Los mejores God Games para jugar a ser un dios

Isaac García

Los videojuegos nos permiten ser todo lo que queramos, y ¿qué hay más preferible que ser un dios? Ya puestos a elegir, mejor fantasear con ser omnipotentes y, sobre todo, tener la capacidad de hacerle la vida imposible a la gente. Si siempre has querido crear tu propio mundo, que todos te adoren y moldear la realidad y el destino, te traemos los mejores God games en los que puedes jugar a ser un dios.

Los gamers compensamos la fragilidad de nuestro ego con tenerlo de un tamaño enorme, tan grande como un dios, porque eso es lo que vas a poder encarnar en estos juegos que te traemos hoy.

Da rienda suelta a tu fantasía de poder, que empezamos con…

Worldbox, el mejor simulador de dios

No está mal empezar dando esta opinión tan contundente, pero es que, sin duda, es el juego que mejor recoge ahora mismo la esencia de ser dios y todo lo que puedes hacer con eso.

Que básicamente es cualquier cosa, excepto jugarlo en consola, ya que solo está para PC y móviles.

En este juego eres un dios capaz de crear o destruir el mundo a tu antojo. Y es que, cuando uno piensa en ser divino, piensa en la libertad infinita de hacer lo que quiera y este sandbox capta muy bien eso.

El nivel de simulación es realmente profundo y, como dioses que somos, observaremos el surgir de las civilizaciones e imperios, pudiendo ayudarlos, ignorarlos o mandarles siete plagas porque sí. Todo muy pixelado y retro, pero para mí, eso solo le da más encanto.

Control total, infinitas posibilidades, nada de microtransacciones, unos desarrolladores muy activos (que mantienen el juego interesante con multitud de novedades) y una comunidad de jugadores que es la envidia de otros títulos más conocidos. Poco más se puede pedir.

Sin duda, nuestra elección si de verdad quieres sentir lo que debe ser un ser omnipotente, con el destino de todo el mundo en sus manos.

From Dust, el multipremiado simulador de dios

From Dust, una obra de arte

Si prefieres unos gráficos más modernos, con un diseño muy original y espectacular, From Dust es nuestra siguiente elección en juegos en los que simularás ser dios.

Además, esta vez sí, lo tendrás también para consola y, como el juego ya tiene 10 años (es de 2011), no tendrás problema si tienes una Play 3, por ejemplo.

En este título multipremiado controlas el entorno en el que se mueve y desarrolla una tribu primitiva. Y tendrás que ayudarles, porque la naturaleza salvaje no está tan de acuerdo en que esos humanos evolucionen lo suficiente como para llenarla de plástico en el futuro.

Por suerte, como encarnas a un Dios, podrás tener influencia sobre lo que ocurre y detener erupciones e inundaciones a lo largo de 13 territorios distintos en el modo historia, junto a 30 mapas adicionales en su modo desafío.

No es tan profundo como WorldBox, pero tampoco le hace falta y hay muchas maneras de pasar cada nivel, lo que lo hace muy creativo. Insistir en que nos encanta su diseño gráfico, en serio. No te dejes engañar por la antigüedad del juego, es una pequeña obra de arte.

The Universim, simulador de planeta y de dios

¿Gestionar un reino, una colonia o una nación? Eso es para aficionados. Mejor simular un planeta entero en el que la humanidad se desarrolla desde que baja del árbol hasta que le pone WiFi a las tostadoras por alguna razón que se nos escapa.

Con Universim, un juego que comenzó en Kickstarter, podemos tomar el control de ese planeta.

Somos los dioses que observamos desde arriba el desarrollo de nuestros adoradores, pudiendo influir para bien, para mal (porque está claro que merecen un castigo) o dejando que todo discurra por sí solo hacia el desastre, como en la vida real.

Disponible solamente para PC, es ideal para todos esos que siempre quisimos poder enviar algún desastre natural de vez en cuando.

Crest, dios y los mandamientos

Crest un god game muy curioso

Crest es un juego muy curioso en el que eres dios y actúas, literalmente, escribiendo mandamientos. La gracia es que esos malditos humanos tienen la maldita manía de poseer el maldito libre albedrío. Así que lo que escribas puede ser interpretado de muchas maneras, especialmente de todas esas que no esperabas.

Es decir, otra vez como en la realidad.

Con elementos de juego de supervivencia y una estética low poly que le da un encanto muy curioso, puedes encontrarlo en Steam para PC, pero ojo, no está en idioma español, ni tampoco para consola. Parece que esos aparatos son más de ateos y paganos.

Reus, gigantes y dioses

Reus es un juego independiente en el que manejamos una serie de 4 gigantes con tanto poder que son capaces de modificar la naturaleza, proporcionar recursos (animales, plantas y minerales), crear vida e incluso jugar a la ingeniería genética.

Ubicado en un simpático y colorido mundo en 2D, lo más interesante del juego es que, una vez más, el libre albedrío de aquellos que te adoran se mete por medio y lo trastoca todo.

Así, aunque seas el dios más benévolo del mundo, si colmas a tus seguidores con muchos recursos y bienes, pueden volverse avariciosos y empezar a guerrear y hacer el mal de todos modos.

Es decir, que no eres directamente responsable del desastre si este ocurre y tus intenciones eran buenas. Quieras que no, es un descanso para la conciencia, si es que existe algún gamer que todavía conserva algo así.

Como curiosidad, este sí podrás jugarlo tanto en PC como en consola.

La serie Black & White, de Peter Molyneux

Black and White, de Peter Molyneux

No se puede hablar de juegos en los que puedes ser Dios sin que salga el nombre Peter Molyneux. Él es el creador del simulador original de dios, Populous, cuya carátula de la segunda parte ilustra el encabezado de este artículo y bien disfruté en mi viejo primer PC cuando los 90 asomaban la nariz.

La serie Populous ha tenido unas cuantas encarnaciones (y rumores de continuación que, por desgracia, no se han hecho realidad todavía), hasta llegar a Populous: The beginning, el título final de 1998, más parecido a un RTS que al simulador de dios original.

El juego Populous, pionero de los God Games

Así que, para cerrar esta lista como merece, tenemos que hablar también de la serie Black & White, la otra incursión de Molyneux en la simulaciones de dioses, con un enfoque diferente al de Populous.

Este título ya tiene nada menos 20 añitos y solo está para PC. En él, eres una deidad recién nacida con una mascota enorme que puedes elegir (vaca, león, mono, tigre o lobo).

Como punto positivo, la IA del juego es bastante buena y que no penaliza si eres un dios bondadoso o malvado, puedes tener éxito con ambos enfoques.

Como contra, que no se puede comprar ya (aunque es posible que lo encuentres en algún sitio de abandonware si buscas) y que, quizá, el jugador no tiene mucho control directo sobre el juego.

Como ves, opciones de God Games no faltan si quieres ser lo que siempre añoraste, un humilde dios todopoderoso que desata su ira contra todos. Porque afrontémoslo, en todos estos juegos siempre estás rozando con el dedo el botón de enviar alguna plaga o desastre. Lo otro no tiene ninguna gracia.

¡Sé el primero en comentar!