Game Boy, la primera consola portátil de cartuchos intercambiables de Nintendo

Game Boy, la primera consola portátil de cartuchos intercambiables de Nintendo

Daniel Marín

Hablar de la Game Boy es hablar de nostalgia pura. En 1989, Nintendo lanzó al mercado su primera consola portátil de cartuchos intercambiables. Buscaban replicar el éxito que habían cosechado previamente con la NES. Y sin duda, lo consiguieron. La Game Boy es una de las consolas más vendidas y más queridas de todos los tiempos. La primera versión de Game Boy venía con Tetris, el videojuego que catapultó a la consola a lo más alto. Años más tarde, sería Pokémon la que daría una segunda juventud a la portátil, llegando a una generación completamente distinta que conoció los videojuegos de la mano de Nintendo. Si recuerdas el nerviosismo que te entraba en el cuerpo cuando abrías por primera vez la caja de cartón en la que venía el nuevo juego de Game Boy que llevabas meses esperando o si flipaste la primera vez que cambiaste un Pokémon a través del Cable Link, quédate y repasemos la historia de la Game Boy y todos sus modelos.

 

Los orígenes de Game Boy

game & watch

Para comprender el éxito de Game Boy hay que remontarse un poco atrás en el tiempo. Tras la Segunda Guerra Mundial, Nintendo, que hasta el momento había sido una empresa que vendía juegos de cartas japoneses. En 1950, aprovechando el éxito de las producciones de Wall Disney y con la influencia americana en el país nipón, decidieron apostar por los juegos de cartas de Mickey Mouse y otros productos de Disney. La jugada salió realmente mal, y la compañía entró en crisis.

Tras múltiples incursiones en negocios de lo más bizarros y variopintos, Nintendo llegó a la conclusión de que debían entrar en el mercado de los juguetes. Poco después, Nintendo acabaría sumergida en el negocio de los videojuegos tras lanzar su primera arcade. Poco después, Nintendo sacaría la Color TV Game, perteneciente a la primera generación de consolas. Y por fin, en 1980, Nintendo sacaría la Game & Watch. El diseño corrió a cargo de Gunpei Yokoi, que previamente había creado varios juguetes para la compañía. Su inspiración fue la calculadora. Según Yokoi, se le ocurrió tras ver a un ejecutivo aburrido en un tren jugando con una calculadora. La Game & Watch era prácticamente una calculadora con una pantalla LCD.

Nintendo Entertainment System (NES).

Durante toda la década de los 80, Nintendo fue lanzando distintas Game & Watch, llegando en 1982 la primera versión con D-pad, es decir, la cruceta de toda la vida. Estas «maquinitas» tenían un solo juego y sentaron las bases de las consolas portátiles. Paralelamente, Nintendo decidió entrar también en el terreno de las sobremesas plantándole cara a Sega y su SG-1000 con la Famicom, que daría lugar a la NES en 1984, el primer éxito internacional de la Gran N y donde surgirían las franquicias más conocidas de la marca.

 

La etapa 8 bits

 

Game Boy Original

game boy 1998

En 1989, Nintendo subió el listón con Game Boy. Era una consola objetivamente inferior a la Atari Lynx, lanzada también en 1989, y a la Sega Game Gear, que se lanzó en Japón a finales de 1990. Las dos competidoras de la Game Boy original tenían pantallas a color, mientras que la de Nintendo tenía una triste y pequeña pantalla monocromo sobre un fondo verde y unos muy pobres niveles de contraste.

Sin embargo, la jugada salió fenomenal para Nintendo. La idea no era conquistar el mercado con sus especificaciones, sino combinar la portabilidad de la Game & Watch con la sencillez de la NES. Además, la consola era significativamente más barata y consumía menos energía. Donde destacaba especialmente respecto a la Atari Lynx era en tamaño. La Lynx era casi tan grande como hoy lo es la Nintendo Switch, mientras que la Game Boy cabía en un bolsillo.

La Game Boy original equipaba un procesador de 8 bits basado en el Zilog Z80 de 1976. Este silicio no era el más potente del mercado, pero era más que suficiente para mover el Tetris, que se convirtió en el juego vendeconsolas de la época.

 

Game Boy Pocket

game boy pocket tetris

El primer lavado de cara de la Game Boy llegó en 1996. Era significativamente más fina y compacta. Consumía menos energía, de ahí que se pasara a las pilas AAA. Uno de los mayores errores de Nintendo en este modelo fue eliminar el LED de la autonomía de la batería. Tras las quejas del público, lo corrigieron en las siguientes remesas.

La Pocket se vendió en siete colores diferentes. Habría sido la última consola portátil de 8 bits de la compañía nipona de no ser por Satoshi Tajiri y Ken Sugimori, que pusieron el mercado de la Game Boy patas arriba ese mismo 1996 con el lanzamiento de Pokémon. Las versiones Rojo y Verde de Pocket Monsters llegaron a Japón en 1996. En poco tiempo, el juego se convirtió en un éxito. Tras depurar la versión Azul y preparar el salto a occidente, Nintendo cambió los planes de Game Boy.

game boy 10 pantallas

Al parecer, la Gran N tenía intenciones de lanzar en 1998 la Game Boy Advance, 10 años después de la consola original. No obstante, Pokémon cambiaría las cosas. Nintendo había invertido muchos recursos en el juego de Game Freak —y no tenían ninguna esperanza de que el juego de cazar monstruos de un par de frikis que no sabían programar llegara a funcionar—. Contra todo pronóstico, Pokémon triunfaría en el peor momento: la Game Boy estaba al final de su ciclo de producto. Fue así como se sacaron un nuevo producto de la manga: la Game Boy Color. No obstante, en abril de 1998, meses antes del lanzamiento de la portátil a color, Nintendo sacaría en exclusiva en Japón la Game Boy Light, una versión de la Pocket con retroiluminación y que regresaba a las pilas AA.

 

Game Boy Color

game boy color

Game Boy Color fue para muchos —incluido este redactor— el motivo por el que comenzaron a jugar a videojuegos. Se lanzó en Japón en octubre de 1998 y un mes más tarde ya se distribuía por todos los países del mundo.

Esta versión conservaba prácticamente el diseño de la Game Boy Pocket, pero no heredó la retroiluminación de la Light —desde aquí mandamos un saludo a Nintendo todos los niños noventeros que acabamos con gafas por forzar la vista en la Game Boy—. Probablemente, se hizo por un tema de autonomía.

pokemon oro plata

Respecto al procesador, la arquitectura se mantuvo, pero se equipó un chip significativamente más potente, una versión modificada por Sharp que era un híbrido entre un Intel 8080 y el Zilog Z80. Una vez más, esta Game Boy arrasó con su competencia, aunque es posible que jamás hubiera llegado a conseguir los niveles de ventas que tuvo sin el éxito de los primeros juegos de Pokémon. De hecho, la historia de Pokémon está altamente ligada a esta consola. Pokémon Amarillo era retrocompatible con otras Game Boy, pero lucía espectacularmente bien a color. Posteriormente, Nintendo se sacó de la chistera la segunda generación de Pokémon, Oro y Plata, que fueron exclusivos de Game Boy Color. Estos dos títulos se lanzaron con bastante prisa para aprovechar el tirón de ventas de estas nuevas Game Boy, retrasando un poco más la salida de la Game Boy Advance.

 

El salto a los 32 bits con Advance

 

Game Boy Advance

game boy advance

Nunca es tarde si la dicha es buena. La Advance por fin salió en el año 2001. Llegaría en marzo a Japón y en junio al resto de países occidentales.

La sucesora de la Game Boy se pasaba al formato apaisado, ganando en ergonomía —si algo caracteriza a las portátiles de Nintendo es por ser bastante incómodas, todo sea dicho—. El diseño corrió a cargo del diseñador francés Gwénaël Nicolas y su estudio Curiosity Inc., que dieron en el clavo, pues la mayoría de las consolas portátiles actuales conservan este formato.

La Game Boy Advance era retrocompatible con los juegos de Game Boy y Game Boy Color, aunque los cartuchos sobresalían de la consola, pues los originales de Game Boy Advance medían aproximadamente la mitad de tamaño que los de la generación anterior. También era compatible con una buena parte de sus accesorios.

En su interior, la Advance llevaba un procesador de la familia ARM7TDMI de 32 bits con instrucciones RISC para los juegos de Game Boy Advance y un Sharp LR35902 para la retrocompatibilidad con los juegos de 8 bits. Su panel TFT era de 240 por 160 píxeles, y, aunque pueda parecer ridículo, se veía enorme en comparación con la pequeña pantalla de la Game Boy Color.

Esta consola añadía los botones L y R, así como un nuevo conector para el Cable Link. El único gran fallo de diseño de este modelo fue de nuevo que no tenía retroiluminación.

 

Game Boy Advance SP

game boy advace sp

En 2003, la familia de Game Boy Advance volvió a dar un nuevo salto con la SP. Una consola que mantenía el hardware de la Advance original, pero era mucho más compacta. Por primera vez, la Game Boy abandonaba las pilas AA y se pasaba a la batería. Aunque su punto fuerte fue la retroiluminación. Por fin los niños del mundo podían pegarse una viciada a Pokémon debajo de la manta sin tener que usar una linterna. Y volvemos a hacer hincapié con Pokémon porque lideran el top 3 de los juegos más vendidos de Game Boy Advance con Rubí y Zafiro, los remakes de primera generación y Pokémon Esmeralda. No obstante, La etapa de Game Boy Advance fue una auténtica maravilla, pues Nintendo utilizó estas consolas para volver a lanzar juegos de SNES de principios de los 90 en estas consolas. La idea fue sobresaliente, porque la mayoría de los niños que poseían una Game Boy Advance no habían nacido o eran muy pequeños cuando la Gran N lanzó Super Mario World o Yoshi’s Island, lo que permitió que el catálogo de estas consolas creciera rápidamente y su público objetivo viera estos juegos como si fuesen nuevos.

 

Game Boy Micro

game boy micro

La Game Boy Advance SP fue posible gracias a miniaturización. Pero, al parecer, en Nintendo alguien no supo parar a sus ingenieros, que siguieron reduciendo de tamaño la Advance como Rick Moranis en Cariño, he encogido a los niños. La Micro perdía el apellido ‘Advance’ —aunque era una Advance— y también la retrocompatibilidad con cartuchos de Game Boy y Game Boy Color, pues se eliminó el coprocesador LR35902 de 8 bits.

Vendió muy pocas unidades. De hecho, En Norteamérica, Australia y Europa, esta consola llegó después de la Nintendo DS, lo que hacía absurda su compra, más aún teniendo en cuenta su precio.

Esta consola no fue más que una prueba de fuerza de Nintendo. Demostrar a sus competidores que, pese a que no le iba bien en el mercado de sobremesa con Game Cube, podían hacer una consola igual que la Advance SP, pero que cabía en la palma de una mano. Se comercializó en varios colores, pesaba 80 gramos, tenía 5 horas de batería y mantenía una pantalla de 60 Hz.

 

Game Boy como plataforma retrocompatible

slot gba nintendo ds lite

Durante la siguiente generación de consolas portátiles, Nintendo hizo lo posible por mantener la compatibilidad de los cartuchos de Game Boy Advance en Nintendo DS. Se perdía, eso sí, la compatibilidad con los cartuchos para consolas de 8 bits, pero se permitía al jugador seguir disfrutando de sus juegos en la ranura inferior de la consola.

Gracias a esta idea, los jugadores pudieron traspasar sus Pokémon de los juegos de Game Boy Advance a Diamante y Perla para DS. También esta ranura sirvió para dar un poco más de memoria a la consola con el Nintendo DS Browser, una tarjeta que convertía la Nintendo DS en un navegador web y utilizaba un Memory Expansion Pak con forma de cartucho de Game Boy Advance.

La retrocompatibilidad con Game Boy Advance se mantuvo también en Nintendo DS Lite, una versión más refinada de la Nintendo DS original. No obstante, esta característica se eliminó por completo en la Nintendo DSi y su versión XL, que únicamente podía hacer funcionar las tarjetas de Nintendo DS y los juegos exclusivos de DSi, que fueron muy pocos.

Adiós a las eShop de Nintendo 3DS y Wii U.

Actualmente, Nintendo tiene una asignatura pendiente con los juegos de Game Boy, Game Boy Color y Game Boy Advance. Algunos de sus títulos más exitosos se han llegado a lanzar en la Nintendo eShop para consolas como la Nintendo 3DS. Aún así, con el anuncio en 2022 del cierre de dicha tienda para 3DS y Wii U, todo ese magnífico catálogo de videojuegos de las consolas Game Boy sigue siendo difícilmente accesible de forma legal. La única esperanza que nos queda es el servicio Nintendo Switch Online, que ya ha recuperado algunos títulos clásicos de NES, SNES y Nintendo 64, por lo que no sería extraño que en algún momento se incluyeran también juegos de estas consolas portátiles, aunque tuviéramos que limitarnos a aquellos títulos cuya distribución corre a cargo de Nintendo.

¡Sé el primero en comentar!