso y mucho más.

Todo esto no tienes por que adquirirlo de inicio, puedes ir poco a poco viendo qué es lo más importante y básico. A medida que vas si esto de hacer streaming te gusta o no ya tendrás tiempo para adquirir nuevo hardware.

OBS, la opción más completa para hacer streaming

Dentro de las distintas opciones que puedas encontrar para hacer streaming, OBS es una de las soluciones software más completa (sin olvidar XSplit). Además, hay muchísimos recursos y guías para poder configurarlo de forma óptima.

Básicamente, lo que tienes que saber es que OBS te permite crear pantallas personalizadas y colocar las distintas fuentes en la posición de pantalla que quieras. También puedes establecer aspectos técnicos como valor de bitrate máximo, codec utilizado, resolución de la retransmisión, cuadros por segundos, etc.

Esto es algo complejo al inicio, pero la única forma de encontrar la mejor configuración posible es probando. Aún así, hay algunos esquemas que puedes probar en base al equipo que tengas, calidad que quieras obtener y según el contenido que vayas a compartir. No es lo mismo hacer un streaming de un juego más pausado a uno con más acción como Warzone, Fortnite u Overwatch.

  • Calidad 720p: uso de resolución 1280 x 720 y bitrate entre 1.500-4.000 kbps a 60 fps
  • Calidad 1080p: uso de resolución 1920 x 1080p y bitrate entre 4.000-8.000 kbps a 60 fps
  • Calidad 4K: uso de resolución 3860 x 2160 y bitrate entre 8.000-14.000 kbps

Hay más aspectos que se pueden configurar y que dependerán del hardware u otras opciones establecidas. Por ejemplo, si vamos a usar los anteriormente mencionados codec X264 o NVENC (opción exclusiva para equipos con gráficas Nvidia) podremos decirle a la CPU que trabajé más o menos.

Claro que, para empezar, puedes seguir el asistente de configuración y ver si los ajustes que establece te convencen para empezar. Ese mismo asistente te pedirá al final que introduzcas la clave del servicio que vas a usar: Twitch, YouTube, Mixxer, Facebook, etc.

Con todo esto, el último paso es crearte la escena o escenas que vayas a necesitar si vas hacer streaming sólo del juego, si también aparecerás tú, si será un streaming colaborativo como hacemos nosotros en nuestro CoopTV y todo lo relacionado con el diseño.

Para ello, puedes usar muchas de las plantillas que otros usuarios comparten en internet o crearla con Gimp, Photoshop o similar. Estos elementos así como otros como vídeo procedente de una capturada, salida de audio, fuente multimedia, etc., se añaden desde el panel Fuente que verás en la pantalla principal.

Emitiendo en Twitch

Existen diversas plataformas en las que podrás hacer streaming en directo, aunque las más populares son YouTube y Twitch. Esta última es donde ahora mismo está todo el mundo y es lógico, hay muchos motivos para intentarlo. Porque si te sale bien puedes obtener suculentos ingresos.

De todos modos, empezar a emitir en Twitch puede ser algo complejo si quieres añadir pantallas personalizadas, gif o vídeos que se reproducen por enviar de tu emisión, acciones automatizadas cuando algún usuario se suscribe a tu canal, etc. Por tanto, investiga y mira cómo o qué hacen otros usuarios de la plataforma. Pero sobre todo no te desanimes y ve poco a poco. La sección de ayuda de Twitch es el mejor lugar para comenzar.