A todo gas: crea tu propio simulador de carreras

A todo gas: crea tu propio simulador de carreras

Pedro Santamaría

Los juegos de carreras de coche tienen algo especial. Es cierto que pueden gustar más o menos, pero nadie suele rechazar la oportunidad de jugar a uno. Menos aún si es mediante un buen simulador con su volante, pedales e incluso asiento como los que usan los coches de competición. Pero, ¿cuánto cuesta montar el mejor simulador de carreras? Lo vemos.

Siéntete como un piloto de verdad

En el mundo de los vídeojuegos existe un género que parece inagotable, nos referimos al de los simuladores de carreras de coche. Da igual el tiempo que haya más o menos novedades cada año, tiene una comunidad de usuarios muy fiel que invierten horas y horas al volante.

Y es normal, porque acaban montándose «auténticos vehículos» dentro de casa gracias a todo ese hardware que permite sentirte como si de verdad estuvieses dentro del habitáculo de un coche de carreras. Así que, si te va la adrenalina que genera el ir a toda velocidad y eres de los que siempre compiten por llegar primero, veamos todo lo que tienes que tener en cuenta para fabricarte tu propio simulador de carreras. O, si el dinero no es problema para ti, comprar uno de los mejores que ya existen en el mercado, listo sólo para conectar y disfrutar.

Vesaro Racing Simulator

Vamos a empezar por la opción fácil, pero no la más económica. Si no tienes problemas de dinero, está claro que la mejor opción es optar por una solución ya hecha. Te quitas de complicaciones a la hora de elegir componentes, de cómo cuadrarlos, etc. Eso sí, hay que pagar esa comodidad.

El simulador de carreras de Vesaro posiblemente sea uno de los mejores en este sentido. Un conjunto completo donde no sólo tienes pantallas, también asiento, volante, pedales y todo lo necesario para una experiencia de conducción realmente realista.

Este kit de Vesaro lo incluye todo, desde la propia estructura para las pantallas como el cokpit con volante, pedales y asiento. Aunque para justificar los casi 50.000 euros que cuesta ha de ofrecer algo más. Así que aquí también tenemos un sistema de simulación de vibraciones.

En líneas generales, este sistema incluye dos partes por así decirlo. Por un lado está la parte que sujeta las tres pantallas que usa a modo de U. Estos paneles ofrecen una diagonal de 55 pulgadas y son curvadas, por lo que la sensación de inmersión y de estar dentro del vehículo aumenta.

Luego está la segunda parte del kit, el cokpit. Aquí no sólo tenemos un asiento propio de coches de carrera, confortable y capaz de transmitir esas sensaciones que sentirías en un vehículo de competición, también una estructura donde se fija el volante y los pedales. Gracias a eso evitas algo típico como que se mueva el asiento o volante y pedales mientras juegas, haciendo que tengas que volver a sentarte bien, etc.

Si todo eso fuese poco, la estructura donde estos elementos van fijados incluye un sistema de simulación de movimientos con el que vas a sentir los baches de la carretera cuando te desplaces a toda velocidad sobre ella. Ese es uno de los grandes motivos por los que este kit de emulación de carreras tiene el coste que tiene.

Ahora, ¿podríamos montar todo esto por nuestra cuenta y más económico? Pues la respuesta es que sí, Pero lógicamente habrá que asumir compromisos.

Cómo montar tu simulador de carreras: hardware

Dejemos a un lado las soluciones de terceros y vayamos a algo más divertido: ¿cómo montar tu propio simulador de carreras? Realmente no tiene mucho misterio, pero sí hay que saber qué hardware podríamos necesitar y cuál sería el más recomendable. Además de un precio orientativo. Porque no es lo mismo invertir 2.000 euros que, por ejemplo, irte a unos 12.000 si buscas ciertos componentes o extras.

El volante

Lo primero para disfrutar de una experiencia de conducción mucho más satisfactoria es, sin duda, tener un buen volante. Aquí hay cientos de opciones, así que dependerá todo de cuánto vayas a jugar y qué tipo de sensaciones quieres sentir.

Si es algo casual, puede que con volantes más económicos y sencillos vayas de sobra. Sin embargo, si buscas algo mucho más real, entonces las soluciones de Logitech son una de las más atractivas. Recientemente lanzaron su Logitech G923 con tecnología TrueForce, un volante con lo último en cuanto a componentes, una gran calidad de construcción y una tecnología de vibración que en los juegos que la soportan ofrece una conducción mucho más realista.

Además, esta propuesta es compatible tanto con conolas como PlayStation o Xbox y PC, que realmente es donde más no interesa que funcione por lo que a continuación te vamos a ir contando. Otras opciones algo más económicas son de la propia Logitech o de marcas como Thrumaster. Lo importante es que todas ofrezcan un buen nivel de precisión, para que cuando gires mucho o poco, rápido o lento el coche responda como lo haría en la realidad.

Caja de cambio

Para sumar mucho más realismo a la conducción, junto a volante y pedales puedes usar también una caja de cambio y añadir un plus de realismo al sentir que conduces igual que lo harías en un coche de carreras o el tuyo propio.

Eso sí, estas cajas de cambio son útiles para según qué tipo de juegos. Porque, como sabrás, hay coches como los de Fórmula 1 que dichas palancas para el cambio de marcha están colocadas justo en el volante. Así que no compres antes de saber exactamente qué controles vas a necesitar para el juego al que quieras jugar.

Cokpit

El cokpit no es otra cosa que la cabina del piloto, pero tranquilo que no es algo literal. Es la estructura que puedes adquirir ya completa, con asiento incluido, o sólo con todo lo necesario para anclar el que quieras junto al volante, pedales y resto de accesorios.

La idea o finalidad es que todo quede como si se tratase de una sola pieza. Por lo que, mientras estés jugando, los pedales o el asiento no se desplazarán el uno del otro si con la tensión de la carrera ejerces más presión o movimientos más rápidos, y lo mismo para el volante.

Puede parecer algo poco necesario, pero a la larga se convierte en todo lo contrario. Así que baraja bien todas las opciones que existen en el mercado para poder elegir la que mejor se adapte a tu presupuesto. Porque hay cokpit que llegan a costar más de 1.000 euros tranquilamente, aunque lo normal es que con asiento incluido ronden los 300 o 500 euros.

Soporte para monitores

Project Cars 2

El siguiente paso para crear tu simulador de carreras está relacionado con los monitores o monitor que vais a elegir. En función del número de ellos necesitarás un tipo de soporte u otro. Aquí hay mucha similitud con respecto a los que usarías para un entorno de trabajo. Pero es importante que lo tengas claro para que los ajustes en altura y ángulo sean siempre iguales.

Por ejemplo, puedes hacerte con un brazo para dos o tres pantallas. Esta última configuración es la más idónea pues tienes una pantalla central para la vista que verás de frente a la carretera o circuito y luego las dos laterales para la visión panorámica.

No obstante, en el caso de que no puedas o quieras optar por varias pantallas, la recomendación es que apuestes con un panel ultra panorámico. Puede que sea una elección algo más costosa, pero tienes pantallas de 34″ e incluso de 49″ con las que no sufres ningún tipo de corte y tendrás una visión muy similar a la que tendrías dentro del vehículo.

Simulador de movimiento

Para acabar de redondear la experiencia, si además del dinero también cuentas con el espacio necesario, un simulador de movimientos será la guinda del pastel. Porque el realismo que se obtiene gracias a la integración con determinados simuladores hacen que puedas sentir la misma experiencia que en un coche real.

El problema, que estos suelen ser bastante caros. Por ejemplo, el SimLight 150 que puedes ver en la imagen superior tiene un coste de 12.040 euros en adelante. Y el resto de propuestas similares también están a la par en cuanto costes.

PC Gaming y monitores

Del PC no hemos hablado porque realmente no hay mucho que comentar. La mayoría de PC con enfoque gaming ofrecerán potencia de sobra para ejecutar este tipo de simuladores. Eso sí, has de saber que propuestas como iRacing o rFactor consumen menos recursos que otras opciones más comerciales como Project Cars 2.

Así que, un PC con una CPU y GPU de gama media alta más una configuración solvente en cuanto a memoria RAM y almacenamiento bastaran para ejecutar este tipo de juegos a resoluciones que rondarán los 1080p o 1440p a un refresco por encima de los 60 fps.

Y lo mismo con las pantallas. Monitores que tengan una tasa de refresco por encima de los 60 Hz es lo ideal. Por ejemplo, 144 Hz te darán una sensación de fluidez y velocidad al pilotar muy alta. En el caso de que no quieras apostar por varias pantallas, recuerda que hay modelos ultrawide de 34 o incluso 49 pulgadas francamente llamativos.

Por tanto, a la pregunta iniciar de cuánto cuesta montarte un simulador de carreras de coche la respuesta es que depende. Sin contar el PC, por unos 1.500 euros puedes tener un conjunto bastante atractivo compuesto por varias pantallas, soportes, volante y pedales. Así que sólo es cuestión de pensar un poco qué tienes, qué te gustaría tener y lanzarte a por ello.

*Nota al lector: en el texto encontrarás enlaces a Amazon que forman parte de un programa de afiliados por la marca. Todos han sido seleccionados de manera libre por los editores de El Output, y en ningún momento nuestras recomendaciones están condicionadas por ninguna petición.