Estos son todos los juegos de Bioshock, por si te perdiste alguno

Bioshock es uno de los juegos más celebrados de los últimos tiempos, un nombre por el que todavía suspiran millones de jugadores que mantienen fresca en su memoria el instante en el que lo conocieron. Ese accidente de avión, la barca con la caja de madera, la torre que sobresale del océano y, por supuesto, ese ascensor hacia el fondo del mar que nos va a descubrir una civilización cautivadora.

Una franquicia clave de los últimos tiempos

Esos son los primeros minutos de una epopeya que cambió muchas cosas en el mundo de los videojuegos, ya que a partir de ese instante, algunas compañías quisieron replicar el éxito de Bioshock explorando mundos y universos imposibles, con sociedades distópicas o ensoñaciones alternativas a la realidad. Es el caso de Prey (la versión de 2017) o el extraordinario Singularity de los siempre cumplidores Raven Software.

El caso es que Bioshock tiene un nombre asociado a su éxito, al menos de las dos primeras entregas, y ese es Rapture, la ciudad submarina a la que vamos a parar y que, construida en el fondo del océano, intentó a mediados del siglo XX albergar la sociedad perfecta diseñada por un tal Andrew Ryan. Un enclave provocador y misterioso donde solo podían vivir los mejores seres humanos del planeta. Sus calles, pasarelas y edificios estuvieron llenos de mentes de un nivel inigualable que, por desgracia, esconderán un pequeño secreto que se convertirá en el fin mismo de ese experimento.

Por desgracia, desde 2013 no contamos con nuevas entregas aunque todo apunta a que diez años después, en 2023, disfrutaremos de una cuarta parte que está por ver dónde se desarrollará: si en el océano de Rapture, en las nubes de Columbia o en un nuevo escenario donde experimentemos con alguna loca idea de un megalómano con aspiraciones de gobernar el mundo.

Sea como fuere, si te perdiste alguno de los juegos de la franquicia estas son todas las ediciones que se han publicado hasta la fecha, por si quieres revivir viejas sensaciones con alguna de ellas:

Bioshock (2007)

Punto de partida de la serie, con un protagonista (Jack) que sufre un accidente de avión en medio del océano y, ¡oh casualidad!, encuentra la puerta de acceso a una civilización desconocida para la mayoría de seres humanos: Rapture esconde los secretos del experimento de un tal Andrew Ryan que acabó bastante mal por culpa de unas mejoras (los plásmidos) que terminaron por corromper a cada estrato de aquella privilegiada sociedad. Aunque el juego es un FPS, su carga argumental está presente en cada rincón de los escenarios que recorremos, lo que ayuda a sumergirnos en una aventura como pocas hemos disfrutado en los últimos años. Por si fueran pocos los peligros, las ruinas de esa civilización están plagadas de peligros, incluso de unos robots conocidos como Big Daddys que acompañan a unas siniestras niñas (Little Sisters) que van recogiendo ADAM de los cuerpos de los muertos.

Bioshock 2 (2010)

Tras el éxito del primer título, 2K Games no podía repetirse y calcar en su continuación el mismo desarrollo del primero, así que vio la manera de darle otro aire al juego. Ocho años después de los hechos acontecidos en Bioshock y con nuestro protagonista lejos de Rapture, a los norteamericanos no les quedó más remedio que dar un giro de tuerca al argumento para impactar directamente en la forma de jugar. De esa necesidad surge que el protagonista de esta segunda parte no sea un humano al uso, sino un Big Daddy, concretamente un modelo Delta, que es más estilizado que los vistos en el primer Bioshock y cuenta con taladro y todo, además de la capacidad para andar por el fondo del mar. En el trasfondo argumental tenemos a Sofia Lamb al frente de Rapture que intentará rescatar a su hija, una de las Little Sister extraídas de la ciudad submarina por el protagonista del primer juego. Especial atención a los Rumbler, unos Big Daddy muy, muy peligrosos a los que tendremos que enfrentarnos en más de una ocasión.

Bioshock Infinite (2013)

Para la tercera entrega, 2K Games cambió completamente de tercio ya que se olvidó del fondo del mar, de Rapture y de los líos entre Big Daddys, Little Sister y demás fauna marina. Así que de lo más profundo, nos trasladamos a lo más alto, a la ciudad flotante de Columbia, un lugar construido por el Gobierno de los EE.UU. que no ocultó de las miradas de nadie pero que pronto comenzó a dar problemas y como resultado se inició una guerra civil entre distintas facciones. En este título desempeñamos el papel de Booker DeWitt, un ex-agente de la Agencia Nacional de Detectives Pinkerton que viajara hasta la ciudad para encontrar a Elizabeth, una mujer que lleva 12 años recluida entre las nubes y que es capaz de distorsionar la capa de la realidad. El juego digamos que se olvidó de los orígenes pero aun así, cosechó muy buenas críticas y gustó a los jugadores por su original planteamiento.

Bioshock The Collection (2016)

Con la nueva generación (PS4 y Xbox One) en las tiendas desde 2013, 2K Games decidió lanzar este pack con todos los juegos para poder disfrutar de esos clásicos en máquinas más modernas y de ahí esta colección. En total, con este paquete nos llevaremos Bioshock, Bioshock 2 y Bioshock Infinite más todos sus DLC publicados, incluyendo el famoso Panteón marino de la última entrega de 2013. Irrational Games permitía, así, que los nuevos gamers siguieran disfrutando de una franquicia imprescindible.

Bioshock Remastered (2020)

A falta de nuevos juegos de Bioshock que nunca llegaban, 2K Games tuvo la genial idea de trabajarse una remasterización del título original que, sobre todo, centraba sus cambios en el apartado visual. Así, tenemos mejores y más detalladas texturas, más efectos que aplicar a los modelos que aparecen en pantalla y funciones específicas para adaptar la perspectiva a cómo queremos sentir la acción. Como por ejemplo, un control del ángulo de visión o compatibilidad con formatos 21:9 más panorámicos. Si tenéis ahora mismo una PS5 o una Xbox Series X|S podéis jugarlo sin problemas.

Bioshock 2 Remastered (2020)

Esta remasterización es idéntica a la de Bioshock ya que 2K Games aprovechó para añadir las mismas mejoras, centradas en el apartado visual, las texturas y los efectos y filtrados que no estaban al alcance del equipo de desarrollo cuando trabajaron con él una década antes. También podéis hacerlo funcionar en vuestras PS5 y Xbox Series X|S actuales.

Bioshock Infinite The Complete Collection (2020)

No se trata de un desarrollo nuevo, sino de la llegada a PS4 y Xbox One de todo el contenido que salió para el juego de 2013, es decir, todos sus DLC y goodies extra que no fueron pocos: Panteón marino (Episodios 1 y 2) donde exploraremos la Rapture de justo antes de su catastrófica caída; Enfrentamiento en las nubes con pruebas de combate muy específicas; El mejor lote de Columbia, donde empezaremos la aventura con la ventaja de llevar en el bolsillo 500 águilas de plata, cinco ganzúas, seis artículos de equipo y dos mejoras de armas; y por último el llamado Paquete especial para pájaros, una ampliación de nuestro arsenal con una mejora de daño de ametralladora y pistola, así como versiones doradas de ambos modelos.

¡Sé el primero en comentar!